Que es Tampa Bay para la NFL

Que es Tampa Bay para la NFL

Foto: Internet

 

Amigos que gustan del football americano, les damos la más cordial bienvenida a esta su columna PRIMER DOWN.

En esta ocasión les platico que el Super Bowl LV está a la vuelta de la esquina: los Tampa Bay Buccaneers tendrán el honor de ser el primer equipo de la NFL en jugar el Super Bowl en su propia casa, con lo que una gran historia está por escribirse. Sin embargo la historia que está detrás de este equipo vale la pena darse a conocer.

Hugh Culverhouse fue un abogado y empresario muy importante a mediados del Siglo XX, con gran influencia económica y política. En 1972 Culverhouse tenía un acuerdo verbal con Dan Reeves quien era el dueño de los Rams y se había encargado de llevar el equipo a Los Ángeles; sin embargo, de último momento Robert Irsay, padre de Jim Irsay, actual dueño de los Colts, le “ganó” la franquicia a Culverhouse.

En un movimiento que le dolió a Culverhouse como una traición, el dueño original de la franquicia de los Baltimore Colts, Carroll Rosenbloom, le ofreció un trato a Irsay padre para intercambiar franquicias, así, la familia Rosenbloom se quedaría con los Rams y los Irsay con los Colts.

Tras la amenaza de Culverhouse de demandar a los dueños y la liga, y ante la gran influencia de este personaje, la NFL decidió ir por el camino de la paz y otorgarle una franquicia de expansión de las dos planeadas para ese momento. Así, en 1976 los Tampa Bay Buccaneers, junto con los Seattle Seahawks, se unieron a la NFL. Curiosamente los Bucs debutaron en la AFC West, pero en 1977 se cambiaron a la NFC Central donde estuvieron hasta el 2001 con la creación en 2002 de la NFC South.

Lamentablemente para los nuevos aficionados del equipo, vendrían años muy oscuros para la franquicia: 0-14 en su primera temporada y un 2-12 en 1977 que extendió su racha a 26 juegos sin victoria. Junto a las derrotas, con los años llegaron duros golpes, como perder a Doug Williams, no ser capaces de firmar a Bo Jackson con la primera selección global e incluso perder a Steve Young.

Por otro lado, si bien la franquicia deportivamente era la caricatura de la liga, Tampa Bay en los negocios era todo lo contrario. Gracias a su localización, desarrollo logístico y clima, esta sede fue tomando protagonismo y se volvió uno de los centros neurálgicos de la NFL para albergar su producto estelar: el Super Bowl.

El 22 de enero de 1984, esta región de corsarios fue anfitriona del Super Bowl XVIII donde Los Angeles Raiders de Marcus Allen destrozaron a los Washington Redskins por 38-9. Siete años después, en 1991, recibieron otra gran edición en el Super Bowl XXV, cuando los New York Giants de Bill Parcells sobrevivieron al gol de campo fallado de Scott Norwood para la victoria 20-19 frente a los Bills de Jim Kelly.

Con la muerte de Hugh Culverhouse en 1994, la familia decidió vender el equipo a la familia Glazer encabezada por el patriarca, Malcolm. Los nuevos dueños decidieron invertir de inmediato en el equipo y construyeron el Raymond James Stadium en 1998, acción que le valió a la ciudad recibir un nuevo Super Bowl en 2001, la edición XXXV donde los Baltimore Ravens de Ray Lewis vencieron a los New York Giants por 34-7.

La ciudad de Tampa no tuvo que esperar mucho para recibir otra alegría pues los Buccaneers que Tony Dungy construyó recibieron la cereza en el pastel en 2003 cuando, ya bajo el mando de Jon Gruden, conquistaron el Super Bowl  XXXVII tras aplastar a los Raiders 48-21 en su única aparición en un Super Bowl hasta esta edición LV.

La última gran fiesta que recibió este estadio fue el Super Bowl XLIII donde de forma dramática los Pittsburgh Steelers vencieron de último momento 27-23 a los Arizona Cardinals, en el que para muchos puede ser el mejor Super Bowl de la historia.

Curiosamente en aquel 2002 fue la última vez que los Buccaneers ganaron un juego de Playoffs como local y precisamente durante el Super Bowl XXXVII fue la última vez que ganaron un juego de Playoffs hasta este 2020 donde tendrán la oportunidad de ganar nuevamente en casa, aunque de manera “administrativa” en el Super Bowl LV.

Lamentablemente, debido la pandemia no será la fiesta que todo el mundo en Tampa Bay hubiera esperado hace un año, sin embargo, será una ocasión muy especial pues, por primera vez en la historia los últimos dos ganadores del Super Bowl se enfrentarán en lo que puede ser un duelo soñado para muchos.

Así que esto es Tampa Bay, una ciudad de grandes batallas, gran historia, que está a pocos días de recibir la más grande batalla entre el antiguo emperador que desembarca para reclamar su corona y el gran revolucionario que viene a luchar el fin de la tiranía.

Agradezco su atención a la presente colaboración, y los espero con sus comentarios, en la próxima ocasión de esta su columna PRIMER DOWN…hasta entonces.

Notas Relacionadas

Primer Down

Pablo Velasco Venegas