Si acabas de tener bebé no te desesperes, la depresión pasará

  • Si acabas de tener bebé no te desesperes, la depresión pasará

    Foto: Internet

 La depresión postparto origina falta de contacto y estimulación de la madre al recién nacido, por lo que a lo largo de su vida éste último tendrá problemas en las relaciones sociales y emocionales, aseveró la jefa del Departamento de Modelos de Intervención del Instituto Nacional de Psiquiatría Ramón de la Fuente Muñiz, María Asunción Lara Cantú.

Abundó que cuando la mujer padece depresión durante la gestación, también aumenta el riesgo de un parto prematuro y de bajo peso al nacimiento.

Informó que en México nueve por ciento de las mujeres embarazadas presentan esta alteración y 13 puntos porcentuales en el postparto. El problema afecta en mayor proporción al género femenino, sin embargo, también puede sufrirlo el hombre.

 

 

También te puede interesar: Joven con obesidad extrema Bajó 55 kilos de peso; llegó a pesar 120

 

 

Se trata de un padecimiento multifactorial que incluye aspectos biológicos y psicosociales, aunque la causa más común es haber padecido depresión en algún momento de la vida.

Este trastorno en el embarazo o en el postparto también puede desarrollarse a consecuencia de problemas o falta de apoyo de la pareja, de la familia o de otras personas cercanas, así como bajo nivel de la escolaridad y de ingresos y ser madres adolescentes.

Recomendó mantenerse al tanto de los signos de alerta que puede indicar la presencia de esta problemática. Los síntomas más comunes son: tristeza aguda por más de tres semanas, pérdida de satisfacción, inquietud, angustia extrema, sentimientos de culpa y dificultad para dormir, entre otros,

Durante la gestación, dijo, también es común que las mujeres no asistan a sus revisiones prenatales médicas, no se alimentan bien y fuman o consuman alcohol u otras sustancias toxicas.

Al presentar esta sintomatología, la doctora Lara Cantú resaltó que resulta importante buscar atención inmediata, ya que deben recibir tratamiento oportuno para evitar las consecuencias en ellas y en el bebé.

El tratamiento puede ser farmacológico o psicológico, en el cual se llevan a cabo estrategias para reforzar pensamientos positivos y elevar la autoestima, así como capacitación para el cuidado del infante y para mantenerse activas.

Notas Relacionadas