Un presidente que no cedió a presiones

Un presidente que no cedió a presiones

Foto: Internet

 

Este domingo vi a un presidente serio y seguro, que no cedió a las presiones (apoyos a la iniciativa privada, un plan de apoyo emergente con condonaciones y estímulos y hasta cambios en su gabinete) y dio una cachetada con guante blanco a los organismos empresariales que la semana pasada arrecieron sus críticas contra el jefe del Ejecutivo.

Andrés Manuel López Obrador, más que un plan económico (como el que se suponía presentaría acompañado del secretario de Hacienda, Arturo Herrera) para hacer frente a la inminente recesión, ratificó el cambio de modelo económico, para privilegiar a quienes menos tienen por encima de los intereses empresariales.

Concretamente delineó que para salir de la crisis habrá tres puntos medulares: más inversión pública, protección al empleo y honestidad y austeridad.

En el primero reiteró que este año continuarán las construcciones prioritarias para su gobierno, como la refinería de Dos Bocas, Tabasco, el aeropuerto de Santa Lucía, la conexión entre Salina Cruz, Oaxaca, y Coatzacoalcos, Veracruz, y el Tren Maya.

En el segundo punto mencionó (en tres ocasiones y hasta les agradeció el apoyo) los acuerdos con la iniciativa privada, precisamente para preservar el empleo de los trabajadores, a pesar de las consecuencias adversas. Sin embargo no cedió a las presiones de un rescate a los empresarios, señaló que ya no habrá en el país “socialización de pérdidas y privatización de las ganancias”. Aunque en este punto hay tres detalles que podrían considerarse cesiones: la devolución sumaria del IVA a las empresas, la devolución de los tiempos oficiales a los concesionarios de radio y televisión, y los acuerdos para que la iniciativa privada participe en el sector energético, en donde previó una inversión de 339 mil millones de pesos.

Y en el tercero anunció que los altos mandos de su gobierno no recibirán este año aguinaldo, como una forma de ser solidarios ante la emergencia económica ocasionada por el Coronavirus.

Dentro de la inversión y apoyos para promover el mercado interno mencionó no solo las obras de infraestructura, sino los subsidios para adultos mayores, campesinos, pescadores, indígenas, menores con discapacidades y varios aumentos en el presupuesto para atender la salud, como la contratación de 45 mil médicos y enfermeras de manera temporal, un apoyo adicional de cinco mil millones de pesos para que el Ejército y la Marina puedan atender pacientes con Coronavirus y hasta una derrama de 35 mil millones de pesos para que el ISSSTE otorgue créditos a los trabajadores del estado.

También señaló que el Infonavit y el Fovisste continuarán fortaleciendo sus programas de vivienda, lo que podría dar empleo a millones de mexicanos.

En su informe mencionó el “programa de Bienestar y Empleo” para hacer frente a las consecuencias económicas ocasionadas por la pandemia de Coronavirus y en varias ocasiones se refirió a la crisis como algo temporal o pasajero.

Reiteró que el precio de la gasolina seguirá bajo, a diferencia de sexenios anteriores y prometió que “no aumentarán los impuestos ni se crearán nuevos” y que en nueve meses (lo que resta del año) se van a crear dos millones de nuevos empleos, principalmente con apoyo del sector público. En este sentido, informó que la semana próxima se dará a conocer un plan de desarrollo en infraestructura por 300 mil millones de pesos.

Incluso mencionó que habrá dos millones de créditos por parte de instituciones públicas para familias y micro, pequeñas y medianas empresas que se encuentran en problemas. En ese sentido señaló que ahora se atenderán también a los trabajadores y empresarios informales.

Anunció que se reducirán gastos de publicidad y viáticos, se ahorrarán más en compras a proveedores y se intensificará la enajenación de bienes, pero no habrá despido de trabajadores al servicio del Estado.

El domingo por la tarde, hablando solo ante las cámaras, se vio seguro e hizo referencia a cómo el neoliberalismo parece haber encontrado su fin en esta crisis sanitaria, por lo que iteró que en México no caerá en los programas del pasado, pues “modelo económico que solo atiende a las minorías no produce bienestar social”.

En este sentido, el mensaje del domingo del presidente López Obrador está muy en línea con lo que sucede en el mundo. Precisamente el Financial Times, uno de los diarios globales más conservadores del mundo, publicó un editorial en el cual apuesta por soluciones ideológicas muy alejadas de su ideario y que se refieren a que para salir de la crisis ocasionada por el Coronavirus los gobiernos deben tener un papel más activo, incluso en la economía.

“Las reformas radicales deberán estar sobre la mesa. Los gobiernos tendrán que aceptar un papel más activo en la economía. Deben ver los servicios públicos como inversiones, no como cargas, y buscar fórmulas para que los mercados laborales sean menos inseguros. La redistribución será debatida otra vez; los privilegios de los más ricos serán cuestionados. Políticas consideradas excéntricas hasta ahora, como la renta básica y los impuestos a las rentas más altas, tendrán que formar parte de las propuestas”, dijo el diario, considerado como uno de los principales bastiones del neoliberalismo.

En síntesis, el presidente rechazó las presiones y, por el contrario, habló de consolidar un nuevo modelo económico en el cual se dé prioridad a los sectores más desprotegidos y no se repitan los rescates ni condonaciones. Dice el filósofo del metro: el condón se rompió para que un cambio naciera.

Tianguis

Hablando de planes de rescate, de acuerdo con una investigación de Mexicanos Contra la Corrupción, 26 de los 32 estados del país ya cuentan con medidas para hacer frente a la crisis económica, entre las cuales se encuentran subsidios a desempleados, descuento en impuestos a pequeñas empresas, diferimiento de adeudos fiscales locales, créditos a tasas bajas, financiamiento provisional para pago de nóminas y promoción del comercio a domicilio. El reporte indica que tan sólo 13 de los estados destinaron recursos adicionales por 10 mil millones de pesos para enfrentar la emergencia financiera, otros 13 estaban por definir apenas un presupuesto para sus respectivos programas… Uno de los sectores a los que este domingo el presidente López Obrador destinó mayor importancia es el energético. Al respecto, la Plataforma México Clima y Energía (PMCE), conformada por varias organizaciones, señaló que ante la profunda crisis económica que se avecina derivada de la pandemia COVID-19, es necesario generar empleos por medio de inversión privada, sumada a las que el gobierno federal realice con recursos públicos.Las organizaciones hicieron un llamado al presidente para impulsar la transición energética, mediante los mecanismos que las leyes en la materia hoy ofrecen y a ver al sector privado como un aliado. La Plataforma México Clima y Energía  consideró que la energía eólica y la energía solar son dos de las tecnologías más efectivas para generar electricidad sin producir emisiones de contaminantes que afectan la salud de la población, ni gases de efecto invernadero que ocasionan el cambio climático… Standard & Poors, dio a conocer que el sector de energía es el que presenta la mayor afectación, dado que el precio del petróleo mantuvo una disminución constante hacia los 20 dólares por barril, algo que no se había visto desde el 2002. Esto porque, aparejado a la crisis de salud que afecta la demanda global, la producción petrolera ha aumentado dado el fuerte conflicto entre Rusia y Arabia Saudita. Este último país ordenó a su compañía más importante de petróleo, Aramco, a que aumentara su capacidad de producción ante la renuncia de Rusia de apoyar los esfuerzos de OPEP. Esto afectó a las principales compañías dentro del sector: las acciones de Exxon han bajado - 35.9 por ciento desde el 19 de febrero hasta la fecha, al mismo tiempo que redujo sus gastos y se ha visto limitada en la aplicación de estrategias que los ayuden a mantener una rentabilidad. Y, en el caso de Occidental Petroleum, ésta redujo su dividendo en un 86 por ciento para poder mantener liquidez y poder cumplir sus obligaciones… Interesante que Plan Seguro, la Aseguradora especializada en seguros de salud en México, se sumó a los planes de atención a los enfermos por el Covid19 y lanzó al mercado su producto“Esencial Forte” un seguro de gastos médicos mayores que ofrece la protección y el respaldo necesario ante el coronavirus Covid19. Este producto se enfoca en el cuidado de sus asegurados de manera integral, es decir que les brinda el respaldo financiero para esta enfermedad, así como para otras eventualidades médicas. Entre otros ofrece los siguientes servicios: Gastos médicos hospitalarios y atención médica derivada de la prueba positiva de Coronavirus, estudios de laboratorio, gabinete e imagenología, Equipo de hospital incluyendo respirador artificial, Home Care (oxigenoterapia; enfermera y fisioterapia pulmonar), Atención médica telefónica y a domicilio y Atención psicológica, entre otros… El gobernador de Sinaloa fue el primero priista que propuso que los institutos políticos aporten 50 por ciento de sus prerrogativas estatales de un mes (5 millones de pesos) para integrar una bolsa para MiPyMES. Quirino Ordaz Coppel, exhortó a los partidos políticos a solidarizarse aportando la mitad de sus prerrogativas estatales de un mes, estimadas en cinco millones de pesos, para integrar una bolsa que se multiplicará por 14 y destinarlas como créditos para micros, pequeñas y medianas empresas.

[email protected]

Notas Relacionadas

El filósofo del metro