¿Hay juegos arreglados en la NFL?

¿Hay juegos arreglados en la NFL?

Foto: https://www.wmstadium.com/

Amigos que gustan del football americano, les damos la más cordial bienvenida a esta su columna PRIMER DOWN.

En esta ocasión les platico que el 15 de septiembre de 1940 los Cardinals, entonces en Chicago, y los Detroit Lions jugaron el partido inaugural de aquella Temporada NFL en el desaparecido War Memorial Stadium.

La noche anterior  y durante la mañana llovió de forma muy intensa, lo que dejó el campo de juego como una piscina.  Ambos equipos acordaron jugar y en el último cuarto, ante lo impracticable del campo, los dos equipos solamente se dedicaron a ejecutar patadas de despeje en primer down, hasta ocho consecutivos, hasta agotar el tiempo.

Este empate, que se sepa, es la única vez en la historia de la NFL en que ambos equipos se pusieron de acuerdo en que ninguno quería perder.

Año 2022. Al terminar la Semana 17 de esta temporada NFL, la liga dio a conocer el calendario de la última jornada, que se jugaría entre el sábado y el domingo y se cerraría, como es habitual, con una edición del Sunday Night Football, partido que se suele asignar a equipos que se juegan un cara o cruz para postemporada.

El empate en récord de 9-7 entre Los Angeles Chargers y Las Vegas Raiders fue la opción más sencilla: el equipo que ganara entraba en postemporada y el perdedor se marchaba. En resumen, un partido de playoffs adelantado.

El reglamento oficial de la liga no contempla que dos equipos puedan pactar un resultado de manera expresa, algo que en principio parece impensable. Sin embargo, sí existe una regla en la que el Comisionado podría intervenir si observa algo sospechoso, en concreto la Regla 17, Sección 2, artículo 1, lo siguiente:  

“El Comisionado posee la autoridad única para investigar e implantar medidas disciplinarias apropiadas y/o correctivas si un acto de un club, una interferencia de personas que no participan en el partido, o una situación ocurre en un partido de NFL que el Comisionado evalúe sea tan extraordinariamente desleal o al margen de las tácticas aceptadas en el football americano profesional que ese acto tenga un gran impacto en el resultado del partido.”

Esta regla es la que debería impedir que dos equipos puedan pactar un empate, pero está pensada para un escenario en el que ambos equipos decidan no competir y arrodillarse en los tres primeros downs para ejecutar el despeje en cuarto down para alejar la pelota. A nadie se le escapa que un caso donde ambos equipos deciden no competir con esta táctica hoy en día es impensable, más aún en un partido emitido por la televisión nacional. En un caso como este, el Comisionado lo tendría muy fácil, descalificar a ambos equipos de la post temporada

Ahora bien, ¿existen escenarios donde un empate es posible sin atentar a la integridad del juego? Sí, claro que pueden existir. 

En el partido jugado en 1940, ninguno de los equipos, en un principio, quiso empatar. Sin embargo, las extraordinarias circunstancias en las que se jugó, así como el miedo a empezar la temporada con una derrota, los llevó a ambos a un pacto de no agresión, algo que, además, solo ocurrió en los minutos finales. 

El otro escenario es que, tras un partido competido, ambos equipos llegasen empatados en el tiempo regular. Y esa fue precisamente la circunstancia en que llegaron el pasado domingo Chargers y Raiders. Tras un espectacular y muy emocionante partido en el tiempo regular, llegó el empate y ello nos llevó a la prórroga. En la misma, ambos equipos jugaron sus posesiones de forma conservadora, conformándose con anotar sendos goles de campo. 

Los Raiders tenían posesión y 4.35 por jugarse, un gol de campo les daba la victoria y el pase a la postemporada, pero un empate también se los daba ¿Había necesidad de arriesgar? Si en ese momento los Raiders deciden correr sin tomar el mínimo riesgo y dejar que el reloj corra nadie se lo hubiera reprochado ¿Y qué hubieran hecho los Chargers con el tiempo que les hubiera podido quedar? Nunca lo sabremos y mejor que nunca lo sepamos.

En esta historia hay una cosa muy cierta: Chargers y Raiders llevan enfrentándose desde 1960, primer año de la American Football League. Antes del domingo se habían visto las caras 124 veces. Ambos equipos se odian deportivamente casi tanto lo hacen Bears y Packers o los Cowboys y Washington, rivalidades históricas de la NFL y donde un empate pactado sería imposible.

Los Chargers nunca se han olvidado de “The Holy Roller”, una de las jugadas más controvertidas de la historia de la NFL y que dio lugar a un cambio de reglamentación. Y desde el domingo, nunca olvidarán que los Raiders los eliminaron de playoffs de una forma tan particular.

Un escenario de empate pactado nunca estuvo en juego, pero uno como aquel de 1940, donde nadie quería perder en los minutos finales sí pudo ser posible, y además hubiera significado algo histórico. Pero hay algo que nadie debe olvidar: en una liga como la NFL, las rivalidades divisionales y algunas rivalidades van mucho más allá.

No sé donde estará Al Davis, el legendario propietario de los Raiders y quien les heredó el gen ganador, pero, esté donde esté, algo es seguro: estará muy orgulloso de estos Raiders. Y algo tendría que decirles a los que sospechan de este tipo de amaños en la NFL. Difícil que en la NFL se dé…de eso estoy seguro…usted que piensa?...

Agradezco su atención a la presente colaboración, y los espero con sus comentarios. Nos veremos en la próxima ocasión de esta su columna PRIMER DOWN…hasta entonces.

 

Notas Relacionadas

Primer Down

Pablo Velasco Venegas