Un inmortal guinda: Manuel Rodero

Un inmortal guinda: Manuel Rodero

Foto: Internet

Amigos que gustan del football americano, les damos la más cordial bienvenida a esta su columna PRIMER DOWN.

En esta ocasión les platico que, ya que estamos recordando a grandes personajes de nuestro football, bien vale la pena traer a nuestras mentes a uno de los grandes entrenadores que dejaron una huella imborrable. Nos referimos al gran entrenador Manuel Rodero Garduño, quien es considerado una de las máximas leyendas del football nacional.

Él se hizo cargo de los Pieles Rojas de Acción Deportiva en 1971 cayendo contra los Cóndores por el título, pero hizo a un equipo protagonista desde el inicio, en 1975 y 1989 llevó a los Pieles Rojas al Campeonato Nacional.

Manuel Rodero Garduño, nació el 14 de mayo de 1930.

Estudiante de la Voca-2, Manuel decide en 1946 integrarse al equipo de Juvenil del Politécnico. Dos años después jugó su primera temporada en Intermedia en el único equipo del IPN.

En 1949 y 1950, jugó en esa categoría, pero con la Escuela Superior de Ingeniería y Arquitectura (ESIA). Justo a la mitad del siglo inició su etapa en Liga Mayor con Politécnico como quarterback, portando el número 32.

En 1953 logró su primer título en Intermedia ya con Cheyennes, y de 1956 a 1960 conquistó cinco campeonatos de Liga consecutivos.

Terminando la temporada de 1960 dejó el football americano e inició un negocio de muebles. Su fábrica Rod, S.A. estaba ubicada en la colonia Granjas México.

Regresó al football en 1969, cuando el IPN decidió dividir a sus equipos representativos y crear a los Búhos, Cheyennes y Águilas Blancas.

Al tener varios desacuerdos con la institución, decidió hacerse a un lado y con un grupo de exjugadores Cheyennes crearon un club. Debido a que la Liga exigía representación institucional, fueron al Departamento del Distrito Federal, a su área de deportes que se llamaba “Acción Deportiva”, que les proporcionaron el campo Miguel Alemán, en la colonia Lindavista.

Rodero se hizo cargo económicamente y financió al equipo gracias a su empresa.

La pugna por el nombre, fue otra controversia, pues también había Cheyennes del Poli Blanco. Rodero decidió cambiar el nombre y adoptar el de Pieles Rojas con los colores naranja Texas.

En 1970, mientras autorizaban su ingreso a la liga Nacional, su equipo viaja a Estados Unidos y enfrentó a escuadras texanas como Austin College, Norwood, de Dallas, la Universidad St. Mary’s de San Antonio, entre otros.

Las buenas relaciones de Rodero ayudaron para que, en 1971, la Universidad de Norwood pagara la visita a México y es por primera vez en la historia que se lleva a cabo un juego en el estadio Azteca.

En 1971 entran a la Liga Nacional como Pieles Rojas de Acción Deportiva. La competencia ese año fue que los 10 equipos jugaban entre sí y no había postemporada, y quedaría campeón el equipo con más puntos.

Pieles Rojas terminó la competencia con 8-1, su única derrota fue contra Cóndores por marcador de 10-9, tras la decisión del propio Rodero de jugarse la conversión cuando tenía el empate asegurado.

Fue hasta 1975 cuando lograron redondear una temporada al conseguir el campeonato al vencer en el juego final a los Borregos del Tec por paliza de 52-14, partido que incluso se transmitió por Televisa, fue narrado por Fernando Von Rossum, y jugado en el estadio de la Ciudad de los Deportes, en la colonia Nochebuena, en la Ciudad de México.

En 1977, Pieles Rojas se integró al Instituto Politécnico Nacional, lo que provocó que muchos jugadores se fueran a otros equipos. Durante los siguientes 10 años, Pieles Rojas se adaptó al sistema del IPN, y logra mantener equipos competitivos en la liga y es en 1989 cuando logran el segundo título Nacional, bajo el mando del coach Manuel Rodero.

Fue en ese mismo año cuando renuncia de manera irrevocable al IPN, ya que no estaba de acuerdo con el manejo del football americano que le estaba dando la institución.

En 1990 emigró a Brownsville, Texas con su familia para iniciar una nueva vida.

Ese año nombraron a Sergio Martínez Cuevas como entrenador en jefe de Pieles Rojas y terminaron la temporada en último lugar y por ello descendieron a la Conferencia Nacional.

Rodero regresa a México en 1991 para reintegrar a Pieles Rojas en su campo de Lomas Verdes. Jugaron en la liga Conferencia Nacional (CONA), misma que él había fundado 15 años antes. Alcanzó el tricampeonato de 1991-93.

Después de ese año se fue a radicar con su familia a Estados Unidos.

En 2007 regresó a México por invitación de su compañero de equipo Carlos Yapur, pero el puesto como coach de Burros Blancos el cual deseaba se lo otorgaron a Ernesto Alfaro.

Regresó a Texas donde pasó los últimos días de su vida.

El legado que dejó en la institución durante décadas será recordado por siempre en la historia del Instituto Politécnico Nacional. Sin duda, uno de los grandes de nuestro deporte nacional.

Agradezco su atención a la presente colaboración, y los espero con sus comentarios, en la próxima ocasión de esta su columna PRIMER DOWN…hasta entonces.

Notas Relacionadas

Primer Down

Pablo Velasco Venegas