Big Ben: ¿habrá llegado a su fin?

Big Ben: ¿habrá llegado a su fin?

Foto: Ap

Amigos que gustan del football americano, les damos la más cordial bienvenida a esta su columna PRIMER DOWN.

En esta ocasión les platico que este domingo de Semana 4 de la Temporada NFL 2021, Los Green Bay Packers se impusieron en casa 27 – 17 en un partido en el que muy pronto encontraron la respuesta para dominar al equipo de Pittsburgh Steelers, el cual quedó evidenciado junto a su veterano QB Ben Roethlisberger en la realidad de que están atravesando una franca debacle.

Los Steelers abrieron el marcador en el primer cuarto y parecía que podían oponer resistencia, sin embargo, después de esos primeros siete puntos, no hubo mucho más por parte del ataque de los visitantes, que no volvió a entrar a la zona de anotación sino hasta bien entrado el último cuarto.

En ningún momento del partido, aunque siempre estuvieron cerca en el marcador, se percibió que el equipo de Pittsburgh fuera a poner en aprietos a los de la bahía verde.

La línea ofensiva constantemente colapsaba frente a Ben Roethlisberger quien, por más que trataba de escapar de la presión rara vez lo logró. Su movilidad ya se ve extremadamente reducida y sus pases en general se ven con poca precisión, sobre todo, cuando tiene que salir de la bolsa de protección.

Diontae Johnson obtuvo 92 yardas y un touchdown, sin embargo 45 de ellas vinieron en una sola jugada.

Este era un juego que se prestaba para que el corredor novato Najee Harris brillara, ya que la frontal de los Packers había permitido 100 yardas o más por partido a sus rivales en el juego terrestre, sin embargo, consiguió únicamente 62 en 15 acarreos y no obtuvo ayuda de ningún otro jugador en este departamento.

La idea de que este equipo puede llegar lejos jugando buena defensiva está, poco a poco, quedando atrás, ya que por momentos sus rivales en semanas consecutivas han movido el balón con facilidad.

Esta tarde, el QB Aaron Rodgers, en un día en el que no se exigió demasiado lanzó para 248 yardas para 2 TD y completó más del 72% de sus pases. El veterano WR Randall Cobb y el estelar Davante Adams se combinaron para más de 130 yardas, con dos touchdowns para el primero en su mejor día desde que volvió a Green Bay este año.

A pesar de que la frontal golpeó a Rodgers y consiguieron 3 sacks, no fueron suficientes para hacer la diferencia en el partido.

Como en otras ocasiones vimos que los equipos especiales de Pittsburgh también jugaron un papel importante, realizando buenas patadas de despeje que volteaban la posición de campo y bloqueando un intento de field goal, el cual fue eliminado por un dudoso castigo de fuera de lugar.

De no haber anulado esta jugada, el partido se habría cerrado mucho más antes del medio tiempo, sin embargo, vivir de jugadas de equipos especiales no es algo sostenible.

Al final de cuentas, hoy vimos a un triste equipo de los Steelers que no logra infundir una sensación de verdadero peligro a la ofensiva y que su defensiva, por más que realiza buenas jugadas, no marca diferencia. Una verdadera debacle que puede llevar a que el head coach Mike Tomlin registre la primera temporada perdedora en su estancia con el equipo, y en mucho se debe a las actuaciones de su comandante de ataque, Ben Roethlisberger, o mejor conocido como el Big Ben, pero a estas alturas de su carrera, sería nombrado Little Ben… ¿su carrera ya viene cuesta abajo?

Agradezco su atención a la presente colaboración, y los espero con sus comentarios, en la próxima ocasión de esta su columna PRIMER DOWN…hasta entonces.

 

Notas Relacionadas

Primer Down

Pablo Velasco Venegas