Privacidad de datos ¿Sueño imposible?

  • Privacidad de datos ¿Sueño imposible?

    Foto: Cortesia | MNE 

En los dos años de pandemia por la COVID-19 hemos tenido que bajar la guardia en torno al resguardo de nuestros datos personales y privacidad, al quitar restricciones para usar distintas plataformas, trabajar en línea, participar en videoconferencias y abrir cámaras y micrófonos de nuestros dispositivos.

Lo anterior, de acuerdo con la académica del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM, María Marván Laborde, con motivo del Día Internacional de la Protección de Datos Personales, que se conmemora el 28 de enero, cuyo objetivo es subrayar el derecho de todo individuo de salvaguardar su información de carácter privado, así como generar conciencia de que el inadecuado uso implica responsabilidades.

Y añade: “debemos aprovechar esta efeméride para hacer una campaña de concientización sobre la necesidad de preservar nuestra privacidad; sobre cómo podemos generar una mayor protección de nuestras personas y de nuestros datos, a pesar de la tecnología.

 

 

También te puede interesar: Educación minimiza ideologías de odio

 

 

“Existen mecanismos, pero si nos da flojera ponerlos en funcionamiento de alguna manera estamos asumiendo los riesgos que conlleva”, asegura la excomisionada presidenta fundadora del Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales.

La privacidad, explica Marván Laborde, es un derecho humano entendido, fundamentalmente, como la obligación del Estado por respetar ese ámbito. Sin embargo, ha evolucionado como una garantía que también se ejerce frente a la iniciativa privada, por los avances de la tecnología y el boom del internet, las redes sociodigitales, aplicaciones, entre otros.

“En ellas vamos dejando huella de lo que hacemos, de quiénes somos y esta huella se convierte en la posibilidad de generar perfiles a partir de los cuales, en el mejor de los casos, se nos ofrecen productos, pero también sirven para perseguir a las personas ya sea políticamente o con cualquier otro tipo de persecución”, alerta.

Armamos expedientes

De acuerdo con la Asociación de Internet MX, en nuestro país existen 84.1 millones de internautas que representan 72 por ciento de la población de seis años o más. Durante 2020, como consecuencia del confinamiento, los usuarios de la red tuvieron el mayor crecimiento observado en el último lustro.

El 17º Estudio sobre los Hábitos de los Usuarios de Internet en México 2021 de la Asociación detalla que 90.9 por ciento se conectó desde su hogar; 66.1 por ciento accedió a redes sociales; 26.5 por ciento a mensajería instantánea; 17.8 por ciento para enviar o recibir correos; y 15.3 por ciento para ver películas o series.

Otro 15.1 por ciento para escuchar música o la radio; 8.8 por ciento para utilizar mapas; 7.1 por ciento para videoconferencias; seis por ciento para tomar cursos; 3.2 por ciento para hacer operaciones bancarias, entre otros.

La experta en Transparencia y Desarrollo Democrático en México subraya que numerosas personas utilizan aplicaciones en su celular, por ejemplo, para conocer la ruta más rápida a fin de llegar a un destino. Empero, deben considerar que dejan un rastro por dónde y hacia dónde van.

“Pareciera que la privacidad es un sueño imposible y la tecnología lo confirma. Yo creo que no hemos perdido la batalla, se requiere de mucha educación a todas las personas, de cualquier edad, pero en especial a niños y adolescentes, que sepan los riesgos que corren al compartir su vida en las redes sociales. Debemos recordar que estos expedientes que vamos armando nos pueden perseguir por el resto de nuestra vida”, insiste.

Respecto a lo que se conoce como “derecho al olvido”, “derecho al olvido digital o de supresión”, Marván Laborde indica que aun cuando en México existen mecanismos que ordenan respetarlo, las empresas a cargo de redes, buscadores e internet argumentan que el servidor que las aloja no está en Europa o México, sino en Estados Unidos, a fin de evitar cumplir con las normas en la materia de la Unión Europea o de nuestra nación.

Sin embargo, recalca, la protección de datos personales es reconocida en múltiples países como una garantía fundamental en sí misma y las autoridades están obligadas a hacerla cumplir con independencia de dónde se encuentren los servidores de los buscadores.

“Cuando una persona solicita hacer valer este derecho al olvido, lo que logra es hacerse famosa. Si el INAI o un juez ordena romper las ligas que vinculan su nombre a una noticia que le preocupa, la realidad es que el solo hecho de entablar el juicio genera muchos más impactos a través de los cuales se le acaba encontrando”, agrega la exconsejera presidenta del Instituto Federal Electoral.

Origen de la efeméride

El Día Internacional de la Protección de Datos Personales surgió para conmemorar la firma, en 1981, del primer instrumento internacional jurídicamente vinculante, adoptado en el ámbito en la materia, conocido como “Convenio 108”.

El documento busca garantizar a cualquier persona el respeto de sus derechos y libertades fundamentales, concretamente a la vida privada, con respecto al tratamiento automatizado de sus datos.

En nuestro país, la Ley Federal de Protección de Datos Personales en Posesión de Particulares fue publicada en el Diario Oficial de la Federación el 5 de julio de 2010; entró en vigor un día después y tiene efecto a partir de enero de 2012.

La normatividad pretende salvaguardar el respeto a la privacidad, dignidad e información de las personas. En ella se establecen cuatro garantías que tienen los individuos sobre su información en posesión de cualquier persona física o empresa, denominados derechos ARCO: Acceso, Rectificación, Corrección y Oposición.

Notas Relacionadas