El regreso de Echeverría a la política

El regreso de Echeverría a la política

Foto: Internet

 

El expresidente Luis Echeverría Álvarez regresó a la política, en silencio y sin decir una sola palabra. 

El motivo de su retorno fue que cumplió 99 años y que asistió a Ciudad Universitaria a ponerse la segunda dosis de la vacuna contra el Coronavirus, acompañado por tres de sus hijos: María del Carmen, María Esther y Pablo. 

Inmediatamente dos periodistas amigos que fueron (o quizá son) cercanos a él escribieron sendos artículos. Uno precisamente por su cumpleaños y recordando anécdotas periodísticas; y otra destacando la sencillez de haber acudido a un sitio público de vacunación, con lo cual coincido.  Por eso me ruge una pregunta: ¿en dónde se vacunaron los otros seis expresidentes mexicanos que aún viven? ¿En Estados Unidos, Europa, en su casa o en un hospital privado? 

Lo interesante de que comience a hablarse de Luis Echeverría tiene que ver con un contexto muy especial: 

-Estamos a unas semanas de que se cumplan 50 años del halconazo del 10 de junio de 1971 en la calzada México Tacuba, cuya responsabilidad fue desde luego de Luis Echeverría. 

-Estamos a 50 años de que se recuerde el principio (según algunos autores) o la mitad (según otros) de la llamada Guerra Sucia en contra de la izquierda mexicana. 

-Estamos a unas cuantas semanas también de que se recuerde el golpe en Excélsior (julio de 1976), cuya responsabilidad también es atribuible a Echeverría, aunque ya era candidato electo José López Portillo. 

-Estamos en un periodo electoral, en el cual por primera vez tres partidos otrora antagónicos se unieron oficialmente y ninguno de ellos -ni siquiera el PRI- reivindica a Luis Echeverría. 

-Estamos en un momento en el cual la oposición tiene como principal enemigo al llamado “populismo”, término que de alguna manera fue creado para satanizar al expresidente mexicano y su sucesor. 

-Estamos en un momento en el cual el Poder Económico y la ultraderecha en México hacen hasta lo imposible por desprestigiar al actual mandatario, Andrés Manuel López Obrador

-Estamos a unos meses de que se cumplan 45 años de la devaluación de 1976 (el peso se había cotizado por 24 años en 12.50 unidades por dólar), la cual dio origen a una pérdida acelerada de valor de la moneda mexicana que llevó a eliminarle tres ceros, años después. 

-Estamos a 50 años de que dieron inicio las famosas fugas de capitales que precisamente provocaron graves problemas a la economía nacional. 

-Estamos a 50 años de que los salarios comenzaron a perder la guerra ante el aumento de precios.  

-Estamos a casi 50 años de que el gobierno de Luis Echeverría despertó a la serpiente. 

El polémico hombre de a guayabera 

Bajo todo el entorno anterior creo que es interesante el regreso a la política (tal vez involuntario, quizá motivado por alguna mano negra) de Luis Echeverría (por lo menos cuatro diarios nacionales publicaron su foto en primera plana) en un momento específico de la vida nacional, en la cual la sociedad se encuentra polarizada. 

Creo que Luis Echeverría, el hombre que puso a la guayabera de moda hace 50 años (la prenda sigue estando a la vanguardia) es el expresidente más polémico (incluso más que Salinas de Gortari), por lo siguiente: 

La derecha lo juzga por haber sido de izquierda. 

La izquierda lo juzga porque considera que actuó a favor de la derecha. 

El centro (si es que existe) lo juzga porque cree (así se lo han hecho saber durante más de 40 años) que dejó el país en crisis. 

Confieso que, como una persona que me considero de izquierda, le tengo antipatía por tres casos concretos: la guerra sucia, el 10 de junio de 1971 y el golpe a Excélsior, aunque en este último caso creo que tuvo también que ver más José López Portillo, quien era presidente electo y había sido expuesto en el periódico de la vida nacional por un probable impuesto patrimonial (cuando incluso la noticia podía salir de los basureros), el cual  le dolió en todo su deportivo, político y artístico ser. 

Pero también confieso que le guardo simpatía A Luis Echeverría, pues fue el primero que se atrevió a tocar a los intocables miembros de la iniciativa privada y además (¿por qué no decirlo abiertamente?) por su política económica y por haber creado más de 10 instituciones que hoy siguen vigentes, como el Infonavit, el Conacyt, la Profeco, la Profedet, el Fovisste, el Fonatur, la Secretaría de Turismo y otras más. 

En el sexenio de Luis Echeverría comencé mi carrera periodística y fui testigo de muchas cosas que quizá poco a poco regresen a mi memoria, pero lo que sí recuerdo con toda claridad es que en su sexenio fue la primera vez que conocí la importancia de lo que fue (y sigue siendo, quizá hoy más que nunca) el Poder Económico. 

La serpiente estaba dormida 

¿Por qué le guardo respeto a Luis Echeverría? Concretamente porque despertó la víbora que hoy ronda en la política mexicana, la del Poder Económico,  que no actúa abiertamente en política, sino que se escuda en el concepto “apolítico” para por abajo del agua manipular a la opinión pública. 

Hago un breve recuento: en 1973 fue asesinado Eugenio Garza Sada, a partir de ahí el llamado en aquel entonces “Grupo Monterrey” y la iniciativa privada en su conjunto, comenzaron a atacar (repito, por debajo del agua) al presidente Echeverría, a través acciones como la fuga de capitales, la difusión de rumores, el aumento de precios para generar descontento y algunas acciones encubiertas para crear un grupo de oposición conformado por empresarios. 

Concretamente después del asesinato de Garza Sada se realizaron las reuniones de los encapuchados de Chipinque (con el apoyo de la CIA) y se creó en 1975 (pero formalizado en 1976) el Consejo Coordinador Empresarial, para defenderse de lo que llamaban en aquel entonces (el término populista no se había creado) un “gobierno socialista”. 

Cubrí como periodista varias actividades del presidente Echeverría, incluyendo su último día (recuerdo que a su casa acudieron algunos que todavía hoy son políticos como Porfirio Muñoz Ledo o Ignacio Ovalle), en donde hubo una especie de besamanos por parte de  campesinos, líderes obreros y dirigentes sociales para despedirse de él (por cierto que me da coraje o tener una foto de ese día). 

El entorno en el que se despertó la víbora, fue, además del asesinato de Garza Sada, la creación de organismos paraestatales (como los que menciono en líneas anteriores), la toma de tierras y afectación de latifundios (tan sólo en 1973 se reportaron más de 600 tomas de tierras en todo el país y se eliminaron latifundios que afectaban los yaquis de Sonora, hoy reconocidos por el presidente López Obrador por su lucha histórica) y, desde luego, la negativa de que los empresarios marcaran la agenda mexicana. 

En ese entonces trabajaba yo en El Heraldo de México y fui testigo de cómo los dueños del diario (Gabriel Alarcón Chargoy) complotaban contra el presidente de México, pero todos los días privilegiaban en primera plana la información presidencial. Es decir, la hipocresía periodística en pleno, pero gracias a ello lograron que la CIA considerara a ese diario como su mejor aliado en nuestro país. 

Recuerdo como desde las oficinas de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), en la calle de Liverpool, en la zona rosa, presidida por Andrés Marcelo Sada Zambrano, salían los rumores que luego se confirmaban en la redacción de El Heraldo (va a haber golpe de estado, hay militares ya en Reforma, Los Pinos va a ser tomada por el Ejército) pero no se publicaban. 

En fin, creo que con Luis Echeverría se inauguraron los golpes bajos del Poder Económico en contra del gobierno, como si se hubiera despertado a la víbora que fue una especie de abuela de lo que hoy es el Frente Nacional Anti AMLO (Frenaa) y de  muchos organismos de la “sociedad civil”. También esa víbora fue  la antepasada de quienes hoy se dedican a través de redes sociales o páginas de internet (incluso desde Estados Unidos) a esparcir fake news para debilitar al gobierno. 

Por todo esto, la reaparición público (y quizá política) de Luis Echeverría es interesante y no hay que minimizarla, para bien o para mal. Dice el filósofo del metro: Lo bueno y lo malo son, además, todo lo contrario. 

Tianguis 

El reportaje imperdible de Proceso de esta semana es el de la empresa de energía  Eólica del Sur de Oaxaca, que se niega a pagar la renta de los predios a los campesinos e indígenas. Firmado por Pedro Matías, el trabajo da cuenta de cómo el mayor parque de Latinoamérica en su tipo, de capital japonés, obtuvo beneficios de las anteriores administraciones y actualmente mantiene a los propietarios de la tierra en donde está asentado en la incertidumbre. Hubo consultas “amañadas” y algunas situaciones irregulares. Por cierto que en el asunto tuvo que ver el exmagistrado de la Suprema Corte, José Ramón Cossío Díaz, quien es uno de los consejeros del grupo Signos Vitales, que hace unos días presentó su estudio en el que asegura que el presidente miente 80 veces al día... Hablando de Proceso, Reporteros sin Fronteras (RSF), Propuesta Cívica y la revista fundada por Julio Scherer, pidieron a la justicia federal la reapertura de la investigación del asesinato de la periodista Regina Martínez, perpetrado en 2012. Según RSF el asunto se encuentra “hasta ahora empañada por numerosas irregularidades”, por lo que se exige, según Antoine Bernard, asesor de RSF para asuntos jurídicos internacionales y activismo “que se puedan analizar con prioridad los vínculos entre las publicaciones de Regina Martínez y su asesinato”. Concretamente, el viernes, entregaron una petición oficial a la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos cometidos contra  la Libertad de Expresión (FEADLE) en la que solicitan la federalización y reapertura de la investigación por el asesinato de la periodista Regina Martínez. Es impresionante que a casi 10 años del caso, no se haya federalizado... Interesante la aclaración de la Secretaría de Economía sobre Minera y Metalúrgica del Boleo, en la que se explica que esta empresa opera la mima de Santa Rosalía, en el municipio de Mulegé, Baja California Sur. “El proyecto minero inició su construcción en diciembre de 2010, con una inversión de  mil 717 millones de dólares, y entró en producción en 2015. La empresa produce cobre, cobalto, zinc y manganeso·, dice la Secretaría de Economía. .Y añade que se “solicitó una ampliación de su Manifestación de Impacto Ambiental, en la que pidió una ampliación de su mina por 446 hectáreas contiguas a su actual operación. Esto se debe a que la vida de la mina principal va agotándose y sus reservas de mineral se encuentran en este terreno adjunto”. .Concretamente indica que “El Boleo cuenta con la superficie de concesiones mineras en orden, por lo que no está solicitando concesiones mineras”...  Este fin de semana se reunieron el presidente Andrés Manuel López Obrados y Carlos Slim Helú en Palenque, para abordar principalmente temas relacionados con la economía y con el Tren Maya, del cual el empresario tiene concesionados algunos tramos. Lo que vale la pena mencionar es que ahora este tipo de reuniones, aunque sean en un lugar privado (la finca del presidente), se hagan públicas, lo que favorece la transparencia real... Algo que a todos nos interesa es el futuro del trabajo a distancia. Al respecto, Zoom Video Communications, señala que a partir del año pasado, el mundo del trabajo cambió drásticamente y da a conocer que en una encuesta se encontró que la mayoría de los trabajadores esperan ansiosamente regresar a la oficina (66 por ciento). También precisa que  65 de los encuestados que han estado trabajando desde casa durante el año pasado, dijeron que un entorno de trabajo híbrido era su modelo de trabajo ideal...  Sobre este tema Sergio Pérez Castilleja, director ejecutivo de Cuentas Corporativas en América Latina de Newmark, señala que “el trabajo remoto debe de ser solo una alternativa más en la gama de espacios que se ofrece a la fuerza laboral, dentro de los que se encuentra la oficina corporativa y los espacios colaborativos o coworking que incluyen espacios de oficinas temporales o desde una cafetería, un parque u otros espacios”. Dijo también que Estudios recientes en Estados Unidos indican que solo el 19 por ciento de la planta laboral prefiere trabajar la totalidad del tiempo desde casa; mientras 52 por ciento está de acuerdo con tener la flexibilidad de ir a la oficina... La empresa productora de material de escritura  y arte (lápices, plumas, crayolas y más) Faber-Castell informó que gracias a 10 ml hectáreas de bosques de su propiedad de la empresa, sostiene una producción neutra de carbono. Según una reciente auditoría ha podido reducir sus emisiones en 26  por ciento. Concretamente disminuyó 12 mil toneladas de CO2 en solo un año. Esto equivale aproximadamente a la misma cantidad que produciría un automóvil de pasajeros típico conduciendo alrededor de 70 millones de kilómetros.  

filó[email protected] 

 

Notas Relacionadas

El filósofo del metro