Año nuevo: entre derechas e izquierdas

Año nuevo: entre derechas e izquierdas

Foto: Reuters

 

Los días finales de cada año son una temporada especialmente nostálgica en la que las saudades vuelan a través de los fríos estacionales y se adentran en las neuronas.  

Precisamente en este fin de año vinieron a mi mente algunos recuerdos relacionados con la izquierda y la derecha (o la derecha y la izquierda, para exponerlos en orden alfabético) de hace remotísimos ayeres. 

Resulta que hace casi sesenta años, precisamente en los inicios de la década de los sesentas del siglo pasado, tendría yo unos nueve años y mis dos más preciadas posesiones eran: mi bicicleta (que usaba para transportarme en el Distrito Federal) y mi caballo (que veía los fines de semana o en vacaciones, en el rancho de mi familia paterna en Tlaxcala). 

En esa época ya había yo dejado de creer en Santa Claus (en la familia materna) o en el Niño Dios (en la paterna), aunque procuraba guardar el secreto ante mis primos menores y algunos mayores que pecaban de inocencia. Esa navidad pedí de regalo dinero en efectivo para cambiar el manubrio de mi bicicleta. Acababan de llegar unos altos que estaban de moda y mi bici tenía los planos equipados de fábrica. 

Con el dinero recibido (ya no me acuerdo cuánto fue) compré los manubrios altos pero no me alcanzaba para pagar al bicicletero que los instalara, por lo que decidí (por mi cuenta y riesgo) cambiar yo solo el mentado artilugio. Total, pensé, nada hay que desapretar o apretar tuercas. 

Hice el experimento y al principio (solo unos minutos) me sentí poderoso con mi bicicleta dominada con manubrios nuevos (eran como de ochenta centímetros de alto y se les nombraba algo así como cuernos de toro). Sin embargo al primer viraje brusco que traté de dar, la dirección dio una vuelta de aproximadamente 90 grados, pero la llanta solo había girado 15 grados. ¡Oh decepción! Seguramente la fuerza de un chamaco de nueve o 10 años no era suficiente para ajustar la tuerca. 

Recurrí a un amigo bastante mayor y del que nunca supe su nombre: El Flaco. Era portero de un edificio vecino y se pasaba todas las tardes persiguiendo sirvientas en su bicicleta.  

El Flaco puso la llanta delantera entre sus piernas y cuando sintió que el manubrio estaba derecho apretó la tuerca con todas sus fuerzas para que no se moviera. Pero había un detalle, El Flaco era bizco, por lo que cuando la llanta delantera de mi bicicleta recién arreglada estaba derecha el manubrio apuntaba ligeramente a la ídem (es decir a la derecha).  

Así, con el manubrio ladeado hacia la derecha anduve muchos caminos. Fui a la escuela cotidianamente, iba a Chapultepec a practicar saltos en los puentes que quedaban detrás de la Casa de los Espejos. Y hasta creo que fue en esa temporada cuando con mi primo Gerardo (un un año mayor que yo y cuya muerte sentí tan profunda como si me hubieran arrancado un pedazo de mí mismo) emprendimos la aventura de querer ir hasta Toluca en bicicleta, pero solo llegamos hasta la Marquesa jadeando y con la lengua de fuera, queriendo tomar (de sopetón) toda el agua del arroyo que pasaba por ahí. Así que decidimos regresarnos aprovechando la bajada a toda velocidad. Eso sí teniendo la precaución de frenar sobre todo con la mano izquierda para evitar un accidente por un paro súbito de la llanta delantera si oprimíamos de golpe la manivela del lado derecho.  

Desde luego que para ese entonces ya sabía personalmente que si oprimía el freno de sopetón con la mano derecha podía salir volando hacia adelante porque esa mano (la derecha) controla el freno delantero, mientras que la mano izquierda permite un frenado más tranquilo y pausado, pues sirve para detener la llanta trasera. 

Pues sí, ni modo, así me acostumbré a andar durante un tiempo (no recuerdo si fueron días, semanas o meses), hasta que alguien se compadeció de mí y alineó llanta y manubrio en la misma dirección y mi vida se volvió más simple porque no tenía que conducir mi bicicleta con la mano izquierda cinco centímetros más adelante que la derecha para poder andar recto. 

También ya había aprendido las lecciones básicas del buen montar a caballo. Mi padre (charro ranchero) me había enseñado que hay que subirse al caballo por el lado izquierdo y que el animal se controla precisamente con la mano izquierda, mientras que la mano derecha sirve para azuzar o castigar con la cuarta (esa especie de látigo charro). En un principio, acostumbrado a usar sobre todo la mano derecha, traté de dominar a mi caballo jalando el freno con esa mano y el equino (ese caballo tan añorado llamado Estrella Negra) se descontrolaba totalmente. No fue sino hasta que aprendí bien las lecciones de mi padre cuando ya pude, si no dominar las artes ecuestres, sí por lo menos conducir a un caballo con la seguridad necesaria.  

Hasta ahí mis remembranzas infantiles en las que aprendí que se puede manejar una bicicleta con el manubrio ligeramente ladeado hacia la derecha; que la derecha sirve para frenar de golpe (una bicicleta, claro ¿a poco pensaban que estaba hablando de otra cosa?) y que la derecha se utiliza para asustar o castigar (a los caballos ¡No sean mal pensados!). 

Ya años más tarde, gracias a mis maestros de la Prepa Ocho, especialmente al que apodábamos Lenin y de cuyo nombre no me acuerdo, entendí que hablando de derechas e izquierdas (asociadas a las tuercas) la derecha oprime y la izquierda libera. Así es en el lenguaje universal de las tuercas, aunque hay algunas excepciones como (creo) las llantas de algunos coches. También hay sus rarezas en las bicicletas pues en algunos países la izquierda sirve para frenar la llanta delantera. Pero así es el mundo de las derechas y las izquierdas. Quizá lo único real es que derecho (en todas sus acepciones, desde un camino hasta el estudio de las leyes) no significa lo mismo que derecha, aunque a veces se parezcan. 

¿Qué tienen que ver todas estas reflexiones sobre tuercas, manubrios, frenos, bridas y cuartas con el año que termina y el 2022 que está por comenzar? 

Precisamente en esta última columna de 2021 me di cuenta de que nuestro país, durante más de 30 años, parecía estar caminando en una bicicleta como la que me dejo hace 60 años El Flaco, es decir con el manubrio ladeado hacia la derecha, por lo que para ir recto había que torcerlo varios grados ¿hacia dónde? Pues a la derecha, a dónde si no. 

O también en esas casi cuatro décadas, mi país, México, parecía un caballo conducido por un jinete tan equivocadamente diestro que lo manejaba con la mano derecha, la que los caballistas normales utilizan solo para azuzar o castigar al animal en cuestión. 

Es decir que sí hacía falta enderezar el manubrio, saber usar los frenos, aprender las reglas básicas de la equitación y tener en cuenta que la derecha oprime y la izquierda libera.   

Dice el filósofo del metro: los caballos y las bicicletas no se conducen por sí solos. Las tuercas menos. 

Tianguis 

En esta última semana del año hubo buenas noticias que pueden resumirse en una frase: a pesar de la pandemia, los empresarios ya se están acostumbrado a pagar. El ejemplo más claro es el de Carlos Slim, quien el lunes desayunó con el presidente Andrés Manuel López Obrador. De hecho el mandatario cortó su primera mañanera después de Navidad para el desayuno con el empresario, quien salió de Palacio Nacional sin dar declaraciones. Pero lo importante fue el motivo de la reunión: América Móvil vendió una filial en Estados Unidos (Tracfone Wireless, a Verizon Communications en tres mil 625.7 millones de dólares en efectivo y 57 millones 596 mil 544 dólares en acciones de Verizon) y pagó a la secretaría de Hacienda, el 16 de diciembre, 28 mil millones de pesos. Definitivamente ya pasaron los tiempos en que este tipo de operaciones no reportaban ingresos al erario como sucedió con la venta de Banamex a Citigroup... Otro ejemplo de los pagos es que el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) reportó que, en lo que va del año, la recaudación de cuotas obrero patronales alcanzó un máximo histórico, con 348 mil 724 millones de pesos. Esta cifra representa un incremento real de 3.1 por ciento con respecto a lo obtenido en 2020, informó el organismo. De hecho, en este año que está por concluir, el Seguro Social ya registra un superávit de más de siete mil 500 millones de pesos hasta noviembre  y para 2021, prevé lograr una recaudación acumulada de 381.5 mil millones de pesos, con lo que el superávit global sería de nueve mil millones de pesos. El porcentaje de recaudación anual de cuotas obrero patronales como proporción del Producto Interno Bruto (PIB) pasó de 1.38 a 1.54 por ciento, un incremento de 0.16 puntos porcentuales. En tanto, durante el periodo de 2006 a 2018, el porcentaje de recaudación anual por este concepto, como proporción del PIB, se incrementó 0.13 puntos porcentuales. Son buenas noticas, a pesar de los estragos de la pandemia de Coronavirus... Pasando a otros temas, en la mañanera del martes, el presidente López Obrador, la secretaria de Energía, Rocío Nahle, y el director de Petróleos Mexicanos, Octavio Romero Oropeza, expusieron 10 puntos de la reactivación de la paraestatal. En cifras señalaron que en noviembre de 2018 se procesaban 506 mil barriles y se exportaba un millón 190, para el año 2021 ya estamos procesando 714 mil barriles y estamos exportando un millón 19 mil barriles. Para el 2022 se procesarán un millón y medio de barriles en nuestras refinerías, con la refinería de Deer Park y se van a exportar exportar nada más 435 mil barriles. Para el año 2024 prácticamente toda la producción de Pemex se va a procesar en México porque va a entrar ya en operación la refinería de Dos Bocas y el proyecto de Cangrejera que también va a refinar más de 100 mil barriles, de manera que prácticamente el 100 por ciento del crudo mexicano se va a refinar en nuestro país para garantizar el abasto de combustibles... Interesante que también en la mañanera se dilucidaron aspectos relacionados con las elecciones para dirigente del sindicato de petroleros. Incluso el presidente en una invitación insólita dijo que los 22 candidatos podrían presentarse en la mañanera para exponer sus programas de trabajo. Es decir les ofreció tribuna para que haya elecciones limpias. Y les dijo: “Primero, que la libertad no se implora, se conquista. Segundo, que los caciques duran hasta que el pueblo quiere. Tercero, lo que decía Hidalgo y repetía mucho Juárez: El pueblo que quiere ser libre lo será”. Todo esto para que adquieran compromisos públicos y concluya el cacicazgo de Carlos Romero Deschamps... Por cierto, estamos ante dos hechos que anuncian que la industria petrolera tendrá un nuevo ascenso en el futuro cercano. Por una parte, la demanda internacional de combustibles fósiles ha repuntado en 2021 y por otra, los anuncios hechos el martes en la mañanera. . Esto podría sugerir que los proveedores petroleros deben comenzar a preparar sus mejores cartas para competir en un entorno adverso, puesto que a pesar de estos anuncios, las organizaciones internacionales ejercen cada vez más presión para reducir su margen de acción en el mercado global, por lo que sus aliados deberían ser preferentemente distribuidores que cumplan con normas legales y estándares de calidad mundiales. La compañía de válvulas, Grupo Walworth, cuenta con presencia en diversos países, como Estados Unidos, China, Canadá, Francia, España, Argentina, Brasil, Egipto, Emiratos Árabes Unidos y México, lo cual nos fija una referencia en cuanto a calidad bastante grande y que puede significar un acierto para las petroleras que buscan adentrarse al mercado multinacional... Grave, pero al interior del IPN, son cada día más las voces que alertan sobre lo favorecidas que se verían las empresas Cleanium Servicios y Limpieza Jored, ambas ligadas al empresario José Juan Reyes Domínguez, para un contrato millonario para 2022. La conexión entre Reyes Domínguez y el actual secretario de Administración del Instituto, Javier Tapia Santoyo, comenzó cuando el funcionario era parte del Centro Médico Nacional 20 de Noviembre del ISSSTE, desde donde habría dejado todo listo para que una firma relacionada con Reyes Domínguez fuera declarada ganadora de un acuerdo por 370 millones de pesos (precisamente el 24 de diciembre de hace algunos años). La relación no para ahí, pues en los últimos tres meses del año pasado se entregó un convenio por 73 millones de pesos a Aseo Privado Institucional, sin que hubiera competencia con otras representantes del ramo. Una situación que ha llegado a los oídos del director Arturo Reyes Sandoval y que se espera tome cartas en el asunto... Retomando la mañanera del martes, el presidente y el subsecretario de Salud Hugo López Gatell presentaron estadísticas interesantes ante lo que está ocurriendo en el mundo y en México por la variante Ómicron del Coronavirus. Con datos de la Universidad John Hopkins, dieron a conocer que de 30 países México está en el lugar 21 en muertes por Coronavirus por millón de habitantes y en América se ubica en el sexto lugar. Concretamente destacaron el caso de nuestro continente. El primer lugar lo tiene Perú con 32 millones de habitantes  y seis mil 228 fallecidos por millón. Brasil tiene una población de 211 millones de habitantes  y un promedio de dos mil 931 fallecidos por millón. Le sigue Argentina, que tiene 44 millones y el promedio es de dos mil 604. Luego, Colombia, con 50 millones 339 mil y promedio de dos mil 577. Estados Unidos tiene 328 millones y un promedio de dos mil 487 muertos por millón. Después está México con 126 millones y un promedio de dos mil 371 por millón. “Entonces, así estamos terminando el año. Si logramos esto es porque nos aplicamos todos... Les voy a dar un dato que… la Ciudad de México es de las ciudades del mundo en donde más se usa el cubrebocas en el mundo y ahí no se puede decir que sea por el presidente, para que vean lo grande que es, lo grandioso de nuestro pueblo”, dijo el presidente.... El secretario general de la Unión Nacional de Trabajadores Agrícolas (UNTA), Álvaro López Ríos, pidió secretario de Agricultura, Víctor Villalobos, que si tiene pruebas y conoce de hechos que demuestren corrupción y mal manejo de recursos por parte de las organizaciones campesinas, puntualice a quién se refiere y acuda a la Fiscalía General de la República o la Auditoría Superior de la Federación para iniciar proceso judicial contra quien resulte responsable y aseguró que el funcionario engaña al presidente López Obrador, diciéndole que las cosas están bien en el agro cuando granos y oleaginosas registran mayor ritmo de consumo vs la producción y siguen al alza las importaciones de éstos a niveles récord con un 10.9 por ciento en volumen y 60.2 por ciento en valor a noviembre de este año.... Esta es mi última columna de este año 2021. A todos los lectores les deseo que 2022 sea un año de logros, retos y esperanzas con mucha salud y con el dinero suficiente para satisfacer sus necesidades y algo más. 

[email protected] 

 

Notas Relacionadas

El filósofo del metro