Detección y diagnóstico oportuno de cardiopatías congénitas evita complicaciones

  • Detección y diagnóstico oportuno de cardiopatías congénitas evita complicaciones

    Foto: enfermeriadeciudadreal.com/

Se estima que uno de cada 120 niños en el mundo nace con una cardiopatía congénita, sin embargo, la detección y el diagnóstico oportuno son fundamentales para evitar complicaciones y mortalidad en niños menores de cinco años. Diagnosticarlas y tratarlas oportunamente es muy importante ya que, en más del 60% de los casos se pueden curar en su totalidad; el 35% restante requerirá seguimiento de por vida llevando una vida prácticamente normal.  

Las cardiopatías congénitas son alteraciones en la estructura o el funcionamiento del corazón que se adquieren desde el nacimiento, es decir, cuando el corazón se estaba formando no lo hizo de manera adecuada condicionando a los niños a tener alguna cardiopatía. Se pueden detectar desde la etapa fetal o durante los primeros años de vida. 

En México, se presentan entre 18,000 y 22,000 casos al año, de los cuales no necesariamente todos van a requerir una cirugía, pero sí algún tipo de tratamiento que puede ser desde medicamento, cateterismo intervencionista o cirugía, detalló el Dr. Héctor Santiago Diliz Nava, especialista en cirugía cardiotorácica pediátrica y médico del Centro Pediátrico del Corazón ABC-Kardias. 

 

También te puede interesar: Estrategia de vacunación debe apegarse a recomendaciones del grupo técnico asesor: COPARMEX

 

Actualmente, hay estudios que permiten que estas cardiopatías se detecten en la etapa prenatal, como los ecocardiogramas fetales que dan cuenta, con mucho detalle, de la anatomía del corazón permitiendo ver algunas alteraciones. Este estudio es recomendado a partir de la semana 22, sobre todo en aquellos casos donde hay antecedentes familiares con cardiopatías congénitas. Hacerlo desde este momento permite tener un diagnóstico oportuno y certero, ya que antes solo se detectaban al momento de nacer y se perdía tiempo que era muy valioso, puntualizó el especialista.  

Un diagnóstico prenatal permite a la familia organizar el parto en un centro hospitalario adecuado con las facilidades cardiovasculares; para prestarle al recién nacido las medidas necesarias. Así, evita la insuficiencia cardíaca aguda, la inestabilidad metabólica y prevenir infecciones y complicaciones. 

En niños recién nacidos, se pueden diagnosticar con estudios de tamizaje, como el tamiz cardiológico u oximetría de pulso que consiste en evaluar el nivel de oxigenación de la sangre de un bebé, también se escucha si tiene algún tipo de soplo y finalmente, se hacen estudios más dirigidos como la radiografía de tórax, electrocardiograma y ecocardiograma.   

“Si por alguna razón pasan la etapa neonatal significa que la función del corazón es estable, no es normal pero es estable, poco a poco los niños darán indicios de que hay algo que no está bien y puede ser que se pongan azules o morados,  porque la sangre se está mezclando de manera anormal dentro del corazón, o son niños que no crecen, que se cansan mucho al comer o al tener actividad física o que tienen problemas para ganar peso, esto se va a detectar con una exploración física, no necesariamente con un estudio en particular, sino, al momento de escuchar al corazón  se puede observar que tiene un soplo o ruido anormal y de ahí inicia el abordaje”, explicó el experto.  

En el marco del día mundial de las cardiopatías congénitas que se conmemora este 14 de febrero, se busca hacer conciencia sobre la incidencia de estas enfermedades y sensibilizar a los futuros padres para que lleven a cabo de manera rigurosa el seguimiento de sus embarazos y si su bebé tiene alguna cardiopatía, lo mejor es tratarlo de manera oportuna.  

“Es común que los papás tengan cierta negación a la enfermedad y retrasen el diagnóstico. El Centro Pediátrico del Corazón ABC-Kardias es la mejor opción en México para el diagnóstico y tratamiento de las cardiopatías congénitas con resultados al nivel de los mejores centros del mundo ya que no nos esperamos a que los bebés crezcan, la mortalidad y complicaciones son cada vez menores, porque somos una opción segura” comentó el Dr. Diliz.  

Este 18 de febrero, el Centro Pediátrico del Corazón ABC-Kardias cumple dos años de ser el único centro de cardiología pediátrica en un hospital privado en México que cuenta con una unidad pediátrica dedicada exclusivamente para la atención de cuidados intensivos cardiovasculares equipada con cinco habitaciones de terapia intensiva y tres de terapia intermedia, quirófano, sala de hemodinamia, clínica de electrofisiología y consultorios.  

Desde que inició operaciones realiza hasta 150 intervenciones al año y ha atendido a más de 650 pacientes quirúrgicos con una tasa de sobrevivencia de 96.5%, todo ello, de la mano de un equipo multidisciplinario de especialistas en cardiología pediátrica, cirugía cardiovascular pediátrica,  ecocardiografía, hemodinamia, electrofisiología, medicina intensivista así como personal de enfermería, psicología, trabajo social y asistencia médica que, junto con la infraestructura hospitalaria, hacen que sea el único centro en el país con cirugías de muy alto nivel por su grado de especialización.  

Alianza académica 

Con el objetivo de alcanzar los estándares más altos en la calidad de la atención de sus pacientes, se estableció una alianza académica con el Texas Children’s Hospital, catalogado actualmente como el mejor centro de alta especialidad en cardiología pediátrica en Estados Unidos. 

Esta alianza ha permitido instituir discusión de estrategias de manejo para los casos más complejos, a través de un sistema de telemedicina, además de establecer un programa de entrenamiento continuo para el equipo multidisciplinario en el extranjero. 

Notas Relacionadas