Especiales

Situación de sobrepeso, obesidad y diabetes provocó emergencia económica

  • Situación de sobrepeso, obesidad y diabetes provocó emergencia económica

    Foto: Cortesía|MNE

La Secretaría de Economía fue sede del Seminario “Sobrepeso, Obesidad y Diabetes: efectos sobre la competitividad del país”, organizado por las secretarías de Economía y Salud, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), la representación en México del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) y el Instituto Mexicano del Seguro Social.

Estuvieron presentes Ernesto Acevedo Fernández, Subsecretario de Industria, Comercio y Competitividad, con la representación de la Secretaria de Economía, Graciela Márquez Colín; el Secretario de Salud, Jorge Alcocer Varela; el secretario general de la OCDE, José Ángel Gurría; el representante de UNICEF en México, Christian Skoog, el Subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell Ramírez y el Director General del IMSS, Zoé Robledo.

El seminario se organizó con motivo de la reciente presentación del informe de la OCDE titulado “La Pesada Carga de la Obesidad”, en el cual señala que en los próximos 30 años las enfermedades relacionadas con la obesidad cobrarán más de 90 millones de vidas en los países de la OCDE, además de suponer una reducción de la esperanza de vida de casi 3 años.

 

También te puede interesar: Propagación de poliomielitis, emergencia internacional

 

La obesidad y sus enfermedades relacionadas, dice el estudio, también se traducirán de 2020 a 2025 en una reducción promedio anual del PIB del 3.3% en los países de la OCDE y en una pesada carga para los presupuestos familiares, con una cifra que asciende a 360 dólares americanos anuales per cápita.

En la actualidad más de la mitad de la población padece sobrepeso en 34 de los 36 países de la OCDE y que casi una de cuatro personas es obesa. Las tasas medias de obesidad en adultos en los países miembros del organismo han aumentado desde el 21% en 2010 hasta el 24% en 2016, lo que significa que en la actualidad hay 50 millones más de personas obesas.

Asimismo, la población infantil y los adolescentes están pagando un precio muy alto por la obesidad. Los niños que padecen sobrepeso muestran un menor rendimiento académico en la escuela, tienen más probabilidades de faltar al colegio y, cuando crecen, tienen menos probabilidades de acabar los estudios de educación superior.

A su vez, los adultos obesos tienen un mayor riesgo de sufrir enfermedades crónicas, tales como la diabetes, y una menor esperanza de vida. En los 28 países de la Unión Europea, los hombres y las mujeres que ocupan el grupo de ingresos más bajo tienen, respectivamente, un 90% y un 50% más de probabilidades de ser obesos, en comparación con aquellos que se encuentran en el grupo de ingresos más altos, lo que aumenta la desigualdad. Las personas que sufren como mínimo una enfermedad crónica asociada con el sobrepeso tienen un 8% menos de probabilidades de estar empleadas el año siguiente. Estas cifras indican que el problema de obesidad es regresivo; es decir, afecta más a quienes menos ingresos tienen.

Los nuevos análisis de la OCDE incluidos en este informe revelan que invertir en iniciativas tales como un mejor etiquetado de los alimentos en las tiendas o la regulación de la publicidad de los alimentos infantiles poco saludables pueden generar grandes ahorros. Cada dólar estadounidense invertido en la prevención de la obesidad generaría un retorno económico de hasta seis dólares, de acuerdo al informe. En la actualidad, los países de la OCDE dedican el 8,4% de su presupuesto total en salud al tratamiento de enfermedades relacionadas con la obesidad. Esta cifra es aproximadamente equivalente a 311 mil millones de dólares americanos o a 209 dólares americanos per cápita al año. La obesidad está detrás del 70% de todos los costos de tratamientos relacionados con la diabetes, del 23% relacionados con las enfermedades cardiovasculares y del 9% del cáncer.

La reducción en un 20% del contenido calórico de los alimentos de alta densidad energética, tales como las patatas fritas y los productos de confitería podría evitar hasta 1 millón de casos de enfermedades crónicas al año, y en especial de cardiopatías. Las iniciativas orientadas a la población general, tales como la presentación de la información nutricional en los alimentos y los menúes y las campañas en los medios de comunicación, podrían salvar la vida de entre 51.000 y 115.000 personas al año 2050 en los 36 países incluidos en el análisis. El ahorro económico también sería muy importante, y solo el etiquetado de alimentos supondría un ahorro de hasta 13 mil millones dólares americanos entre 2020 y 2050.

El Subsecretario Ernesto Acevedo señaló que los datos son alarmantes. Mencionó que la emergencia nacional decretada en México en 2016, ahora se ha convertido en una emergencia económica. Esto derivado a que entre 2020 y 2050 el país perderá 5.3 por ciento del PIB anual como consecuencia de la epidemia de obesidad, lo que representa una cifra dramática e inaceptable para cualquier economista, para la Secretaría de Economía y para el Gobierno de México.

Reconoció que se está viviendo una crisis de forma permanente y si no lo concebimos de esa forma jamás vamos a solucionar el problema. Dijo que el 5.3 por ciento del PIB equivalen en pesos corrientes a 1.3 billones de pesos, lo que es una cifra superior al presupuesto que tienen todos los ramos de la administración en el Presupuesto de Egresos de la Federación 2020; esa cifra es superior al presupuesto total conjunto del ISSSTE y del IMSS.   

A su vez, José Ángel Gurría indicó que existen razones económicas y sociales urgentes para ampliar las inversiones a fin de combatir la obesidad y promover estilos de vida saludables. Estos hallazgos, añadió, muestran claramente la necesidad de mejores políticas sociales, sanitarias y educativas que contribuyan a que la gente lleve vidas más saludables.  

Mediante la inversión en prevención, argumentó, los responsables de la elaboración de políticas públicas pueden poner freno al aumento de la obesidad en las futuras generaciones, beneficiando así a las economías. No hay excusas para la inacción.

Por su parte, el secretario Jorge Alcocer expresó que el tema de la obesidad es algo que le importa a todo el mundo.  Pidió reconocer que se está perdiendo la batalla aunque, dijo, aún no es derrota; debemos prevenir en lugar de combatir.  Expresó que la obesidad es un problema de salud pública.

Por su parte, el Director General del Instituto Mexicano del Seguro Social, Zoé Robledo, dijo que “al hablar de sobrepeso, obesidad y diabetes, el Estado mexicano está librando una guerra diaria y hoy, hay que reconocerlo, es una guerra que vamos perdiendo”, por ello se están implementando diversas acciones para combatir estos padecimientos.

Indicó que estas estrategias son: promover la alimentación correcta, la práctica diaria de actividad física y el fomento de entornos saludables.

Señaló que el IMSS se sumó a la estrategia de la Secretaría de Salud y de la Secretaría de Educación Pública en Salud Escolar, con el programa “Por un peso saludable”, que incluye la apertura de instalaciones deportivas en escuelas, la impartición de talleres, sesiones educativas, campañas, eventos de alimentación saludable, de activación física y de habilidades socioeconómicas.  

Al hacer uso de la palabra, el  Subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud,  Hugo López-Gatell, realizó la presentación del Plan de Acción para la Secretaría de Salud donde destacó que “en 2019 se implementó una estrategia integral de prevención y control de la enfermedad crónica no transmisible que decidimos articular de una manera multisectorial y multidisciplinaria”. Asimismo, señaló que se implementará una prueba piloto en la Secretaría de Economía llamada “ENLASSE” para convertir las instalaciones de esta dependencia en “espacios 100% saludables”.

 

Notas Relacionadas