Turbulencia en nuestro football

Turbulencia en nuestro football

Foto: elvigia.net

Amigos que gustan del football americano, les damos la más cordial bienvenida a esta su columna PRIMER DOWN.

 

En esta ocasión les platico que, como se los platicaba hace una semana, en mi intervención del pasado 5 de marzo, hay un conflicto generado por el movimiento de un elemento regiomontano. Su nombre, Brandon Niebla.

Este jugador, receptor abierto, nacido en Baja California y enrolado con los Auténticos Tigres de la UANL en 2018 y 2019, decidió dejar las filas regias, para formar parte de los Pumas CU.

Niebla ha sido reconocido como uno de los mejores receptores en la actualidad. En caso de que haya temporada de Liga Mayor en 2021, estaría jugando su cuarto año de elegibilidad, su primero con los Pumas de Ciudad Universitaria. El atleta tiene la mira puesta en poder integrarse al International Player Pathway Program de la NFL, del cual los mexicanos Máximo González, Isaac Alarcón -hoy jugador de la escuadra de prácticas de los Dallas Cowboys- y Alfredo Gutiérrez han sido partícipes en los últimos tres años.

Todo iba bien de acuerdo a los planes de Brandon. Sin embargo, de repente, todo ha dado un giro de 180 grados, al saberse que se ha dado marcha atrás a dicha decisión y que en Pumas dijeron que siempre no iba a ser recibido.

Y las dudas se dan en razón a que, de buena fuente nos enteramos que un par de elementos de Borregos Salvajes Campus Estado de México, se enrolarían en las filas de los del Pedregal. Menuda bronca se desataría y que no sabemos las repercusiones que acarrearían.

Aquí el punto es, que no hace muchos años atrás, hubo una guerra entre los equipos de las máximas instituciones académicas de nuestro país, UNAM e IPN, en contra de las instituciones privadas, léase UDLA y Tec de Monterrey, lo que trajo como consecuencia la salida de estas dos últimas de la ONEFA y decidieron formar su propio frente y organizar su torneo. Y cual fue el problema? El llamado pirateo de los equipos de instituciones privadas hacia los de las públicas.

A casi una década de haberse dado tal fractura, ahora vemos como jugadores de equipos del Tec en sus diversos campus y de Aztecas de la UDLAP emigran a conjuntos de las públicas; hecho que, debido a la pandemia y crisis económica generada por la misma, muy posiblemente generarían una desbandada de jugadores que, aunado a los cambios en la reglamentación de la elegibilidad en la ONEFA, causarían un efecto inverso: privadas nutriendo a las públicas.

Créanlo amigos, un efecto inverso que definitivamente, va a desatar polémicas. Y si no, ya tuvimos un ejemplo en la última temporada jugada en 2019, cuando las Águilas Blancas del IPN con tres refuerzos provenientes de equipos del Tec, se vieron fortalecidas y llegaron a la final en ONEFA. Ya hubo voces que se levantaron y criticaron tal acción.

Definitivamente, en un año aun afectado por la pandemia de COVID 19, donde aún no se ha definido si se jugará la temporada de categoría mayor, los demonios están desatados y soplan vientos de guerra…y lastimosamente se dan fuera de los emparrillados. Se dan en las mesas, donde se determinan los horizontes de nuestro football y que lastimosamente los más afectados son los jóvenes que quieren practicar su deporte, a la par de llevar sus estudios.

¿Qué va a pasa con Brandon Niebla? ¿Será recibido por los Pumas CU, o de plano, tampoco los Auténticos lo recibirían de nuevo?

Acaso, ¿ahora llamaran pirateo los equipos de la publicas que reciban jugadores de las instituciones privadas?

Definitivamente ya no sabemos que está pasando y, sobre todo, que va a pasar con nuestro football…un remolino de conflictos nos espera.

Agradezco su atención a la presente colaboración, y los espero con sus comentarios, en la próxima ocasión de esta su columna PRIMER DOWN…hasta entonces.

Notas Relacionadas

Primer Down

Pablo Velasco Venegas