Sheinbaum debe renunciar, o no habrá justicia

Sheinbaum debe renunciar, o no habrá justicia

Foto: Internet

18-05-2018

El reciente debate entre los candidatos a ocupar la jefatura de Gobierno a la Ciudad de México tuvo su momento más álgido cuando se habló sobre el derrumbe del Colegio Rébsamen durante el sismo del 19 de septiembre de 2017.  La razón es evidente: en esa tragedia murieron 19 niños y niñas y 6  adultos, entre maestras y personal administrativo, y uno de los principales presuntos responsables es Claudia Sheinbaum, entonces jefa delegacional de Tlalpan y ahora aspirante a ocupar la primera magistratura de la ciudad. 

Ese debate difícilmente podría haber ocurrido en un momento más premonitorio: unas cuantas horas previas al encuentro de candidatos sonó la alerta sísmica en la Ciudad de México. Esa alerta provocó la recordación de ese día aciago cuando la tierra tembló hace escasos 8 meses atrás e hizo saltar el corazón a todos los capitalinos. El tema estaba a flor de piel de todos.

Alejandra Barrales, del Frente por la CDMX, Mikel Arriola, del PRI, Purificación Carpinteyro, de Nueva Alianza y Lorena Osornio, independiente, señalaron a Sheinbaum de ser la responsable de errores de la administración al no haber clausurado la escuela desde el primer temblor ocurrido el 7 de septiembre, cuando hubo una advertencia de peligro por parte de responsables de protección civil.

La candidata Sheinbaum respondió a las acusaciones con cuatro afirmaciones. Primero, afirmó que ella siempre mira a la gente de frente y atiende los problemas. Segundo, estableció que los documentos que la liberan de toda responsabilidad están disponibles. Tercero, que nunca  reservó documento alguno del caso. Y, por último, que la verdadera tragedia ha sido el manejo del dinero destinada a la reconstrucción, no la muerte de las personas.     

Alejandra Barrales presentó una grabación de un padre de familia-Alejandro Jurado-exigiéndole a Sheinbaum que recibiera a los padres de los fallecidos para dar cuenta de sus múltiples inconsistencias. Se ha negado, una y otra vez, a recibir a los familiares de los afectados por la tragedia, y evadió presentarse ante la Asamblea Legislativa cuando fue citada para dar su versión de los hechos.

En segundo lugar, la página verificado.mx certificó que en una reunión del Comité de Transparencia de Tlalpan efectuada el 27 de octubre de 2017 se reservó la información referente al Colegio Rébsamen. La reserva se mantuvo hasta que Sheinbaum ya había dejado la jefatura delegacional, con lo cual evitó dar respuesta a reclamos de los ciudadanos damnificados y terceros afectados.

Por otro lado, durante el debate buscó evadir su responsabilidad en este caso alegando que “la verdadera tragedia” del sismo era la falta de claridad en el manejo de los recursos destinados a la reconstrucción. Habría que preguntarles a los padres cuyos seres queridos perecieron qué consideran más trágico: el manejo de dinero o la pérdida de sus hijos.

Verificado.mx da una pista sobre el por qué ocultaron los documentos: al revisarlos, se comprueba que están incompletos y que la delegación fue omisa en el ejercicio de su responsabilidad a la hora de decidir que no clausuraría la escuela después del sismo del 7 de septiembre.

Resulta incuestionable que Sheinbaum, de actuar con sentido ético, debiera renunciar a su candidatura y encarar el proceso de esclarecimiento de las responsabilidades correspondientes al caso del Colegio Rébsamen. No hacerlo es burlarse de la justicia y ser cómplice de un posible homicidio.

@rpascoep

Notas Relacionadas

En el filo

Ricardo Pascoe