La noche en que El Yunque arañó el CCE

La noche en que El Yunque arañó el CCE

Foto: Afp

Al poco tiempo de que Carlos Salinas de Gortari asumió la presidencia de México, El Yunque intentó convertirse en el dirigente de todos los organismos de la iniciativa privada, a través del Consejo Coordinador Empresarial

En el contexto coyuntural actual en que el Yunque ha adquirido notoriedad en días recientes (por la visita del dirigente del partido español Vox, Santiago Abascal, a México y la barbarie de Rodrigo Abascal que intenta despojar a su esposa de su patrimonio y sus hijos) y en el que las dos principales centrales empresariales (Concamin y Concanaco) se encuentran en proceso electoral, con acusaciones por falta de democracia interna y escándalos de corrupción interna, vale la pena recordar precisamente la noche en que el Yunque intentó ganar la presidencia del Consejo Coordinador Empresarial

Si mal no recuerdo (lamentablemente no existen referencias al respecto y sólo queda mi maltrecha memoria), fue una noche de mayo o junio de 1989. 

Debido a que un expresidente de ese organismo, Manuel J. Clouthier, había contendido por la Presidencia de la República el año anterior, a que el PRI había registrado el mayor golpe de su historia al salirse cientos de militantes para crear la Corriente Democrática y a que había malestar y divisiones en algunas cámaras empresariales (en la Canacintra hubo en 1987 una salida masiva de dirigentes -por la falta de democracia electoral- que dio origen a la Asociación Nacional de Industriales de la Transformación) la elección de presidente del Consejo Coordinador Empresarial se había convertido en un asunto político de relevancia mayor. 

Esa noche, estaban tres miembros de El Yunque presentes en la votación: Jorge Ocejo Moreno, Eduardo García Suárez y Bernardo Ardavín Migoni, para apoyar la llegada de este último a la presidencia de la llamada “Cúpula de Cúpulas” del sector empresarial. 

Éramos pocos los periodistas que estábamos afuera del Club de Industriales del Hotel Camino Real, peor que en el “Corral de la Ignominia” (como se le había llamado antes a la calle de Corregidora en donde se reunían reporteros que cubrían la Presidencia de la República), casi casi en la calle, pues. 

Recuerdo con toda claridad a Jaime Contreras de Excélsior y no estoy seguro pero creo que ahí estaban Francisco Garduño de MVS (quien después fue jefe de prensa del Consejo Coordinador Empresarial) y tal vez Alberto Navarrete de El Nacional Y yo por La Jornada. 

Serían como las once de la noche cuando Eduardo García Suárez (señalado como uno de los fundadores del Yunque) en ese momento presidente de la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio (Concanaco), salió del lugar en donde se llevaba a cabo e cónclave y nos dijo: 

-La noche va para largo, la votación está muy dividida. 

Giró instrucciones para que se nos dejara pasar al interior del Club de Industriales y que pudiéramos estar más cómodos, pero en un área bastante lejana de donde se realizaba la votación. 

El Consejo Coordinador Empresarial (seguramente por el entorno mencionado en párrafos anteriores) había decidido “democratizar” la elección del presidente que sustituiría a Agustín F. Legorreta, por lo que los organismos integrantes del organismo votarían de acuerdo con sus preferencias. 

Concretamente tres organismos apoyaban a Bernardo Ardavín Migoni (quien ha sido señalado, creo que por Álvaro Delgado, como dirigente de El Yunque): La Concanaco (presidida por el yunquista García Suárez), la Coparmex (por el también yunquista Jorge Ocejo Moreno) y el Consejo Nacional Agropecuario que meses antes había sido presidido por el Yunque a través de Manuel de Unanue Rivero. 

Otros tres organismos apoyaban a Vicente Bortoni, quien había sido uno de los promotores de los Pactos que sirvieron a Salinas para gobernar: La Concamin, la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros  (AMIS) y el poderoso Consejo Mexicano de Hombres de Negocios (CMHN).  

En ese momento no existía en forma privada la Asociación de Banqueros de México (porque la banca estaba nacionalizada) y su lugar lo ostentaba un gris organismo denominado Asociación Mexicana de Casas de Bolsa que después se llamó Asociación Mexicana de Instituciones Bursátiles. 

Claudio X González Laporte era un todopoderoso empresario capaz de mover los hilos empresariales por su participación no solo en el CMHN, sino el propio CCE (al que en 1975 había aportado dinero personal para su nacimiento), y además era asesor directo y confidente del presidente Carlos Salinas de Gortari. 

Ninguno de los periodistas lo pudimos ver, pero más tarde García Suárez me comentó que un manotazo de Claudio X. González puso fin al experimento de democratización del CCE y se decidió nombrar a un tercero afín al propio presidente Salinas: Rolando Vega Íñiguez, quien decía que en 1982 había sido despojado de su banco (Confía), al igual que Agustín Legorreta (de Banamex). 

Un manotazo de Claudio X. González (¿o sería de Carlos Salinas de Gortari?) frenó en ese momento la llegada de El Yunque al Consejo Coordinador Empresarial, pero también puso fin a un experimento democratizador de la “cúpula de cúpulas”. 

¿Democracia en Concamin y Concanaco? 

La historia anterior viene a cuento porque en estos momentos los dos organismos que dan sustento cuantitativo a la representación empresarial dentro del CCE se encuentran en proceso electoral: Concamin y Concanaco. En ambos casos hay señalamientos de falta de democracia electoral y hasta investigaciones sobre posible uso fraudulento de recursos. Incluso hasta se ha solicitado la intervención del gobierno, a través de la Secretaría de Economía y de otras instancias para investigar los quebrantos financieros. 

 En el caso de la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin) su principal aportante de socios, la Cámara Nacional de la Industria de Transformación (Canacintra), a través de su actual presidente, Enoch Castellanos Férez, ha exigido transparencia en el proceso y ya se quejó de haber sido legalmente excluido de la contienda. 

Considera que se le ha eliminado de las elecciones para privilegiar como candidatos a José Abugaber (de la industria del calzado), Alejandro Malagón (de la Cámara Nacional de la Industria de Conservas Alimenticias), a Ramón Beltrán (de la cámara del aluminio) y  a Netzahualcóyotl Salvatierra, actualmente vicepresidente de la confederación. 

“El asunto aquí es que se ha privilegiado el mantener a ciertos grupos de interés por encima de la decisión de la mayoría. Observo con asombro que muchos liderazgos empresariales desconocen los términos de la Ley de Cámaras, desconocen el estatuto y piensan que la conducción de las confederaciones y las cámaras se llevan a cabo por tradición o por grupos de poder”, dijo en una entrevista con El Sol de México. 

Parece ser que quien se perfila como posible sucesor del actual presidente, Francisco Alberto Cervantes Díaz, es Netzahualcóyotl Salvatierra (que tuvo un papel preponderante con el Plan Oaxaca), quien tendría que explicar, de ganar las elecciones, el destino de parte de 650 millones de pesos que el gobierno de Enrique Peña Nieto entregó a las cámaras empresariales. Concretamente sobre la Concamin existen documento que señalan al director del organismo, Luis Hernando Cervera, como receptor del dinero, pero nadie sabe en dónde quedaron los recursos. El caso es investigado por la Auditoría Superior de la Federación, pues se trata de dinero público del sexenio pasado. 

En lo que se refiere a la Concanaco, la falta de democracia no es actual, pues el expresidente de esta cúpula empresarial, Enrique Solana (por cierto también miembro de El Yunque), vetó a Juan Carlos Pérez Góngora en las elecciones de hace cuatro años, en las que fue electo, con el apoyo de Enrique Peña Nieto y de Ildefonso Guajardo, secretario de Economía en ese momento, el actual dirigente  José Manuel López Campos. 

Actualmente Pérez Góngora (empresario regiomontano) es candidato a la presidencia, aunque el aspirante oficial es Héctor Tejada Shaar. Lamentablemente también aquí hay una danza los millones. 

Resulta que en el sexenio pasado, el gobierno federal, a través del Instituto Nacional del Emprendedor, desembolsó 87 millones de pesos para adquirir tabletas para la Concanaco, cuando el precio real era de 35 millones de pesos. Incluso durante una reunión de consejeros de la Confederación se supo que la empresa que vendió las tabletas es propiedad del vicepresidente de tecnologías, Juan Carlos Martínez Domínguez, e incluso se parte de las tabletas fue fabricada en la empresa del yunquista Enrique Solana.  

Otro escándalo en la Concanaco es que hace pocas semanas, fueron retirados de sus cargos 14 vicepresidentes y presidentes de comités, quienes pedían claridad en el manejo de los recursos. 

En ambas confederaciones, los afiliados exigen elecciones limpias y abiertas y que se aclaren los posibles fraudes. Pero ¿realmente llegará la democracia a los organismos empresariales? Habría que verlo. Dice el filósofo del metro: La democracia y los negocios pocas veces van de la mano. 

Tianguis 

El sábado tuve la oportunidad (después de más de 18 meses de encierro) de asistir a una cata de tequilas. Ahí me enteré que el año pasado el consumo por habitante de tequila en México se disparó por la pandemia. Pasó de un litro per cápita a ¡Seis Litros! La cata, desde luego interesante con tequilas de Siete Leguas, 30-30 y, una sorpresa: Hacienda, ésta última de El Arenal, Jalisco, ese lugar tequilero especialmente interesante porque ahí estuvo Salvador Allende. La anfitriona, excelente, Gabriela Cañedo Sandoval, quien junto con su hermana Flor saben todo de la bebida clásica del mes patrio. Ellas forman parte de Universo Tequila, una organización que se dedica a promover el consumo responsable de la bebida icónica de México. También organizaron la cata, en la colonia Condesa, Jacmav (de Fidel Alberto Varela y Aurelio Jiménez), una empresa que se dedica a promover las exportaciones; Serpentina (una institución dedicada a promover la artesanía) y las salsas La Sombreruda, de Irving Salcedo de Sinaloa. Lo interesante, además de la explicación y cordialidad de Gabriela y Flor, es el crecimiento que tuvo en 2020 la producción y el consumo de tequila en México: se produjeron 374 millones de litros, rompiendo todas las marcas anteriores y se generaron seis mil 200 millones de pesos de Impuesto Especial de Producción y Servicios (IEPS). Pero reitero lo  más sobresaliente es cómo creció el consumo en México por la pandemia... Por cierto la Revista del Consumidor de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) realizó un estudio sobre los destilados y bebidas con pecios inferiores a 130 pesos. La conclusión general es que ninguno de los productos analizados representa un riesgo para la salud: “Respecto al análisis de componentes volátiles (contenidos de metanol, alcoholes superiores [alcoholes con más de 2 átomos de carbono] y aldehídos [compuesto orgánico que posee carbonilo]), no se encontró incumplimiento a las especificaciones para los máximos marcados por la NOM-142-SSA1/SCFI-2014”, dice la publicación. La revista indica que  aunque varios no cumplen con el contenido declarado, ni con el contenido alcohólico expresado o que no deberían denominarse licores, ni de agave, o que su leyenda induce al error, parece ser que ninguna de las bebidas más baratas (como el Tonaya o el Mezcalito) son peligrosos para la salud. Lamentablemente, por el precio son de las más consumidas a nivel nacional, pero eso se debe, en mucho, a que a sus bebedores no les alcanza para más... Pasando a otros temas, esta semana los secretarios Relaciones Exteriores y Economía, Marcelo Ebrard y Tatiana Clouthier, respectivamente, junto con el subsecretario de Hacienda y Crédito Público, Gabriel Yorio, participarán en el relanzamiento del Diálogo Económico de Alto Nivel (DEAN) entre México y Estados Unidos, que tiene como objetivo avanzar en las prioridades de la relación, así como en profundizar y complementar nuestra integración productiva y desarrollar condiciones que favorezcan y potencien la competitividad regional. La idea es reconstruir juntos el desarrollo económico, social y sustentable en el sur de México y Centroamérica, asegurar las herramientas para la prosperidad futura e invertir en las necesidades de la población... El turismo ha iniciado una fase de recuperación en Quintana Roo, que hoy cuenta con una ocupación hotelera del 62 por ciento y 500 vuelos diarios. El gobierno de Carlos Joaquín González, ha logrado que las cifras remonten pues por la pandemia se pasó de solo 14 vuelos al día y ya se haya alcanzado un incremento del 80 por ciento en actividades turísticas en el estado. En cuanto a seguridad, se han instalado más de dos mil 200 cámaras de vigilancia en 450 puntos estratégicos para mejorar las condiciones de atención a los visitantes... La semana pasada hubo un evento interesante: Centro Canino de  la Alcaldía Magdalena Contreras y Centro de Transferencia Canina del STC Metro, realizaron el “Reto Dog Running Race 2021”, en el cual participaron mil 250 personas, entre ellos 450 participantes acompañados de sus perros. En el Parque Nacional Los Dinamos, el Gerente Médico de PiSA Agropecuaria, José Ramón Fermín Contreras, explicó que los animales domésticos como perros y gatos tienen temperaturas corporales más altas que el humano y no cuentan con glándulas sudoríparas en la superficie de toda su piel; sin embargo, a través de las almohadillas de sus patas, producen traspiración que permite disminuir su temperatura, así como el jadeo exponiendo la lengua. Por eso, se desarrolló una bebida rehidratante para el perro, Electrodex Dog, la cual contiene el equilibrio de electrolitos y glucosa. Muy similar a lo que hace Elecotrolit con los corredores humanos.... Este domingo concluyeron los juegos paralímpicos de Tokio 2020 y México terminó en el lugar 20, con 22 medallas logradas, muy por encima del sitio 84 en el que concluyeron los atletas convencionales la emisión de los Juegos Olímpicos de Tokio. Por eso, todo mi reconocimiento y gratitud para los deportistas paralímpicos que pusieron muy en alto en nombre de nuestro país. 

[email protected] 

 

Notas Relacionadas

El filósofo del metro