Dos grandes legados

Dos grandes legados

Foto: Ap

Amigos que gustan del football americano, les damos la más cordial bienvenida a esta su columna PRIMER DOWN.

 

En esta ocasión les platico que, las curiosidades de la vida quisieron que, en el mismo día, 11 de junio, nacieran dos de los más grandes iconos en la historia de la NFL. La leyenda de los Green Bay Packers, el Head Coach, Vince Lombardi y uno de los mejores quarterbacks de la historia, Joe Montana.

Es cierto, del primero todo lo que sabemos es por haberlo leído y visto en videos y al segundo lo vi jugar muy poco. Sin embargo, investigando y leyendo un poco, es suficiente para conocer que ambos fueron más allá de las estadísticas: fueron gente que revolucionó este deporte.

Primeramente, el legado de Vince Lombardi nos lleva a creer que el trofeo que se le otorga al campeón de la NFL lleva su nombre solamente por haber ganado los dos primeros Super Bowls de la historia es erróneo. Antes de ello, Lombardi ya había sido nombrado dos veces Mejor Coach del Año y tres veces campeón de la antigua NFL.

Pero, sobre todo, Lombardi creo una filosofía de vida en torno a este deporte. Sacó el ovoide del campo y nos lo entregó en las manos sin importar nuestra profesión. “Ganar no es lo más importante… es lo único” ha trascendido a culturas y formas de ser que no tienen nada que ver con el Football Americano.

De aquí, se desprende todo un legado donde aprendemos de Lombardi por sus frases, por sus éxitos, por lo que hizo dentro del campo, pero sobre todo por el impacto que sigue teniendo hasta nuestros días más allá de un trofeo que se le entrega al ganador.

La NFL simplemente no sería la misma sin una figura como esta que le hizo entender a los jugadores que lo hecho en el campo permea en la vida de los demás y va más allá de algo tan burdo como si saben lanzar o atrapar un balón.

Por otro lado, el legado de Joe, hasta hace poco, entre los fans del football americano buscaban a toda costa determinar si Tom Brady ha logrado superar a Joe Montana como el mejor quarterback en la historia de la NFL. Más allá de los gustos personales de cada quien, y de que es muy complicado rebatir que Brady ha superado a Montana, basta poner algunas cosas sobre la mesa para entender la grandeza del QB de San Francisco y los Kansas City Chiefs.

Hasta antes del cuarto campeonato de Brady, no existía ni siquiera la duda sobre quién era el más grande. Montana dejó atrás a leyendas de la posición como Roger Staubach, Otto Graham, Johnny Unitas, Bob Griese, Bart Starr o Terry Bradshaw; sí, todos geniales, pero, por triunfos, campeonatos y forma de juego, no había debate: Montana los veía a todos desde el trono supremo.

Números aparte. Montana es ejemplo de liderazgo, es enseñanza de cómo comportarse en momentos de presión diciendo un chiste a sus compañeros durante una de las series más famosas en la historia de los Super Bowls. Si quiere ser un líder en su vida, vea a Montana dominar este deporte.

Montana es ejemplo de profesionalismo al saberse comportar fuera del campo y sobre todo, cuando entendió la llegada de otro tipo como Steve Young. Sí, Montana también tenía su orgullo, pero cuando se fue, jamás habló mal de Young o sus excompañeros de equipo, Montana esperó su revancha en el campo, demostró con Kansas City que podría vencer a sus propios 49ers y jamás dijo algo fuera de lugar. Entender que tu mejor momento ha quedado en el pasado es humildad y profesionalismo. Montana tenía un mundo de ambas cosas.

Este es un pequeño homenaje a dos de las más grandes figuras de la NFL por la eternidad por el día de su cumpleaños. ¿Qué enseñanzas les dejaron Vince Lombardi y Joe Montana para sus vidas?

Agradezco su atención a la presente colaboración, y los espero con sus comentarios, en la próxima ocasión de esta su columna PRIMER DOWN…hasta entonces.

Notas Relacionadas

Primer Down

Pablo Velasco Venegas