Ositos de tela con la esencia del ser amado que arrebató el “remolino COVID-19”

  • Ositos de tela con la esencia del ser amado que arrebató el “remolino COVID-19”

    Foto: Erika Bravo Hernández

  • Ositos de tela con la esencia del ser amado que arrebató el “remolino COVID-19”

    Foto: Erika Bravo Hernández

  • Ositos de tela con la esencia del ser amado que arrebató el “remolino COVID-19”

    Foto: Erika Bravo Hernández

  • Ositos de tela con la esencia del ser amado que arrebató el “remolino COVID-19”

    Foto: Erika Bravo Hernández

  • Ositos de tela con la esencia del ser amado que arrebató el “remolino COVID-19”

    Foto: Erika Bravo Hernández

  • Ositos de tela con la esencia del ser amado que arrebató el “remolino COVID-19”

    Foto: Erika Bravo Hernández

Ante la tristeza y el dolor que causa la pérdida de un ser querido que arrebató el “remolino COVID-19” y al cual no volverán a ver, nace la idea de preservar el recuerdo con un osito de tela elaborado con alguna prenda preferida de quien en vida parte de una familia, amigo o pareja.

El objetivo es dar consuelo durante el duelo pero a la vez es el recuerdo de quien fue amado en vida.

Estos vínculos preservan la esencia de quien partió, asegura Erika Bravo Hernández creadora de estos ositos de tela que representan la ternura al ser amado que falleció.

 

También te puede interesar: Papa Francisco viajará a Irak en marzo

 

Camisas,  suéter o playeras, son las prendas que facilitan la elaboración de estos ositos que a la postre se incorporarán al núcleo familiar pues en una de sus “patitas” quedará  grabado el nombre de quien  nos dejó un hueco en el corazón con su partida abrupta tras haber sido contagiado por la pandemia COVID-19, la cual cumple ya un año de permanencia en México y suma más de 178 mil decesos en nuestro país.

En entrevista para www.mexiconuevaera.com, Erika Bravo Hernández de apenas 39 años de edad detalla su inquietud por dar consuelo a los deudos y asegura que el recuerdo de un ser amado transformado en oso es un reflejo de ternura y amor.

En su hora, sentada frente a su máquina de costura y cerca de ella el suéter de Papá Ponchis, Erika Bravo detalla desde cómo recibe la prenda y la desinfecta para transformarla. Para lograr la metamorfosis y lograr un osito de tela cercano a los deudos.

No solo es recibir, desinfectar, trazar, cortar y crear, indica Erika desde lo acogedor de su comedor, pues la prenda trae consigo energía del difundo y esa buena vibra se replicará en el trabajo final para que los dolientes logren superar  dicha partida.

La creación de ositos de tela de difuntos por COVID-19 ha trascendido fronteras, explica mientras sus manos crean un grato recuerdo. “se han ido a diferentes estados de la República Mexicana así como a Estados Unidos”.

El dolor, dice, ha llegado a millones de hogares y el consuelo hay veces que no se encuentra por ningún lado. Por ello estos ositos buscan confortar a quienes aún están superando la partida. Puedes abrazarlo, dormir con él y sentir que no te ha abandonado pero además te podrá ayudar a saber que tras aceptar la ausencia él o ella siempre estará en tus mejores recuerdos pues lamentablemente la vida sigue su curso, no se detiene.

La elaboración de los ositos de tela, no son por el momento, el sustento de vida de Erika Bravo Hernández quien desarrolla otra actividad laboral pero sí son una satisfacción personal pues más allá del costo, el cual no supera ni los 350 pesos, busca mitigar el  dolor que genera la ausencia del ser amado.

Como toda evolución, Erika tuvo que avanzar y lo que fue una solicitud personal para elaborar su primer osito de tela tras el deceso de un muchacho, ahora le hacen pedidos en línea y dice que está abierta a seguir creando consuelo con estas figuras más allá del motivo que haya llevado a la familia o a la persona a perder a su ser amado.

A unos minutos de terminar el osito de tela de Papá Ponchis, Erika Bravo Hernández aficionada a la costura y diseño, asegura que cada osito de tela es una ofrenda de respeto y amor al ser querido.

Las tecnologías nos acercan: Facebook, Twitter, Instagram, Blogs, entre otros. En cualquiera de ellos siempre hay un espacio para conversar entre personas pero con los ositos de tela se ofrece un lugar privado de comunicación espiritual entre quien se fue y quien se queda a enfrentar el duelo, concluyó.

Para cualquier información con la Señorita Erika Bravo al teléfono: : 55 34 44 79 36.

Si te interesa contacta  a esta liga: 

https://www.facebook.com/erika.bravo.39


 

 

Notas Relacionadas