Alertan sobre uso de pastilla abortiva ante riesgo de contraer cáncer

  • Alertan sobre uso de pastilla abortiva ante riesgo de contraer cáncer

    Foto: Internet

Tras un largo camino y después de diversas solicitudes de información, recursos de revisión e incluso amparos, la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (COFEPRIS) informó que de 2010 a abril de 2019 los medicamentos Misoprostol y Mifepristona han generado cientos de reacciones adversas a quienes los usan, pero además reconoció que no cuenta con los soportes documentales de los cuales se extrae esa información estadística.

“Lo anterior demuestra una falta de control, regulación y seguimiento a dos sustancias (misoprostol y mifepristona) que carecen de una farmacovigilancia efectiva y además son anunciadas como medicamentos abortivos en páginas de internet, redes sociales e inclusive por WhatsApp, poniendo en riesgo a mujeres, adolescentes y niñas que acceden a dichas pastillas sin contar con el seguimiento puntual en materia de salud”, señaló Cristian Acosta, investigador de Early Institute.

A través de 3 solicitudes de información, COFEPRIS reportó que de 2010 a 2017 registró 712 casos de efectos adversos al misoprostol y 9 de efectos adversos a la mifepristona. Un año después, la COFEPRIS informó que en el 2018 se habían registrado 917 nuevos casos específicamente para el misoprostol y 15 para mifepristona, representando un total de 1629 y 24 casos de efectos adversos, respectivamente.

 

También te puede Interesar:  Cada año mueren ocho millones de personas por fumar: OMS

 

El 16 de mayo de 2019 la COFEPRIS remitió información actualizada sobre el número de eventos adversos clasificándolos ahora como “Sospechas de eventos adversos”, en los que reportó 1671 casos para misoprostol y 24 casos para mifepristona.

De acuerdo con la COFEPRIS, los efectos adversos del misoprostol y la mifepristona incluyen trastornos de diversos tipos como son cardíacos, del sistema nervioso, gastrointestinales y endocrinos, sangrado endometrial, cólicos, dolor abdominal, calambres, náuseas, vómito y diarrea, escalofríos, fiebre, ansiedad, cefalea,  entre otros. Inclusive se tiene registrado un caso de cáncer en el 2018.

A pesar de esta evidencia, reconocida por la propia COFEPRIS, la Comisión no lleva ningún control documental de estos casos, según respondió el 15 de mayo de 2019. Además, asegura que no es la unidad administrativa responsable para tener información sobre las acciones, procedimientos, sanciones, resoluciones o actuación ante esos eventos adversos, siendo que a dicha entidad le corresponden todas las acciones relativas a la farmacovigilancia en el país.

“El misoprostol y la mifepristona son dos medicamentos cuya regulación sanitaria refiere al tratamiento y prevención de úlceras gástricas y duodenales, lesiones hemorrágicas y erosiones inducidas, en el caso del misoprostol, y al tratamiento de hiperglucemia, en el caso de la mifepristona.

 No obstante, en México se utilizan como sustancias abortivas sin que existan controles sanitarios por parte de COFEPRIS sobre su comercialización y difusión”, añadió la investigadora Maleny Díaz.

 La investigadora subrayó que “siendo la autoridad encargada de proteger a la población contra riesgos a la salud, exhortamos a la COFEPRIS a dar seguimiento puntual al empleo de estas dos sustancias y aplicar las acciones necesarias para salvaguardar la salud de mujeres, niñas y adolescentes”.

 

Notas Relacionadas