Prevención de diabetes evita ceguera por retinopatía

  • Prevención de diabetes evita ceguera por retinopatía

    Foto: MNE

  • Prevención de diabetes evita ceguera por retinopatía

    Foto: MNE

  • Prevención de diabetes evita ceguera por retinopatía

    Foto: MNE

El adecuado control de la diabetes reduce el riesgo de sufrir daños a la salud que son consecuencia de esa enfermedad, como la retinopatía diabética, un problema visual que lleva a la ceguera permanente, aseguró Araceli Robles adscrita al Servicio de Oftalmología del Hospital General de México Dr. Eduardo Liceaga.

 

Con motivo del Día Mundial de la Visión que se conmemora este 13 de octubre, la especialista explicó que las principales causad de ceguera son la retinopatía diabética como consecuencia de la diabetes; glaucoma hereditaria sin manifestaciones y, cataratas que no han sido operadas o tratadas, por lo cual son consideradas una causa transitoria.

Señaló que la retinopatía diabética y las cataratas se pueden prevenir, siempre y cuando las personas diabéticas se atiendan adecuadamente.

 

También te puede interesar: ¡Llegó tu hora! la Parca está al acecho de peatones de Pittsburgh

 

En cambio, dijo, el glaucoma no es prevenible, pero se controla en caso de ser detectado a tiempo. Por ser una enfermedad hereditaria, es necesario vigilar a los familiares después de los 20 años de edad.

Ante ello, Araceli Robles reconoció la importancia de las campañas sobre prevención que se llevan a cabo en todo el país y en las cuales se promueve la práctica de ejercicio, acudir al médico y bajar de peso, lo que contribuye a que el paciente tenga un mejor control y las complicaciones aparezcan de manera más tardía o no se presenten.

Consideró que México puede lograr el objetivo propuesto por la Organización Mundial de la Salud (OMS) para 2020, de evitar casos de ceguera, a través de campañas de prevención.

Notas Relacionadas

Fotogalería Relacionada: 
“Te mato muy dulcemente”: La Diabetes

La diabetes, enfermedad silenciosa del siglo XXI pues en 1980 (siglo XX) había 108 millones de personas con este padecimiento en el mundo; 34 años después (2014) la cifra aumentó a  422 millones, refirió Marcia Hiriart, directora del Instituto de Fisiología Celular de la UNAM.