A punto de declinar

A punto de declinar

Foto: Internet

Amigos que gustan del football americano, les damos la más cordial bienvenida a esta su columna PRIMER DOWN.

En esta ocasión les platico que, a medida que el número de contagios por coronavirus en Estados Unidos rompe récords casi de manera diaria, la posibilidad de jugar la temporada del College Football de la NCAA en primavera del 2021 cada vez parece ser más realista.

Este lunes, múltiples medios estadounidenses han reportado que los entrenadores de las escuelas de la Ivy League se están preparando para que la temporada de football americano en 2020 se posponga.

La Ivy League es la conferencia atlética que conjunta a ocho de las instituciones educativas de élite con mayor prestigio académico en la unión americana: la Universidad de Brown, la Universidad de Columbia, la Universidad de Cornell, el Colegio de Dartmouth, la Universidad de Harvard, la Universidad de Pensilvania, la Universidad de Princeton y la Universidad de Yale. En el football americano, están colocados en la División 1-A.

Reporteros norteamericanos afirman que las decisiones que la Ivy League tome respecto al futuro de su temporada de football americano podrían influir fuertemente en lo que siga para la División 1 en su conjunto.

Las expectativas de una temporada primaveral tomaron más fuerza luego de que Harvard, la tercera mejor universidad del mundo, anunciara que el resto de su calendario académico 2020-2021 se realizaría a distancia y de manera virtual, desechando las clases presenciales por lo que falta del año.

El pasado 4 de julio, un reportaje del New York Post también enfatizaba que la temporada del football americano universitario parece encaminarse al 2021.

“Vas a tener a más de 100 personas en el casillero en una cercanía física. No hay manera de darle la vuelta a eso. Si nos dicen que eso no puede pasar, no veo cómo podemos operar cuando vamos a estar en aviones, en camiones, con grupos numerosos de gente y en hoteles con demás personas. No hay manera de aislar 100 jugadores, mucho menos el staff y los coaches, y luego decir “nos vemos el sábado para un partido”, declaró al medio neoyorquino un entrenador de la División 1.

Los dos equipos partícipes del Campeonato Nacional en 2019, Clemson y LSU, han reportado más de 30 contagios por COVID-19 en las últimas semanas que se reanudaron los entrenamientos de pretemporada.

Al inicio del brote viral en los Estados Unidos, la Ivy League fue una de las primeras instituciones deportivas en cancelar eventos. En la víspera del inicio del tradicional March Madness, el torneo de postemporada del básquetbol universitario, la Ivy League declinó su propio torneo, y eso derivó en la eventual cancelación de plato fuerte del deporte ráfaga estudiantil.

La decisión en el football americano, sin embargo, difiere del procedimiento en el básquetbol. La NCAA es el organismo que controla el March Madness y fueron ellos quienes decidieron anular su realización para el 2020. Sin embargo, el College Football Playoff es gobernado por una mesa directiva que incluye 11 universidades distintas. 

Si hay o no una temporada de football universitario en la División 1, el máximo nivel, será decidido por las conferencias y sus comisionados, así como los presidentes y rectores académicos.

La Ivy League comunicó que este miércoles darán a conocer su proceder para los deportes de otoño. El football americano universitario en los Estados Unidos aún tiene mucho por decidir conforme avanza el calendario 2020. Así es que la temporada sigue en suspenso…¿o ya de plano decimos que no?

Agradezco su atención a la presente colaboración, y los espero con sus comentarios, en la próxima ocasión de esta su columna PRIMER DOWN…hasta entonces.

Notas Relacionadas

Primer Down

Pablo Velasco Venegas