Pide Zambrano revelar estudio para incrementar salario mínimo

  • Pide Zambrano revelar estudio para incrementar salario mínimo

    Foto: Internet

El presidente de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados, Jesús Zambrano Grijalva, pidió al Secretario del Trabajo, Alfonso Navarrete Prida, y al titular de la Comisión Nacional de los Salarios Mínimos (Conasami), Basilio González Núñez, mostrar auténtica voluntad de transparencia e iniciar un debate serio y de cara a la sociedad sobre los resultados de las investigaciones y estudios efectuados acerca de la viabilidad de un incremento a los salarios mínimos en el país.

En este sentido, indicó que a partir de que el Jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera, abrió el debate para incrementar el minisalario hace poco más de dos años, la Conasami ha señalado que decidirá -con base en estudios- la factibilidad de la propuesta; pero nada se sabe de sus resultados y lo que sí ha trascendido, son los raquíticos incrementos de 4.2 por ciento otorgados en el último bienio.

Zambrano Grijalva cuestionó los procesos que se dan desde la Conasami, pues han sido constantes los aplazamientos para responder a esta permanente demanda social y cumplir con el mandato constitucional de fijar los salarios mínimos legales que favorezcan la “equidad y la justicia” hacia los trabajadores y sus familias.

 

También te puede interesar: México tiene baja cultura para el trabajo independiente

 

Recordó que, de acuerdo con Alfonso Navarrete, “México tiene todas las condiciones para aumentar el salario mínimo”, y esto se tendría que realizar como “pacto nacional”, no como “decreto”. De hecho, el funcionario dijo que se esperaría anunciar el incremento una vez transcurrido el proceso electoral del pasado mes de junio, pero a la fecha, esto sigue pendiente.

El diputado federal expuso que esta falta de responsabilidad ha llevado a hacer más evidente la desigualdad y sus consecuentes efectos sobre el crecimiento económico nacional, cuando alrededor de 7 millones de connacionales perciben 73 pesos diarios por su jornada laboral cuando, en justicia, el mínimo debiera ser de 89 pesos conforme a los costos de la canasta alimentaria.

Subrayó que a estas alturas del año el Consejo de Representantes de la Conasami debiera tener concluido el análisis e incluso haber deliberado sobre los resultados de los trabajos encomendados a la Comisión Consultiva para la Recuperación Gradual y Sostenida de los Salarios Mínimos Generales y Profesionales, a fin de tener una propuesta que haga posible la recuperación gradual y sostenida de los ingresos de los trabajadores.

En este sentido, pidió a la Conasami que su Consejo de Representantes informe las razones por las cuales se ha aplazado tanto la deliberación y la decisión definitiva, pues recordó que también se acerca la entrega del Paquete Económico para 2017 por parte del Ejecutivo federal, y de lo que se presente dependerán las acciones que el Legislativo tomará para dar cumplimiento a su compromiso con las y los mexicanos, en el sentido de impulsar una mejoría en su calidad de vida a través de un salario digno, luego de que el Congreso avalara la desindexación desde el año pasado.

A consideración de Zambrano Grijalva, el incremento al salario mínimo se ha entrampado en una red de burocracia creada al interior de la propia Conasami.

El diputado federal aludió a expertos internacionales de la Comisión Económica para América Latina, quienes no conciben cómo es que México, considerado “una de las economías más grandes y modernas del mundo en desarrollo, pionera en tratados comerciales, miembro de OCDE y foco de admiración por lanzar una nueva ronda de reformas estructurales, y que abrió –incluso- sus mercados petrolero y de telecomunicaciones, tenga un salario mínimo escandalosamente inferior a la remuneración suficiente para satisfacer las necesidades normales de un jefe de familia en los órdenes material, social y cultural, y para proveer de educación a sus hijos” como estipula el Artículo 123 de la Constitución.

“Tenemos una política económica donde los salarios mínimos no han seguido la evolución de la productividad porque, de acuerdo con los estudiosos de la Cepal, si el salario mínimo hubiera evolucionado como la productividad, tan sólo en 2014 se habría ubicado por encima de los 100 pesos diarios”, dijo.

Está demostrado, reiteró, que cuando la gente tiene más salario, se detona la economía, hay mayor productividad, más capacidad de consumo, mayor generación de empresas y más empleos. 

Por eso no quitaremos el dedo del renglón y apoyaremos al Jefe de Gobierno en su exigencia para que haya un pronunciamiento de la Federación en este sentido, porque no sólo es la capital del país, sino otras entidades y municipios los que se han sumado a esta demanda para incrementar el salario mínimo, que lleva más de 30 años estancado, finalizó.

Notas Relacionadas