Es tiempo de reflexión…

Es tiempo de reflexión…

Foto: Internet

Amigos que gustan del football americano, les damos la más cordial bienvenida a esta su columna PRIMER DOWN.

En esta ocasión les platico que es tiempo de analizar y reflexionar acerca de lo que nos dejo esta temporada 2019, específicamente en su categoría mayor en nuestro país.

Después de la celebración del Tazón Azteca, en este año celebrado entre los seleccionados de ONEFA y CONADEIP, llegamos a la conclusión que el mejor QB de México es Alex García… y por mucho. Y es que en el juego de la semana pasada, el equipo del circuito más viejo no podía mover el balón con Víctor Cruz de los Autenticos Tigres, quien estaba siendo dominado claramente por la defensiva de CONADEIP. Fue cuanto entró al campo de juego como tercer equipo, Alex García, cuando la ONEFA movió el balón de forma consistente, liderazgo y efectividad.

Fue en la parte final del segundo cuarto cuando entró el “Magnífico” que se vio vida en la ofensiva de ONEFA, combinándose con su hermano Luis Enrique García, y de no haber sido por un pase un poco retrasado, hubieran logrado un touchdown ya que habían quemado a toda la cobertura de CONADEIP, y se tuvieron que conformar con un gol de campo.

Pero es un hecho que en los últimos 2 años, no hay un quarterback que esté jugando mejor que Alex García en el football americano colegial de México, y me atrevo a incluir a los profesionales de LFA y FAM.

Por otro lado, otra conclusión a la que llegamos es que, el mejor football se juega en CONADEIP. ¿Y por qué lo decimos?... decía Vince Lombardi que el football americano no es un deporte de contacto; deportes de contacto son el ballet o el basquetbol; el football americano es un deporte de colisión.

Y para tener mejores colisiones, se requiere de tamaño, fuerza, velocidad y resistencia, y en todos estos rubros, CONADEIP es superior a ONEFA y por mucho.

Nada más basta con analizar el video del juego para darnos cuenta del tamaño de los linieros ofensivos de CONADEIP; también los receptores contra la defensiva secundaria de ONEFA; y se me olvidaba, la línea defensiva de las instituciones privadas también.

Claro, ganó el partido ONEFA, pero sabemos muy bien que en este tipo de encuentros no se puede evaluar quién tiene el mejor equipo. Para eso era el Tazón de Campeones y nos merecíamos un duelo entre Burros Blancos y Borregos Salvajes del Tec de Monterrey.

Tampoco se trata de restarle su valor al triunfo de ONEFA, por el contrario, es muy benéfico para nuestro deporte que hayan logrado la victoria. Pero con tantito IQ de football y análisis sencillo, se notó el dominio de CONADEIP, el dominio en las trincheras, el dominio de golpeo, el dominio en esquemas, el dominio en estrategia. ONEFA ganó a base de garra y coraje, de liderazgo e individualidades, como el “Magnífico”, Luis Enrique y “Cobi” se echaron el equipo a los hombros.

Y algo que deberíamos ya erradicar es la forma de nombrar los staffs de coacheo. Se notó que los Auténticos estaban dolidos por haber quedado fuera de play offs.

El head coach Antonio Zamora se vio realmente mal al no invitar a su staff de coacheo de ONEFA, al entrenador en jefe del equipo campeón, Burros Blancos IPN, Agustín López, y al coordinador ofensivo de los monarcas, curiosamente también de Burros, Marco García, este último lleva al menos 3 temporadas con el mejor ataque de la liga y desarrollando talentos y demostrando así, ser el genio ofensivo #1 de México.

Se sabe que están muy dolidos en la Sultana del Norte porque suponen que Burros Blancos perdió deliberadamente ante Leones de la Universidad Anáhuac en la última semana de la temporada regular para eliminar a los Auténticos de las semifinales, siendo que el equipo regiomontano debería hacerse responsable que el haber perdido ante los mismos Burros y Pumas en casa y de visita ante los Leones, fue lo que realmente los dejó eliminados de la posibilidad de buscar su cuarto campeonato en cinco años.

Si bien, estuvieron incluidos Gabriel “Black” Sánchez y Víctor Saspe, ambos que llegaron esta temporada al staff de Burros Blancos, y aunque tuvieron el equipo con menos yardas permitidas por juego en la campaña 2019 (278.2), la realidad es que el control de balón ofensivo permitía jugar libremente a la defensa. Nada qué ver como en 2018 cuando la defensiva de Pumas CU fue la mejor de la liga de forma impresionante al frente de estos dos entrenadores. Además, vale la pena señalar, que el Coach Black y Saspe son hechos en la UNAM del árbol genealógico de Raúl Rivera.

Entre el desquite de Zamora, optó por abrir el partido con Víctor Cruz, siendo que tuvo una temporada muy mala el quarterback de Auténticos, incluso con un partido de 5 intercepciones, y ni siquiera merecía haber sido nombrado a esta selección. Zamora abrió con Cruz, en lugar de abrir con el pasador campeón y quien está escribiendo historia sobre la marcha, Alex García, quien curiosamente, (sí leyeron bien) es de Burros Blancos. Incluso Johan López, de Linces UVM, tuvo un desempeño muy superior al de Cruz en 2019.

Ahí va la comparación entre los tres pasadores: García tuvo 1,662 yardas, 16 touchdowns por 7 intercepciones y 62 por ciento de pases completos; López sumó 1,070 yardas, 7 anotaciones por sólo 1 intercepción y 66 por ciento de completos; mientras que Cruz registró 1,127 yardas, 7 touchdowns por 9 INTERCEPCIONES y completó el 58 por ciento de sus envíos. Y se quedó fuera Alejandro Márquez de la Anáhuac con sus 1,419 yardas, 14 pases de 6 puntos, 9 intercepciones y 70 por ciento de completos.

El pretexto puede ser que García se reportó hasta el miércoles, pero por las razones más válidas que existen en un jugador de football americano colegial, universitario o estudiantil, tenía que presentar unos exámenes, el lunes y el martes.

Otro asunto pendiente fue la promoción del encuentro. Al parecer el partido sólo les interesó a las autoridades de la Universidad Autónoma de Nuevo León. La afición brilló por su ausencia. Ni un juego de juvenil hubiera tenido una entrada tan pobre como el Tazón Azteca. El “Clásico” Regio levanta mucha mayor pasión.

El mejor Tazón Azteca en la historia, al menos en papel, merecía una mayor difusión y esfuerzo por parte de ambas ligas, ONEFA y CONADEIP. Si bien hubo algunos espectaculares en la Ciudad de México, como en Calzada de Tlalpan, el hecho de que el partido era en Monterrey, Nuevo León, ameritaba que la cobertura de los medios de football americano en nuestro país, así como los medios tradicionales, especialmente diarios nacionales, hubieran tenido una cobertura distinta.

Quizá sea exagerar un poco, y debo reconocer el paso que se dio en esta ocasión para la tan ansiada reunificación, pero la realidad es que este Juego de Estrellas debió venderse de otra forma.

Insisto, era mil veces mejor, haber tenido el Tazón de Campeones. Pero una vez más ONEFA y CONADEIP nos quedaron a deber.

Esperemos que, en febrero, cuando sean las Asambleas o Congresos de sendas ligas, ya tengamos la unificación y nos dejemos de hacer experimentos fallidos.

Para los jugadores, fue una gran experiencia sin precedentes, pero en cuestión de organización y desarrollo de nuestro football americano, no pasó nada.

Agradezco su atención a la presente colaboración, y los espero con sus comentarios, en la próxima ocasión de esta su columna PRIMER DOWN…hasta entonces.

Notas Relacionadas

Primer Down

Pablo Velasco Venegas