renuncien a la mitad del financiamiento público