Aplanar las dos curvas

Aplanar las dos curvas

Foto: Internet

09-04-2020

Nos enfrentamos a un doble problema. Primero, la curva de contagios de Covid 19 está creciendo de manera acelerada en México. No solo eso, el Subsecretario Hugo López-Gatell mencionó que los casos reales pueden ascender a cerca de 26 mil, 8 veces más de los que se tiene registro.

Hay que decir que en todos los países hay un subregistro de los casos confirmados contra los casos reales. Es imposible tener el número exacto. Pero también es cierto que otros países han hecho esfuerzos más grandes por localizar al mayor número de casos posibles. El número importa, pero es más importante la tendencia que la pandemia ha tenido. Está creciendo exponencialmente y debemos frenarla. Para frenarla solo hay una opción: detener la economía. Parar la economía lleva a aplanar la curva de contagios. Es necesario evitar las congregaciones, es decir, que la gente tenga contacto con otros por la velocidad de propagación del virus. Y el hacer esto nos lleva precisamente a la segunda curva: la de la recesión económica.

Esta curva se comporta de manera inversa, va decreciendo conforme la epidemia crece. Detener la actividad económica inevitablemente llevará a que la recesión económica se profundice hasta llegar a una depresión. Sin embargo, de no hacer esto se corre el riesgo de que la curva de contagios crezca tan rápido que llegue a una situación crítica: decenas de miles de contagios, más decesos de los que hospitales y funerarias puedan lidiar, pacientes siendo atendidos en pasillos y calles y un largo etcétera. Si llegamos a está situación la economía parará de manera automática porque la gente tendrá miedo de salir.

Para aplanar la curva de la recesión el gobierno debe aplicar medidas agresivas reduzcan los efectos negativos de una cuarentena. Debe otorgar los ingresos que la gente no está generando o no tenía desde antes de la emergencia. Apoyar a las personas de menos recursos durante la emergencia sanitaria y también ayudar a pequeñas y medianas empresas para que no se vean en la necesidad de despedir a sus trabajadores. Es decir, adoptar una política contracíclica. Estas medidas sirven de contención para disminuir las consecuencias de la cuarentena que necesariamente debemos sujetarnos todos para frenar los contagios.

En este momento no quisiera meterme en las acciones particulares que, pienso, deberíamos tomar para no llegar a la depresión económica, eso lo dejaremos para después. Y no pienso hacerlo por ahora porque quisiera poner en la mesa un debate que considero más importante: el falso dilema de la economía contra la salud.

Y digo falso por que no hay tal. Empresarios y políticos nos han bombardeado con la idea de que debemos limitar la cuarenta para no dañar la economía, sobre todo la de quienes menos tienen. Y esta idea es errónea porque es la gente de menos recursos la que sigue saliendo a ganarse la vida por necesidad y, al hacer eso, son ellos quienes son más propensos a enfermarse.

No hay dilema entre salvar la economía o la salud. Le economía eventualmente se recuperará, la salud no. Si no se detiene la economía, la curva del Covid seguirá creciendo al grado de colapsar nuestro sistema de salud y causará muchas muertes que no deberían ser. Y si no aplicamos medidas contracíclicas entraremos en una depresión que traerá consigo una disminución importante en los ingresos de las personas, pérdida miles de empleos, quiebra muchas empresas y sus efectos se alargarán más de lo deseado. Parar nuestras actividades ahora ayudará a que la epidemia pase más rápido y podamos regresar a la normalidad lo antes posible.

Por su dimensión, esta no es una crisis transitoria. En ninguna parte del mundo se lo ven así. En México corrimos con la suerte de que la epidemia tardó en llegar, hubo tiempo para prepararnos. La peor parte aún no ha llegado y seguimos sin tomar decisiones difíciles pero necesarias. Cada día que pasa perdemos la oportunidad de salvar vidas y ayudar a la gente que más lo necesita.

 

Twitter_ @ovalle_omar

Notas Relacionadas

Otra perspectiva

Omar Ovalle

Especialista en Economía y Finanzas