A tres años de gobierno ¿Voy bien, Camilo?

A tres años de gobierno ¿Voy bien, Camilo?

Foto: YouTube

 

Estamos a unos días de que se cumplan tres años de que Andrés Manuel López Obrador asumió la presidencia de la República y el país parece estar sometido a una evaluación en blanco y negro. 

La oposición considera que vivimos el peor momento de la historia contemporánea por culpa del presidente. Como si estuvieran en la iglesia y repitieran, deformada, la liturgia dominical: “Por su culpa, por su culpa, por su grande culpa”. 

Otra parte de la población pone al presidente casi como un iluminado infalible, en quien se centran las esperanzas de una vida mejor, sin entender que se trata de un ser humano que, como todos, puede cometer errores en la conducción del país. 

Un tercer grupo está conformado por quienes piensan que el presidente asumió el Poder Ejecutivo como una persona de carne y hueso que si bien ha cometido errores, ha gobernado tratando de cumplir la expectativas de la mayoría -histórica- que lo eligió en las urnas en 2018. 

Me asumo como parte de este tercer grupo e intento entender no sólo las facilidades para gobernar (como contar con el apoyo popular manifestado incluso en los comicios de este año), sino las dificultades a las que ha tenido que enfrentarse tanto a nivel interno (quienes ponen piedras en cada camino que se abre) como en el contexto global. 

La oposición aprovecha con una gran facilidad los datos económicos para exponer esta mitad de sexenio como un fracaso, pero sin entender el entorno, sino asumiendo la frialdad de las cifras como hecho consumados.  

Quizá el caso más concreto de cómo la oposición utiliza los datos sin entender el contexto es el de la inflación, al grado de que hay una cantidad enorme de mensajes en redes sociales poniendo el aumento de precios como un fenómeno aislado que se presenta solo en nuestro país: 

Inflación, por primer vez igual que en EU 

Es cierto que el Índice Nacional de Precios al Consumidor ha tenido en meses recientes uno de los mayores crecimientos en más de una década. La inflación en octubre alcanzó un nivel anualizado de 6.2 por ciento.  

Si se analiza lo que sucede en otros países (aunque se trate de aquel viejo dicho que reza: mal de muchos consuelo de pendejos), hay un dato interesante: nunca en la historia contemporánea (desde 1976, por lo menos) la inflación mexicana se había situado al nivel de la Estados Unidos, que también en octubre registró un crecimiento de 6.r por ciento en su indicador de precios.   

Desde 2010 hasta 2018, la inflación mexicana había sido del doble o el triple que a estadounidense. En 2017 en Estados Unidos fue de 2.14 y en México de 6.77. Al año siguiente en nuestro país fue de 4.83 y en el vecino del norte de 2.4 por ciento. En octubre de este año, en ambos países fue prácticamente igual. 

Ya he expuesto en este espacio algunos de los fenómenos, ocasionados por la pandemia en muchos casos, que inciden en la inflación global: la crisis de los contenedores (que infla precios de muchos productos), la crisis de los chips (que encarece productos tecnológicos), el alza de los precios del crudo (que -aunque no lo quieran asumir- sigue siendo el principal combustible), y el aumento en el precio de los productos agropecuarios (causado por especulación e incluso por la escasez de mano de obra), entre otros. 

A nivel interno (también lo he iterado y reiterado en este espacio) existe una sed de ganancias de las grandes empresas de productos de consumo que las lleva a aumentar sus precios sin importarles el daño que pueden causar a la población.  

Al respecto, vale la pena leer la nota de Braulio Carbajal publicada en La Jornada este domingo, en donde se demuestra que cinco consorcios se han beneficiado de la inflación (Bimbo, Lala, Gruma, Herdez y Bachoco) y han aumentado 22 por ciento su valor de mercado. En ese reporte, Héctor Tejada Shaar, presidente de la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio, Servicios y Turismo señala que el sector comercio y servicios no absorberá el efecto del incremento de precios en los productos que ofrece, por lo que al final de cuentas la inflación se trasladará a los consumidores. 

Otro trabajo periodístico, es el reporte aparecido en Financiero a mediados de noviembre en donde se indica que, en promedio las empresas de productos de consumo (entre ellas varias de opositores al actual gobierno, como Kimberly Clark, de Claudio X. González o Grupo Lala, Sigma o Herdez) han aumentado sus precios 17.7 por ciento, es decir tres veces más que la inflación. Ahí también algunos directivos de esas empresas señalan que los aumentos que han sufrido han sido trasladados a los consumidores. 

Logros para polemizar 

Desde luego que, así como la inflación, hay también otros indicadores polémicos, sobre todo si se sacan del contexto global como el crecimiento del Producto Interno Bruto que ha tenido, que ha mostrado su mayor caída en este sexenio. Pero, reitero, así ha sucedido en todo el mundo, en donde incluso se compara la crisis económica ocasionada por la pandemia con la de hace 100 años. 

Si se toman en cuenta solo aspectos económicos internos, a continuación menciono algunos que personalmente considero logros, aunque algunos mexicanos sean incapaces de verlos como tales y por el contrario los observan como errores: 

-Promover la economía interna a través del consumo, como se ha propuesto, al aumentar los apoyos sociales y convertirlos incluso en mandato constitucional. 

-Erradicar la vieja idea de que los aumentos salariales son inflacionarios. Se ha demostrado con los incrementos al sueldo mínimo que son los más altos en la historia contemporánea y para 2022 hasta la iniciativa privada considera un alza de al menos 20 por ciento. 

-Terminar con las costumbres de ceder a las pretensiones de los inversionistas extranjeros para que obtuvieran canonjías. La inversión externa se ha mantenido y ha crecido incluso aún en la pandemia, lo cual demuestra que  la supuesta “certidumbre” promovida por organismos de la iniciativa privada no era más que una extorsión para obtener prebendas. 

-Acabar con los privilegios fiscales que se mantuvieron por decenios para las grandes empresas que se beneficiaban de condonaciones y exenciones y que ahora están prohibidas incluso por la Constitución. 

-Modificar el esquema en comercio exterior, en el que se creía obligado mantener un déficit creciente. En pasados sexenios el desequilibrio conjunto fue superior a 150 mil millones de dólares, mientras que actualmente existe un superávit (a pesar del descalabro de este año) de alrededor de 25 mil millones de dólares. 

-Finalizar la época de los rescates en los cuales se utilizaba dinero público para salvar (o simplemente beneficiar) a grandes empresas a costa del erario y de las clases más desprotegidas que finalmente eran las que terminaban afectadas. 

-Exterminar la idea de que sólo el neoliberalismo a ultranza y las recetas dictadas por los organismos internacionales servían como modelo económico a seguir. Desde luego que esta tesis tiene también su parte globalizada, pues muchos de los países han comenzado a planear su futuro sin tomar en cuenta las fórmulas impuestas por el exterior. 

-Modificar los conceptos filosóficos mediante los cuales el ser humano estaba por debajo de la economía, para devolverle su sentido primordial por encima de conceptos como acumulación de riqueza, utilidades e ingresos. 

En fin estos son solo algunos de los que considero logros económicos del presidente Andrés Manuel López Obrador, además de mantener las llamadas variables amcroeconómicas. Sí es cierto también tiene fallas porque precisamente es un ser humano, expuesto (como todos) a debilidades y flaquezas. 

En fin, se cumplen tres años de que llegó a la presidencia y para hacer una evaluación general todavía falta mucho por ver. Pero creo que, como dice la leyenda de Fidel Castro y Camilo Cienfuegos, la pregunta es ¿Voy bien, Camilo? La respuesta para mi es sí. Para otros no lo sé. 

Dice el filósofo del metro: Son más de mil días, pero son muchas más más las piedras. 

Tianguis 

Siguiendo un poco con el tema de la inflación, la Alianza Nacional de Pequeños Comerciantes considera que por los aumentos de precios 47 por ciento de los consumidores redujo la compra de embutidos, 43 por ciento bajó su consumo de cárnicos, 38 por ciento dejó de consumir comida enlatada y el 20 por ciento, legumbres. A esto se suman otros datos: la carne de res  ha aumentado su pecio 21.6 por ciento,  el huevo 7.8, las salchichas 5.8, el pollo 5.7, la leche  5.2, la tortilla 20.4, los chiles en lata 13.2, la harina de maíz  12.6, y el pan de caja 8.4 por ciento, sólo por mencionar algunos productos... Grave, pero la nueva variante del Coronavirus, Ómicron, ha puesto de cabeza al mundo. Pero lo que resulta interesantes que, como si se tratara de un experimento con el globo terráqueo cada una de las variantes que han ocasionado las cuatro olas de la pandemia ha surgido en un continente distinto. Si bien el virus nació en China (Asia), la primera variante nació en Gran Bretaña (Europa), la segunda en Brasil (América), la tercera en La India (Asia) y la nueva en Sudáfrica (África)... Volviendo a temas económicos locales, el gobierno de Morelos, a través de la Secretaría de Desarrollo Económico y del Trabajo, que encabeza Ana Cecilia Rodríguez González, realizó el seminario “México y los países árabes, sectores para la diversificación comercial”, para crear lazos y fortalecer las relaciones comerciales, económicas y de inversión con las naciones del Medio Oriente. Entre los productos con una mayor potencia de exportación a esa región destaca aguacate, y frutos rojos en el sector de alimentos frescos, en tanto, en comestibles procesados, confitería, café, azúcar; y en el automotriz, autopartes y automóviles.  También productos para la salud, construcción, componentes electrónicos, pesca, agricultura, y maquinaria. Para las naciones árabes el interés de sus empresas está en el ramo agrícola con nuevas técnicas en sistemas de hidroponía y tecnología para invernaderos. En ese contexto, el gobernador Cuauhtémoc Blanco, dio apoyos económicos a 150 micro, pequeños y medianos propietarios, para fortalecer la economía estatal... En Quintana Roo, el gobernador Carlos Joaquín González dio a conocer que  tan solo el pasado sábado, los aeropuertos de Cancún, Chetumal y Cozumel registraran hasta 603 vuelos nacionales e internacionales; cifras que prácticamente alcanzan ya los niveles de prepandemia. De hecho, dijo, se ha logrado la recuperación de casi el 70 por ciento de las plazas de trabajo que se perdieron por el Covid, con lo que se colocó en el primer lugar nacional de generación de empleos para el tercer trimestre del 2021... La Alcaldía Cuauhtémoc infirmó que en el rubro de Cultura el rubro “Contenido Cultural y Artístico” planteado tiene un monto asignado de 15 millones ochenta y tres mil setecientos setenta y tres pesos, ello sin contar con el presupuesto participativo, ni con la partida que coincide por nombre con el programa presupuestario. Esta afirmación la dio como respuesta a un grupo de artistas que se quejó de una reducción en el presupuesto cultural de la jurisdicción... La Asociación de Sociedades Financieras de Objeto Múltiple (Asofom) realizó un encuentro de la zona sureste  en la que el presidente regional,  Roberto Castro Carrillo, dijo que los siete estado que la conforman acumulan una cartera de 162 mil millones de pesos , con un crecimiento de 20 por ciento en el número de afiliados. 

[email protected] 

 

Notas Relacionadas

El filósofo del metro