Ahora pegarán donde mas duele

Ahora pegarán donde mas duele

Foto: https://www.spanishbowl.com/

Amigos que gustan del football americano, les damos la más cordial bienvenida a esta su columna PRIMER DOWN.

En esta ocasión les platico que la pandemia actual de COVID-19 sigue afectando al mundo de la NFL, pero con vacunas ya disponibles para los jugadores, esta vez la liga será más rígida que el año pasado. Este jueves la NFL avisó a todos los equipos haciéndoles saber que de tener casos de COVID y no poder reagendar sus encuentros, dichos partidos se verán obligados a perderlos. Sin embargo, esta no es la única implicación de carácter mayor.

Este jueves, la NFL dio a conocer que envió un comunicado a todos los equipos donde les hace saber que si durante la Temporada NFL 2021  llegara a surgir un brote de COVID-19 entre los jugadores no vacunados y causa que un juego tenga que ser cancelado en su fecha original programada, el juego se perderá.

Más tarde se dieron los detalles, y este es el resumen. En caso de registrar un brote de COVID-19 en un equipo y su juego debe cancelarse:

Dicho juego no podrá ser reprogramado en fecha posterior.El equipo de donde procede la infección perderá el juego por default y la derrota contará para fines de sembrado de playoffs del equipo en cuestión. El equipo que registró dicha infección enfrentará multas y sanciones adicionales por violación de protocolo. NINGUNO de los dos equipos involucrados en el juego  cancelado recibirá la paga correspondiente por la celebración de dicho juego.

Ya veíamos mecanismos de presión por parte de la liga para llevar a los jugadores a que se vacunaran, siempre bajo el entendido de que esta es una decisión personal y, por ello, no se les puede obligar abiertamente a hacerlo.

El paso más reciente que la liga ha dado en este sentido, es el más firme hasta el momento, ya que tendrá implicaciones directas en la competitividad y los resultados deportivos de los equipos y, por si fuera poco, también en las finanzas, tanto del equipo responsable de la suspensión de un partido, como de los jugadores de ambos equipos involucrados.

Acabamos de ver un offseason en el que los equipos fueron mesurados por tener un tope salarial restringido por las pérdidas económicas de la temporada pasada, pero es posible argumentar que esto solo afectó a los agentes libres; sin embargo, una medida como esta afectaría desde el dueño de la organización hasta el último hombre del roster y, como siempre, los más afectados serán estos últimos, que proporcionalmente tendrán pérdidas más grandes. Vamos, no es lo mismo quitarle $50,000 dólares a un multimillonario dueño, que $1,000 a un jugador que gana el salario mínimo de veterano (que ronda los 660 mil dólares al año).

Recordemos un ejemplo ilustrativo de la temporada pasada; los Pittsburgh Steelers. Parecía que cada que había un movimiento de calendarización de un encuentro, ellos estaban involucrados, sin embargo directamente nunca tuvieron un problema de brote. Si algo similar pasara esta temporada, ahora el equipo tendría muchas más herramientas para protestar e intentar llevarlo a las últimas consecuencias.

Anticipo que esta medida, al momento que sea aplicada la primera vez, dejará espacio para que se hagan presentes los abogados. Demandas por parte de jugadores, argumentando su derecho a no vacunarse, u otras de los jugadores que no recibieron su paga por negligencia de alguien más, podrían presentarse sin problemas en las cortes.

Es claro que la NFL está arrinconando cada vez más a los jugadores para que reciban su esquema completo de vacunación, desde mi punto de vista, encontraron los puntos más sensibles: los resultados deportivos y las finanzas personales...o como la ven?

Agradezco su atención a la presente colaboración, y los espero con sus comentarios, en la próxima ocasión de esta su columna PRIMER DOWN…hasta entonces.

Notas Relacionadas

Primer Down

Pablo Velasco Venegas