Vicario de Cristo.

La industria lucrativa de la visita papal

“La Feria de Cifras” sobre la derrama económica está jugando