Los adolescentes mexicanos desconocen los riesgos del "sexting"

  • Los adolescentes mexicanos desconocen los riesgos del "sexting"

    Foto: Luis Enrique Flores Aguilar

De acuerdo con una encuesta realizada este año por la periodista Norma Ibarra Bullons, aplicada a 2018 alumnos de secundaria, la mayoría de estos adolescentes desconocen los riesgos y los alcances globales del "sexting", una práctica que cada vez es más común entre los jóvenes mexicanos, lo que ubica a nuestro país en el primer lugar ante este fenómeno en América Latina, según el Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI).

En entrevista para México Nueva Era, Ibarra Bullons señaló que el "sexting" es una práctica que se da principalmente entre los adolescentes, aunque hay registros de que se puede dar desde edades más tempranas (8 años), donde se ve involucrada una fotografía sensual o erótica, misma que al momento de ser recibida y ser reenviada a través del celular o redes sociales, provoca lo que ya se considera la práctica del "sexting".

Sin embargo, precisó, "para los adolescentes este es un término que no conocen, ellos más bien saben lo que son los 'packs' (fotografías en ropa interior y parte superior del cuerpo) y las 'nudes' (fotografías de desnudos del cuerpo completo)".

 

También te puede Interesar: Reviven en China árbol de 1.300 años

 

En este sentido, la periodista destacó algunos de los resultados de su investigación, en donde encontró que el 44.3 por ciento de los estudiantes decía saber qué era el "sexting", pero sólo un 11.4 por ciento del total lo sabía realmente, mientras que el 100 por ciento sabía lo qué, eran los “packs” y “nudes”; el 56.5 por ciento conocía a alguien que había enviado su “pack” y el 44.6 por ciento aceptaba haberlo recibido en su celular, situación que es realizada como algo normal entre novios", prueba de amor o reto, lamentó.

Norma Ibarra indicó que, al no tener información del tema, por ende, ignorar los riesgos del "sexting", los adolescentes se encuentran en estado de vulnerabilidad y pueden ser presa fácil no sólo del acoso y el escarnio, sino de potenciales depredadores sexuales.

"Te puedo decir, con basé en mi investigación sustentada por expertos como La psicóloga Alba Luz Robles Mendoza, Jefa de la carrera de Psicología de la FES Iztacala; Reina Monjaraz, Directora General de Fundación en Movimiento; Policía de Ciberdelincuencia Preventiva, que existen varios puntos en que los jóvenes se ven afectados: primero se enfrentan a la burla, rechazo, agresión, etiquetas, humillación, circulación de su fotografía y desprecio por parte de sus compañeros, además de consecuencias jurídicas, sociales, personales y familiares lo que los lleva a la depresión, aislamiento y en casos graves al suicidio", aseguró.

Esta situación de acoso, continuó la periodista, "dónde la fotografía ya trasciende a las redes sociales, la burla y el escarnio social toman otro nivel, lo que los vulnera de manera significativa, ya que se le podrían estar dando  las armas a delincuentes potenciales que van a vulnerar sus integridades, y esto puede desencadenar en otros acosos o delitos,  por ejemplo: trata, prostitución, caer en manos de un pedófilo, pederasta, 'grooming', entre otros". 

Advirtió que cuando esta fotografía es obtenida y luego circulada, tratándose de menores de edad, se considera pornografía infantil, lo que lleva a condenas que asumirán sus tutores y será el Ministerio Público quien determine las sanciones. "Los jóvenes están en alto riesgo por carecer de información, cuidado digital, carencia de valores y ausencia de los mismos padres".

Ante la situación de violencia que vive el país, la comunicadora insistió en que los jóvenes deben estar informados al respecto, pues eso les dará el poder para, en dado caso, evitar caer en estas prácticas, "pues la ausencia de conocimiento puede ser uno de los factores principales para practicar este fenómeno, o cualquier otro que los va poniendo en riesgo. Las consecuencias más graves que pueden suceder, serían todas aquellas que les quitan la dignidad, la vida y el seguir con su familia".

Norma Ibarra detalló que en la práctica del "sexting" son más las mujeres que envían el llamado "pack", "hecho que pude corroborar en mi investigación con los chicos, donde observé que a la mujer se le estigmatiza, vulnera y se ve más normal decir que ella fue quien lo envió; los hombres se emocionan y divierten y se ven entre ellos como los ganadores por haber obtenido las fotos, pero, al momento de intercambiar los papeles y de hacer que los chicos recibieran el mismo trato que se le da a la mujer, éstos expresaron sentirse mal e incómodos por las críticas y etiquetas que recibían en ese momento; pudiera ser que esta situación los haya hecho tener consciencia con respecto de la situación que viven las adolescentes, pero también podría ser lo contrario". 

Añadió que, como adolescentes que son, "los chicos sólo quieren divertirse, disfrutar sin medir consecuencias y así viven la vida, pero esto no descarta que existan jóvenes conscientes, enterados, informados y dispuestos a no dejarse llevar por la multitud y volverse acosadores; hay estos dos lados".

En cuanto al papel de las autoridades, la periodista opinó que éstas "juegan uno muy importante, ya que en este caso son las encargadas, a través del DIF, de concientizar e informar a los padres de familia sobre las problemáticas que enfrentan los adolescentes en su vida diaria, pero creo que se deben manejar temas como éste, además de que las instituciones deberían actualizarse, informar y capacitar a los maestros de cómo manejar esta práctica, se deben tener estas herramientas para poder atender cualquier eventualidad y hacerlo de la mejor manera".

No obstante, apuntó que "no sólo debe trabajar la autoridad, si no los padres y la escuela en conjunto, una triada que dé seguimiento, apoyo e información a los chicos sobre este fenómeno y todos los acosos, pero más importante, desde mi punto de vista, es hacer a los padres conscientes, pues ellos son los que deben educar a sus hijos". 

La comunicóloga mencionó que, en charla con los padres de familia sobre este tema, notó un gran desconocimiento de ellos al respecto; "muchos no creen que sus hijos puedan ser acosadores, o participes de esta praxis y no lo digo porque sus hijos lo sean o lo practiquen, sino porque observé que algunos padres no consideraban que su hijo (a) pudiera ser parte de esto. Los padres de familia y las autoridades deben seguir con los programas de apoyo del DIf en cuanto a informar y prevenir todos los tipos de acoso. Deben informarse, comunicarse y cómo dice la psicóloga Alba Robles: hay que buscar ayuda de un  profesional de la salud como un psicólogo, que debería haber uno en cada escuela".

Norma Ibarra Bullons resaltó la importancia de crear confianza con los hijos, escucharlos y protegerlos; enseñarles valores y temas como la equidad de género y sugirió que, "una vez que ya se suscito la práctica y ésta derivo en una consecuencia grave que puso en riesgo las emociones, dignidad e integridad de la o el chico, se puede recurrir a una fundación que esté encargada de salvaguardar la integridad y apoyar a la familia en cuestión, además puede acudir a  Policía de Ciberdelincuencia Preventiva cuando ya se convirtió en un delito, ya que ésta dará la asesoría adecuada y procedimiento a seguir".

 

Notas Relacionadas