COVID 19: Sectores poco solidarios/ 2

COVID 19: Sectores poco solidarios/ 2

Foto:Reuters

 

En octubre pasado, cuando la pandemia había bajado de nivel y nos encontrábamos en semáforo amarillo, escribí una columna sobre los sectores menos solidarios con la sociedad (https://almomento.mx/diario-ejecutivo-covid-19-y-sectores-menos-solidarios/). Hoy, que estamos en semáforo rojo y con niveles récord de fallecimientos y contagios, reitero la información, pero con más elementos. 

Lamentablemente, la pandemia que vivimos ha sacado lo peor y lo mejor de los seres humanos. Y en algunos casos lo que ha sobresalido es la poca solidaridad hacia los semejantes “incluso poniendo en riesgo la estabilidad de las familias y hasta vidas humanas, por el simple hecho de querer mantener su status sin hacer las concesiones necesarias que amerita una situación de emergencia como la que hemos vividos los mexicanos en los más recientes ocho meses”, como lo escribía hace tres meses. 

A pesar de que aún faltan muchos datos por conocerse de lo que sucedió durante 2020, ya han comenzado a salir algunos indicios de cómo algunos sectores se han beneficiado de la sociedad, ya sea elevando precios o manteniendo esquemas de amenaza contra una gran parte de la sociedad que enfrenta la mayor crisis en varias generaciones. 

1.-Jueces y abogados.- Pongo en primer lugar al gremio de los abogados, coludidos con jueces (muchos leguleyos tienen su juez de cabecera para agilizar procesos y hacer, como se dice en su argot “chicanadas”), porque a pesar de estar trabajando el Poder Judicial a poca capacidad, aun así, se dan tiempo para afectar a personas y negocios en aras de una “justicia” basada en intereses económicos. Concretamente fui testigo de cómo una vecina fue sacada de su casa por actuarios precisamente el 31 de diciembre, junto con sus hijos menores de edad, para favorecer a una mujer (la madrastra de la vecina) en un juicio en el cual es previsible que el representante de la justicia fue motivado por varios miles de pesos. Pero así ha sucedido también con negocios que de repente son desahuciados sin pudor legal alguno. Pero eso sí, los organismos de abogados se la pasan, casi cada semana, redactando comunicados de prensa en contra de las decisiones del gobierno ¿Se vale que exijan justicia cuando son capaces de poner en la calle a una mujer y sus hijos menores de edad precisamente el 31 de diciembre? 

2.- Almacenes.- Quizá otro de los sectores que se han mostrado más faltos de solidaridad con la sociedad son los almacenes y tiendas departamentales que, eso sí, mantienen sus tiendas abiertas en línea para surtir mercancías a domicilio. Pero, de acuerdo con una nota publicada este domingo por La Jornada, mantienen tasas  de interés muy acordes con la usura. Las tiendas Coppel, a través de su banco, cobran 59.9 por ciento de interés anual; Elektra, por medio de Banco Azteca, mantiene tasas de 70 por ciento; Suburbia 74 por ciento; Palacio de Hierro 59 por ciento... y así casi todas. 

3.- Autoservicios.- Las tiendas de autoservicio siguen por el mismo rumbo de altas tasas de interés: Bodega Aurrera cobra una tasa de 75.1 por ciento, Walmart 74.5 por ciento,  Soriana 74.51 por ciento, Sam’s Club, 63.2 por ciento y  Cotsco 53.95 por ciento. Pero quizá eso no sea lo más grave, sino que durante la pandemia han recurrido a una práctica que se ha convertido en el pan de todos los días: aumentar precios sin subirlos. ¿Cómo? Bajando el contenido de los productos. Así pueden verse que las bolsas de azúcar que antes eran de un kilo, ahora son oficialmente de 800 gramos. Es muy probable que por estas prácticas abusivas, las ventas en las empresas que pertenecen a la Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicio y Departamentales (ANTAD) hayan tenido en 2020 el peor año de su historia, a pesar de que sus tasas de interés rondan con la usura y con el anatocismo. 

4.- Bancos y Casas de empeño.-Nada más para seguir con el tema de las tasas de interés, los bancos no cantan mal las rancheras, pues según la nota de La Jornada, dos de las principales instituciones de crédito extranjeras que operan en México, Citibanamex y BBVA, mantienen tasas de interés de 56.18 y 67.13  por ciento, respectivamente, a pesar de que la tasa de interés de referencia del Banco de México se ubica en 4.25 por ciento, uno de sus niveles más bajos de la historia. Y desde luego, en enero, las casas de empeño que son tradicionalmente una fuente de financiamiento para millones de mexicanos, también cobran intereses desmesurados, a pesar de que en 2020  aumentaron de 125 mil a 175 mil operaciones diarias. Las tasas de interés en estas casas de empeño (según otro reportaje de La Jornada firmado por Braulio Carbajal) oscilan entre 73 y 250 por ciento al año. 

5.-Salud privada.- Muchas son las historias y los reportajes publicados sobre los altos precios que cobran los hospitales privados por atender pacientes en esta temporada. Se mencionan precios que oscilan desde 100 a 750 mil pesos diarios, de acuerdo con las necesidades y características de cada enfermo. Pero lo peor es que hay cientos de casos en que los familiares han tenido que malbaratar su casa para poder pagar la hospitalización de un paciente por solo dos o tres días. A esta historia de falta de solidaridad se suma la falta de abastecimiento de muchos laboratorios a las farmacias privadas (por cambios de imagen de productos o simplemente por la práctica de esconderlos para después aumentarles de precio) y el encarecimiento de las medicinas y de los productos de uso común para la higiene sanitaria dentro de la pandemia. Quizá el caso más concreto es el del alcohol. Un litro costaba, en 2019, alrededor de 40 pesos ahora ya se ha generalizado entre 80 y 110 pesos en las farmacias privadas. 

6.- La CFE.- Retomo el caso que escribí hace unos meses: “Dentro del sector público la institución que menos solidaridad ha mostrado con la sociedad es precisamente la CFE que no solo aumentó el monto de los recibos que los usuarios tienen que pagar (supuestamente sin aumentar las tarifas), sino que ha incurrido en la inhumana política de cortar el servicio de manera sumaria, dejando a cientos de miles de ciudadanos sin luz, en los momentos en que este servicio es una de las necesidades básicas”. La situación no ha cambiado. Incluso algunos prestadores de servicios públicos en manos privadas sí han manifestado solidad con la sociedad. Por ejemplo, mi paquete de telefonía móvil (en Telcel) no ha subido de precio. Tengo mis dudas en lo que se refiere al gas natural y necesito mi próximo recibo para poder hacer comparaciones. Por eso grave la actitud de la CFE pues se calcula que en 2020 hubo alrededor de tres millones de cortes de servicio. 

7.- Inversionistas y renteros.- Quizá usted no lo sabe, pero en buena medida el hecho de que los bancos y las tiendas de autoservicio y departamentales cobren altas tasas de interés y mantengan altos precios en sus productos se debe a que deben de rendir cuentas a sus inversionistas, muchos de ellos personas ricos que viven de sus rentas (no sólo físicas, sino bursátiles). En este sentido los inversionistas de la Bolsa Mexicana de Valores no perdieron en 2020 e incluso ganaron, y mucho. Esta situación no es privativa de México en donde las empresas bursátiles deben rendirles cuentas a los 200 mil clientes de las casas de bolsas (que en muchas ocasiones son ellos mismos que se pasan el dinero de una bolsa a otra), sino que es mundial. Por eso, ya se disputan el primer logar como el hombre más rico del mundo  Elon Musk, de Tesla y  Jeff Bezos, de Amazon, ambos con fortunas  arriba de los 700 mil millones de dólares (cifra cuatro veces superior al de las reservas internacionales de México) y Bloomberg consideró que a pesar la pandemia, las 500 personas más ricas del mundo agregaron 1.8 billones de dólares a su patrimonio neto combinado y ahora valen 7.6 billones de dólares. 

Dice el filósofo del metro: Entre las bolsas y los bolsillos hay mucha diferencia: las bolsas ganan, los bolsillos sueñan con no perder. 

Tianguis 

Finalmente esta semana Donald Trump dejará la Casa Blanca para que asuma la presidencia estadounidense Joe Biden. Fuera de todos los escándalos relacionados con el proceso electoral, habrá que esperar que la llegada de un demócrata no sea tan negativa para nuestro país. Hay quienes aseguran que hay cierta enemistad entre el presidente mexicano y quien será su nuevo homólogo del vecino del norte y que eso perjudicará (aunado al caso de Salvador Cienfuegos) las relaciones entre los dos países. Estoy convencido de que no será así y que si la llegada del nuevo mandatario estadounidense no es benéfica para México, será porque históricamente, con los gobiernos demócratas, a nuestro país no le ha ido nada bien en economía. Ojalá el nuevo inquilino de la Casa Blanca no actúe contra las remesas que se han convertido en la primera fuente de divisas, aún con la pandemia... Este lunes se reanudan las mesas de trabajo entre iniciativa privada, autoridades y sector laboral para llegar a consensos en materia de subcontratación. Las negociaciones se pospusieron luego de que el presidente López Obrador, junto con empresarios y trabajadores solicitaron al Poder Legislativo un mayor debate sobre el caso.  Ya van dos acciones de parlamento Abierto que se realizan sobre la subcontratación y ahora será la tercera (¿la tercera es la vencida?). Por lo pronto, parece ser que ya hay algunos puntos de acuerdo. Uno de ellos es que no se requiere prohibir el esquema, sino hacer cambios en la regulación para evitar la ilegalidad. Otro es que se cree un padrón nacional de empresas de subcontratación, que pudiera transparentar y homologar las actividades de dicho sector... Por cierto que es interesante que la diputada del Partido del Trabajo, María Rosete, hizo un llamado urgente para regular el trabajo en el espacio público, porque representa 60 por ciento de la economía nacional. Concretamente presentó una iniciativa que reforma los artículos 5°, 25 y 123 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, para dar certeza jurídica y regular el trabajo en el espacio público. La legisladora consideró que es necesario otorgar a trabajadores informales herramientas legales para dotarlos de derechos y obligaciones... El Presidente de la Central Campesina Independiente, José Amadeo Hernández Barajas, dijo que la sequía y escasez de agua en las presas del país se suma al acelerado número de campesinos muertos por el COVID-19. Todo esto, dijo, dejará un limitado ciclo agrícola, que propiciará un aumento en el precio del trigo panificable y en maíz por lo que pan y tortilla irán al alza dentro de la Canasta Básica Alimentaria del mexicano. En el 57 Congreso Agrario Nacional señaló que “la pandemia del Covid-19 ha puesto en peligro al campo” con miles de muertos no contabilizados, aseguró que además “se prevé un año seco, por el fenómeno climático de La Niña. 

[email protected] 

Notas Relacionadas

El filósofo del metro