Valdrá la pena el probowl?

Valdrá la pena el probowl?

Foto: Internet

Amigos que gustan del football americano, les damos la más cordial bienvenida a esta su columna PRIMER DOWN.

 

En esta ocasión les platico que desde que el Pro Bowl llegó a Orlando, Florida, en 2017 el evento solo ha tenido un dueño: la Conferencia Americana. Y para 2020 la tónica se repitió con el triunfo de la AFC sobre la NFC por marcador de 38-33.

Aunque el inicio del juego fue para el combinado de la Conferencia Nacional. En el primer cuarto, Michael Thomas se combinó con Drew Brees para el touchdown de 16 yardas. La Americana respondió con espiral de cinco yardas de Lamar Jackson a Andre Roberts para la anotación.

La NFC retomó la delantera con envío de Russell Wilson de seis yardas a Amari Cooper y el empate con el segundo pase de TD de Jackson, ahora para Mark Andrews.

Aquí fue cuando la AFC comenzó a definir el rumbo del encuentro. Al medio tiempo, Jack Doyle y Deshaun Watson consiguieron la anotación aérea de 13 yardas y Justin Tucker marcó su único gol de campo del juego ─un intento de 50 yardas─ mientras el reloj expiraba.

Para la segunda mitad, la Conferencia Nacional intentó romper la hegemonía y casi lo consigue. En la primera serie ofensiva del tercer cuarto, Fletcher Cox consiguió el pick six de 61 yardas sobre Watson. Después Davante Adams adelantó a la NFC con recepción de 13 yardas a pase de Kirk Cousins.

La Conferencia Americana pagó con la misma moneda y registró par de touchdowns. Primero fue con arcoíris de 60 yardas de Ryan Tannehill para D.J. Chark Jr. y después un fumble de Cousins recuperado por T.J. Watt para la anotación.

La NFC intentó gestar la remontada con la segunda recepción de touchdown Adams, a pase de Cousins, pero el combinado de la Nacional falló la conversión de dos puntos y así sepultó todas sus posibilidades de triunfar.

Tras el encuentro, Lamar Jackson fue designado como el MVP Ofensivo del encuentro al lanzar para 185 yardas con dos touchdowns y una intercepción. Por su parte, Calais Campbell recibió la distinción defensiva al conseguir una tackleada y una captura de quarterback.

Con todo y esos destellos de grandeza que representan estos jugadores, llamados los mejores de la NFL en cada una de sus posiciones, seguimos pensando que este es un juego que poco a poco se va muriendo en cuanto al interés que despierta en la afición, que paga una entrada para ver el talento de estos jugadores. Y para muestra, basta decir que cuando estaban a punto de finalizar, el equipo de la Conferencia Americana, decidió acabarse el tiempo, poniendo el quarterback la rodilla al piso, y se pudo escuchar el rechazo del publico por tal decisión. Es de esperarse que la gente que paga una entrada para ver a estos jugadores, más que otra cosa, desea ver espectáculo y con ello se da la espalda al respetable.

Estamos también de acuerdo que por ser un juego de exhibición, los jugadores no quieren exponerse a lesiones, pero creo que los $70,000 y $35,000 dólares que se embolsan el ganador y perdedor de este encuentro, respectivamente, bien valen la pena que los desquiten con un poco mas de acción.

Adicionalmente, la liga hace algunos cambios en cuanto a la reglamentación, que por cierto son tomados como experimento para poder quizá ser implementados en el futuro, en pro de la seguridad física de los jugadores, lo cual es correcto, pero tampoco debería la NFL olvidar que aparte de ser un deporte, también es un espectáculo y un jugoso negocio.

Habrá que pensarlo muy bien, para seguir llevando a cabo este encuentro. Y si no, para que seguirle…o usted qué opina?

Agradezco su atención a la presente colaboración, y los espero con sus comentarios, en la próxima ocasión de esta su columna PRIMER DOWN…hasta entonces.

Notas Relacionadas

Primer Down

Pablo Velasco Venegas