NFL: Todo bajo control

NFL: Todo bajo control

Foto: Internet

Amigos que gustan del football americano, les damos la más cordial bienvenida a esta su columna PRIMER DOWN.

En esta ocasión les platico que hasta ahora, la NFL podría ser una de las ligas deportivas menos afectadas por la pandemia de Covid-19. Mientras la NBA, MLB o el futbol en prácticamente todo el mundo ha tenido que parar la actividad, el football americano ha tenido su temporada baja con relativa normalidad pese a las medidas de aislamiento social, incluyendo la agencia libre y el draft colegial.

Hace algunos días, la NFL anunció su calendario 2020 manteniendo las fechas habituales de cada año, solo sacrificando los juegos internacionales en Londres y la Ciudad de México. Sin embargo, conforme el coronavirus continúa esparciéndose por Estados Unidos, la posibilidad de ver afectaciones en las fechas.

Los 32 equipos ya han tenido que renunciar a los tradicionales minicamps para novatos, sustituyéndolos por sesiones virtuales a través de herramientas como Zoom. A esto hay que añadir que, a diferencia de otras ligas, que planean regresar a la actividad a puerta cerrada, la NFL está decidida a jugar con público en las gradas.

¿Podríamos ver el Super Bowl en una fecha distinta al 7 de febrero de 2021, incluso marzo? El calendario nos da algunas pistas de los planes de contingencia de la NFL.

Las ciudades que consiguen la sede del Super Bowl deben incluir como parte de su “candidatura” la posibilidad de realizarlo en fechas posteriores en caso de necesidad.

Esto permitiría a la NFL aplazar el arranque de la temporada sin sacrificar partidos, al menos en el caso de una demora corta. Si, por ejemplo, la liga tuviera que esperar hasta la semana 5 para comenzar la actividad, los juegos de las cuatro anteriores se desplazarían al final de la temporada, convirtiéndose en las semanas 18 a 21.

Lo habitual en el calendario regular de la NFL es que los primeros equipos que tienen semana de descanso la disfruten en la fecha 4 y los últimos en la 12, pero en esta ocasión esto se movió al tramo entre la 5 y la 13, con solo dos equipos descansando en esas semanas en particular.

Es un detalle que no llama demasiado la atención, pero que parece otro signo de preparación para potenciales retrasos en el arranque.

Otro aspecto importante es que todos los equipos comparten semana de descanso con sus rivales de la segunda jornada de actividad. Por ejemplo, los Jets reciben a los 49ers en esa semana y ambos paran en la 11. Los Patriots visitan a los Seahawks en la misma fecha y los dos tienen el bye en la 6.

Esto permitiría un fácil reacomodo de partidos si las circunstancias obligan a posponer el arranque de la liga. En el caso de que no se pueda comenzar sino hasta la semana 6, por ejemplo, New England y Seattle podrían disputar su partido en esa fecha en lugar de tener su descanso de inmediato, lo que implicaría una fuerte desventaja competitiva, y recuperarían el “bye” cuando finalmente sea el turno de la “semana 2” original.

En caso de un retraso mayor que requiera un recorte del número de juegos totales, esa misma “herramienta” permitiría tapar los huecos que queden en el calendario por las fechas de descanso y que todos los equipos disputen el mismo número de encuentros.

La NFL quiere jugar un calendario completo, pero también dejó una pista de qué pasaría si no quedara más remedio que sacrificar una porción del calendario por tener que demorar su arranque más allá del margen de maniobra que permita el Super Bowl.

En las fechas 3 y 4 no se disputa ningún juego entre rivales de división, lo que convierte a este bloque en relativamente “prescindible”, aunque nos privaría del Chiefs vs Ravens y el Packers vs Saints, en caso de que la temporada regular se comprima a 14 partidos por equipo.

La pista final de que se ha considerado la posibilidad de una reducción a 12 encuentros está en el reparto de los partidos desde las semanas 1 a la 4. Si bien es normal que algunos equipos empiecen la temporada con un reparto desbalanceado de sus juegos de local y visitante, en esta ocasión las 32 franquicias tienen dos partidos en casa y dos fuera en el primer mes, en todos los casos con una localía y un viaje en las fechas 1-2 y 3-4.

En este caso extremo ya se verían afectados algunas divisiones, pero al menos todos los equipos mantendrían el mismo número de juegos en casa y de visita.

Como podemos concluir, a la NFL no se les va detalle alguno y todo lo tienen “fríamente calculado”. No por nada, son la liga deportiva más importante en el mundo…así nada más.

Agradezco su atención a la presente colaboración, y los espero con sus comentarios, en la próxima ocasión de esta su columna PRIMER DOWN…hasta entonces.

Notas Relacionadas

Primer Down

Pablo Velasco Venegas