El rechazo a la eutanasia proviene de la Fe: Especialista

  • El rechazo a la eutanasia proviene de la Fe: Especialista

    Foto: Internet

Postrados sobre sábanas, de manera horizontal, con incesante sufrimiento físico, emocional, psicosocial, con padecimientos graves en fases avanzadas, millones de personas en todo el planeta no pueden acceder a la eutanasia o a la muerte asistida para aliviar su dolor, aunque según cifras de la Organización Mundial de la Salud, al año más de 20 millones de pacientes requieren cuidados paliativos al acercarse el final de su vida por enfermedad.

El rechazo a la eutanasia activa y al suicidio asistido proviene de la fe, de las religiones, que pregonan un dios que da la vida, por lo que sólo él puede quitarla; esa idea ha complicado que la gente voltee a ver otra posibilidad, comentó Arnoldo Kraus, académico e investigador de la Facultad de Medicina (FM) de la UNAM.

Además, la mala fama de estas prácticas se remonta a la época del nazismo, relató. En dicho régimen se aplicaba la eutanasia a todos y todo lo que para ellos era imperfecto, independientemente de situaciones morales o raciales.

 

También te puede interesar: COPARMEX asegura que se recupera el Salario Mínimo

 

Sin embargo, la eutanasia provee a la persona de cierta autonomía, de libertad para ejercer su derecho de decisión; con ella, el enfermo podría acercarse a un deceso sin sufrimiento físico ante enfermedades como el cáncer, afección recurrente para solicitar la muerte asistida.

En México se debe informar a la población, decirle por qué ayudar a morir es un acto que tiene sentido, que no atenta contra una deidad, la sociedad ni el Estado, dijo.

La única manera de anteponer esta autonomía a la religiosidad es hablar de calidad de muerte y contraponerla a los argumentos divinos, además de lograr el interés de instituciones del área de la salud y un diálogo con las instancias religiosas, hasta donde sea posible, resaltó.

Prácticas vedadas en México

Tras mencionar que la eutanasia está autorizada en cinco países: Holanda, Bélgica, Luxemburgo, Canadá y Colombia; y el suicidio asistido en Suiza y algunas entidades de Estados Unidos como Oregon, Vermont, Washington y recientemente California y Montana, el también integrante del Colegio de Bioética y del Seminario de Cultura Mexicana explicó:

La eutanasia activa implica la intervención de un médico que suministre, al enfermo que lo solicite, un fármaco vía intravenosa para que fallezca en poco tiempo, y el suicidio asistido consiste en que el médico señale al paciente el medicamento adecuado, vía oral, para que él mismo lo ingiera en el momento y en compañía de quien desee.

“En nuestro territorio no están permitidas estas prácticas, poco se habla al respecto. Las autoridades de salud no han mostrado interés y la opinión pública se mueve mucho más que la opinión política; un grave problema es que los tomadores de decisiones no tienen la posibilidad de abrir un tema tan complicado como éste, porque están más ocupados en otros que consideran de mayor relevancia”.

Finalmente, el universitario consideró que los médicos deben tener interés en temas de filosofía de la medicina, como son la relación médico-paciente, o el reto y la obligación de acompañarlo a morir.  “Hay que hacer más que leer los textos de medicina y de farmacéutica: ser amigo y empático con los enfermos y explicar que hay un momento en el que el derecho a decidir sobre la vida personal ha llegado”.

Notas Relacionadas

Fotogalería Relacionada: 
Eutanasia, una muerte digna o práctica prejuiciosa

La eutanasia es un asunto muy polémico que aún está rezagado en su desarrollo jurídico en el mundo: apenas un puñado de países, que no llega a 10, la han regulado, expusieron expertos en el Instituto de Investigaciones Jurídicas (IIJ) de la UNAM. | Foto: Internet