Todo por servir…se acaba

Todo por servir…se acaba

Foto: Internet

Amigos que gustan del football americano, les damos la más cordial bienvenida a esta su columna PRIMER DOWN.

En esta ocasión les platico que nos llamó poderosamente la atención, un movimiento en la actual agencia libre en la NFL, y nos referimos a Cam Newton que está buscando nuevo equipo como agente libre. El quarterback fue dejado en libertad por Carolina Panthers días después de que le habían notificado a su agente que podía buscar un cambio a otra franquicia.

Newton llegó a los Panthers como la primera selección global del Draft de 2011 y fue pieza fundamental para convertir un equipo que en 2010 terminó con marca de 2-14.

En su primer año en la NFL, Newton fue Novato Ofensivo del Año y el equipo mejoró su récord a 6-10. Lideró a Carolina a ganar tres años en fila el título de la División Sur de la Conferencia Nacional y los llevó al Super Bowl 50, en el que cayeron frente a los Broncos de Denver.

En 2015 fue el Jugador Más Valioso de la temporada. Para su mala fortuna, el estilo de juego de Cam Newton lo expuso a las lesiones, que mermaron su presencia en el campo en años recientes con lesiones en el hombro y en el pie, que requirieron de cirugías para repararlas.

Después de nueve temporadas, Newton se va con marca de 68-55-1 en Carolina, con 29 mil 41 yardas, con 182 pases de anotación y 108 intercepciones.

Jugó 7 partidos de playoffs con Carolina, siendo su mejor año en 2015 en el que lideró al equipo hasta el Super Bowl tras vencer 31-24 a Seattle y 49-15 a Arizona, para después caer 24-10 con Denver en el Juego de Campeonato de la NFL. La marca de Newton en playoffs fue de 3-4.

Ahora Newton deberá convencer a algún equipo interesado que está sano para jugar. Para ello ya se sometió a exámenes físicos en Atlanta, y los resultados fueron bastante positivos. Está sano y con muchos deseos de dar el siguiente paso en su carrera.

Desde que llegó a la NFL, en 2011, jugó para Carolina Panthers. Para muchos no fue sorpresiva su salida de esta escuadra luego de jugar dos partidos la temporada pasada debido a una lesión. Kyle Allen lo suplió y tuvo una campaña de altibajos. Tampoco ayudó de mucho el que se fuera el coach Ron Rivera, quien ahora es el entrenador en jefe de Washington Redskins.

Lleva 29,041 yardas y 182 touchdowns por pase. Por carrera 4,086 yardas y 58 anotaciones. Antes de la campaña 2019 tan solo se había perdido cinco partidos. Newton era constante y consistente, un atleta con una carrocería 1.96 metros y 111 kilogramos de peso. Difícil de parar, por lo menos si lo intentaba legalmente.

Poco a poco los defensivos encontraron la forma de disminuir la fortaleza de “Superman”, encontraron su kriptonita: golpes a la cabeza, a discreción.

Y así empezó el declive de Newton sobre el emparrillado, convirtiéndose en la piñata humana de la Liga. Desde la temporada 2011, cuando fue nombrado Novato del Año, y hasta el inicio de la campaña 2019, con todo y playoffs, es el quarterback más golpeado de la NFL. Lleva en su cuenta personal 1,304 contactos.

En 2014 condujo a Carolina a conseguir su primer triunfo en postemporada en nueve años. Un año después fue nombrado MVP de la Liga y logró que Panthers disputara el Super Bowl 50, ante Denver Broncos, quienes al final se impusieron 24-10 con Peyton Manning en los controles.

El 30 de marzo de 2017, Newton se sometió a una cirugía para reparar su manguito rotador, parcialmente desgarrado, del hombro derecho. Al final de la campaña 2018 se resintió de la lesión del hombro y se perdió los dos últimos duelos y el 24 de enero de 2019 fue operado nuevamente del mismo hombro.

Cam tenía la esperanza de tener un 2019 exitoso, sin embargo, tras perder los dos primeros partidos de la campaña fue a la banca debido a que sufrió fractura de Lisfranc, misma que se produce en el empeine de pie.

Hoy, “Superman” Cam no tiene equipo, pero antes de que Carolina lo dejara en libertad realizó fue evaluado en un examen físico y no tuco contratiempos, lo que le brindará certeza a las franquicias que se interesen en tener entre sus filas al quarterback con más touchdowns por carrera (58) y el único jugador en la historia de la NFL en conseguir dos partidos con más de 250 yardas por pase, más de 100 por carrera, un touchdown por pase y uno más por carrera.

Newton posee una larga lista de récords de la NFL, además de los que ya arrastraba desde su paso por el football americano colegial con Auburn. Hoy busca una oportunidad más, un equipo que haga renacer en él la confianza y seguridad, para probar que aún no está acabado, que sus brazos y piernas todavía son de acero y que todavía cuenta con lo necesario para guiar a otra franquicia a disputar un Super Bowl.

Agradezco su atención a la presente colaboración, y los espero con sus comentarios, en la próxima ocasión de esta su columna PRIMER DOWN…hasta entonces.

Notas Relacionadas

Primer Down

Pablo Velasco Venegas