Búsqueda de pertenencia y problemas familiares-sociales, provocan adicción en las jóvenes

  • Búsqueda de pertenencia y problemas familiares-sociales, provocan  adicción en las jóvenes

    Foto: Internet

Durante los últimos años el consumo de drogas ilegales entre los adolescentes ha aumentado considerablemente, evidenciando  problemáticas y conductas de riesgo típicas de los mismos, donde varios factores invitan o promueven esta práctica poniéndolos ante peligros que vulneran sus integridades.

La Organización Mundial de la Salud afirma que el consumo de drogas continúa predominando en hombres, pero en los últimos años se ha  incrementado considerablemente en las mujeres. Actualmente algunas  féminas lo experimentan como parte de un proceso de aceptación social e integración para pertenecer a un grupo determinado, sin embargo, para aquellas de personalidad compleja, pueden constituir la única alternativa para enfrentar sus problemas personales, haciéndolas más sensibles a la dependencia de drogas y  colocándolas en un alto riesgo de crear la adicción.

A través de la  Asociación Nacional de Pediatría, podemos entender la gravedad del consumo de drogas ilegales, ésta nos menciona, que uno de cada cuatro jóvenes ha consumido alguna sustancia durante el último mes, entre éstas, el alcohol, tabaco, los derivados cannábicos y la cocaína son  los más consumidos.

 

 

También te puede interesar: Ningún derecho humano es más importante que otro

 

 

Algunos factores que promueven esta adicción y que son los de mayor peso son, la disponibilidad y acceso a las sustancias, el aumento de problemas en la familia y trastornos mentales. En un estudio realizado por el Instituto de Pediatría, las repercusiones del consumo son más peligrosas para los adolescentes que para los adultos. El 10 por ciento de los jóvenes que consumen tienen repercusiones de forma directa (intoxicaciones, trastornos mentales inducidos etc.), como indirecta (accidente de moto, caídas, quemaduras, peleas, etc.).

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) es un problema donde las características y comportamientos varían en los chicos y chicas, donde  este fenómeno cobra especial relevancia, debido al incremento en la cantidad de quienes  consumen sustancias adictivas, poniendo en riesgo su salud.

Se debe entender que la etapa adolescente es muy difícil para ellos, está llena de cambios, búsqueda y aceptación por el grupo de pares y esto muchas veces los lleva a tomar riesgos, entre ellos drogarse.

Se considera que la pandemia incrementó el uso de drogas y sustancias en jóvenes, reveló un estudio encabezado por el Population Council de México en colaboración con otras instituciones. De acuerdo al estudio “voces 19” el consumo de opioides entre adolescentes es la marihuana con un incremento del 18 por ciento  y 21 por ciento respectivamente en lo que ha durado la epidemia en el país.

De acuerdo con el reporte 7 de cada 10 adolescentes y jóvenes ha experimentado síntomas depresivos, el 62 por ciento ansiedad, 43 por ciento ha vivido algún tipo de violencia en su hogar, ya sea física, psicológica o sexual y de ese total, al menos, el 28 por ciento percibió recrudecimiento de agresiones durante la pandemia.

El Instituto Mexicano del Seguro Social informa, junto con  la comunidad científica y con base a elementos farmacológicos la división de las sustancias: Entre éstas se encuentran las  eufóricas (opio y sus derivados, así como la cocaína), fantásticas (mezcalina, marihuana y beleño), embriagantes (alcohol, éter, cloroformo y bencina), hipnóticas (barbitúricos y otros somníferos), excitantes (cafeína, tabaco entre otras). A estas se le suman nuevas drogas o drogas de diseño, creadas para fines creativos como la feniletilaminas, arilhexilaminas, opiáceos, derivados del fentanilo, la meperídina y la metacualona.

Este consumo y adicción se puede prevenir, con programas de concientización  que involucren a las familias, escuelas, comunidades y medios de comunicación, donde  tengan  iniciativas educativas de alcance comunitario para ayudar a entender los riesgos del consumo.

Los padres pueden ayudar a evitar esta drogodependencia, teniendo una  buena comunicación, trabajar alentando a su hijo o hija para que   desarrollen confianza y seguridad en sí mismos y  se fortalezcan, se les debe enseñar a los hijos habilidades para resolver problemas, establecer límites les ayuda al autocontrol y responsabilidad, realizar una supervisión ayuda a los padres a reconocer problemas,  y conocer a los amigos de su adolescente, mostrará las ideologías y comportamientos en los que se desenvuelve.

Notas Relacionadas