Sin Consulta, que dimita

Sin Consulta, que dimita

Foto: Afp

Tres años son suficientes. 1095 días para “aprender” exceden la tolerancia de más de 130 millones de mexicanos; 30 millones de ellos confiaron en él, le dieron su voto de confianza y el resultado es fracaso rotundo de la Transformación de 4ª, léase Andrés Manuel López Obrador, Morena y larvas que lo secundan. ¡Ya basta! No más. 

Por dignidad y derecho Constitucional los mexicanos debemos asumir en 2022 el rol democrático y exigir al Coordinador Nacional de México (porque no gobierna y menos sabe cómo hacerlo) dimitir al cargo, pues no puede con la responsabilidad. Por ética y moral, López Obrador tiene que dejar la Silla del Águila ante su incapacidad, nulidad e ineficiencia del compromiso asumido el 1 de diciembre de 2018, ante la Nación cuando protestó “desempeñar el cargo y si no fuere así que el pueblo me lo demande”.

Ante la realidad del país y negativos resultados de su gobierno, el Pueblo Demanda dejar la Presidencia de México, pues desde el inicio de su gestión (legítimamente obtenida) el país está a la deriva: no avanza, decrece. Los economistas (fifís, según López Obrador) nacionales estiman que la economía cerrará 2021 con déficit de 1.5 por ciento del PIB (no al alza, de 6% como lo soñó en 2018). Inseguridad galopante, más de 106 mil 400 homicidios dolosos en los tres primeros años del sexenio. Corrupción, sino del Clan López Obrador (hermanos, nuera, cuñada, prima, hijos, etc.). Larvas (gabinete legal y ampliado), allegados, colaboradores, chairos, etc.

Desempleo, según el INEGI –cifras oficiales a las que hay que sumar 50 por ciento- en los tres años de referencia, 9 millones 600 mil mexicanos son desempleados o subempleados (no tienen salario, prestaciones, seguridad social, son “propineros” etc.), a los que se suman 30 millones 500 mil informales (no pagan impuestos -sólo moches, plaza, derecho de piso, entre- a los líderes políticos que regentean tianguis, mercado sobre ruedas, puestos callejeros, etc.- sector que evade contribuciones, lava dinero, extorsiona, invade al comercio formal.

Además de estas vergonzantes cifras (oficiales) habrá que agregar la pérdida de fuentes laborales en el sector privado, que, con datos de la Coparmex, en sólo un año (2020 de la Pandemia) se perdieron 2 millones 900 mil empleos, al cerrar (por falta de apoyo de la T4a) 1 millón 10 mil micro, pequeñas, medianas empresas.

¿Verdad que los índices oficiales en todos los rubros mienten?... ¡¡son sus otros datos!!

Insalubridad, esta, quizá sea, la desvergüenza, inmoralidad, desfachatez, irresponsabilidad, indolencia más vil, perversa, inhumana, de Andrés Manuel López Obrador, quien como magnifico candidato presidencial opositor (al PRI y PAN) bajó “el Sol, la Luna y las estrellas” a los mexicanos cuando mendigó durante 18 años votos para llegar a Palacio Nacional. Dijo que su gobierno estaría a la par de los servicios de salud que Dinamarca brinda a su población. Los idiotas chairos, amlovers, pejezombies, aduladores, adoradores, “pagados”, le creen. 

Cuando los periodistas decentes, fifís, chayoteros (como nos considera) exhibimos sus mentiras, patrañas, perversiones tal comadreja se lanzan en redes sociales pretendiendo defender lo indefendible.

Cuando informamos que más de 2 mil 500 menores con cáncer irreversible han fallecido en los últimos tres años, nos quedamos corto, pues el Vocero de la Asociación Mexicana de Ayuda a Niños con Cáncer (AMANC), Rogelio Pinal, aclara que la cifra (oficial que da el Sector Salud) es imprecisa, pues desde 2018 en que López Obrador recortó el presupuesto al sector, el desabasto de medicamentos oncológicos pediátricos, más la suspensión “unilateral” de las quimioterapias y la desatención especializada a niños en tratamiento, fue un acto suicida de la autoritarismo federal que en términos reales –y vaya cifra alarmante. ¡Real!  - indica que, desde el inicio del sexenio de la T4ª, han fallecido 2 mil 500 pequeñitos.

Al entrarle al COVID, los López, Obrador y Gatell, deberían ser considerados homicidas dolosos, es decir, que la desatención sanitaria ordenada por el Poder Ejecutivo, hacia los niños con cáncer; más la reacción, no prevención, ni atención oportuna de la Pandemia (marzo de 2020) que ambos calificaron de “simple catarrito” o “no pasa nada”, “abrácense, no pasa nada”, “usen estampitas, fetiches”, etc. actuaron con dolo (engaño, fraude, o simulación llevados a cabo maliciosamente con la intención de dañar a alguien), una de las agravantes del Código Penal Federal, pues su omisión e indolencia (pereza y falta de voluntad para hacer una cosa, o tomar la decisión adecuada) debe penarse judicialmente. 

La pereza de los López, Obrador y Gatell, trae consecuencias, pues de marzo 2020 a diciembre 2021 su “valemadrismo” ha provocado la muerte de 298 mil 161 personas (cifras oficiales SS. Pero en realidad la ciertas rebasan los 800 mil decesos) En contagiados, el “Dr. Muerte” y su líder moral, informan que existen 3 millones 937 mil 82 confirmados; desmintiendo al gobierno de la T4a, este número rebasa los 4 millones 500 mil.

Para no hacer más grande la desgracia y el pesimismo de usted, amable lector, déjenme les doy un escenario más, el de la democracia, que, para López Obrador, Morena y la Transformación de 4ª sólo es válida cuando les favorece. Cuando pierden, se les gana en buena lid, se les aniquila, es fraude, trampa; intromisión de los conservadores, neoliberales, mafia del poder, los delincuentes de cuello blanco, la mafia de la información, la prensa fifí, etc.

Para López Obrador la democracia es la decisión de un solo hombre él. 

Los organismos electorales, INE, TEPJF creados sexenios atrás, que calificaron, validaron, legitimaron y entregaron el triunfo contundente aquel junio de 2018 al candidato morenista, una vez en el poder, los desconoce, descalifica, amenaza, insulta, pisotea, denosta, porque sus caprichos no le son aceptados por diversas circunstancias y reacciona tal cual desequilibrado e irracional totalitario.

Sólo tomo el ejemplo reciente (los demás son de dominio público). El INE recalendarizó por falta de presupuesto –que debería entregarle Hacienda, por orden de López Obrador- para realizar todo el protocolo y galimatías para efectuar el 10 de abril de 2022 el mamotreto de Consulta Popular para la Revocación de Mandato. Desde su atril del Monologo de su Soberbia, arremetió, maldijo, increpó al Instituto y a su Consejero Presidente, Lorenzo Córdova Vianello, pues rechazó la organización por no contar con el presupuesto necesario.

Y aquí, mucho ojo, con la irracional reacción del Peje. Encabronado, fuera de sí y en actitud retadora, no a Lorenzo Córdova, sino a los mexicanos de bien, decentes, dignos, tolerantes ¿hasta cuándo? adelantó que, si el INE no prepara la Consulta, entonces arengará a la ciudadanía, a sus chairos, amlovers, pejezombies, morenistas, encuestadores de cabecera, como Roy Campos, de Mitofsky, La Jornada, TV Azteca, Canales Oficiales de Televisión, etc. para iniciar el proceso de información, inducción, amenazas, manipulación, compra de conciencias, para “convencer” no motivar, a la gente a participar en su “consulta petito” como la que suspendió las obras del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) en Texcoco, o la que pretendió para enjuiciar a los expresidentes Salinas, Zedillo, Fox, Calderón y Enrique Peña, que fue un petardo y ridículo, en la que sus propios chairos lo ignoraron.

Cuando el Peje suelta una ocurrencia, ya maquinó qué hacer. Esta vez escupió que no es tan difícil realizar la encuesta –como cuando dijo que es sencillo extraer petróleo del fondo del mar, “sólo es cuestión de meter tubos y una bomba para hacer brotar el crudo” –así lo dijo-.

Es fácil, insistió, que acuda la ciudadanía a los módulos de Revocación de Mandato (aunque los infelices morenistas ponen en su propaganda y lonas la palabra “ratificación” que es mentira pues la Constitución no contempla ese término, sino Revocación. Pero López, reitera: llegan, cruzan la boleta con la decisión que tome “revocar” o “seguir”.

Luego, los organizadores (miembros de Morena, servidores de la nación, empleados de Bienestar, de Adultos Mayores, Jóvenes Construyendo el Futuro, Sembrando Vida, Becarios de los Programas Sociales –ninis, desempleados, madres solteras- Beneficiarios de dádivas, compra votos y conciencias, etc.) recogerán las urnas, las llevarán a las oficinas de la T4a, ahí contarán las boletas y entregarán las sábanas con resultados, ¿a quién?, si la autoridad electoral, constitucionalmente constituida: INE y TEPJF estarán fuera de la organización, por lo que el perverso ejercicio no tendrá validez, legitimidad, legalidad al haber sido organizado por el propio gobierno; es decir, juez y parte, porque el promotor de la “consulta partito” es el actor principal de la boleta a quien los mexicanos queremos quitar del cargo.

Peor sería que el tal López pretenda aplicar la otra “Consulta” que tiene muy acostumbra “mano alzada”. En ambos casos es reacción incongruente, irracional, perversa, inmoral, pues el tipo pretende eternizarse en Palacio Nacional para culminar su maldito objetivo: la dictadura.

Todo el escenario anterior nos lleva a concluir, que, si en 3 años de fallido sexenio López Obrador ha desgraciado a México, a los mexicanos, a los propios 30 millones que votaron por él, ya no es soportable que siga dañando más. 2022 no debe ser de la Transformación de 4ª, de Morena y de Andrés Manuel, sino de nosotros, de los mexicanos, desempleados, enfermos, deudos de niños con cáncer, del Coronavirus, de los pobres y pobres extremos, los “Clasemedieros”, víctimas de la delincuencia común y organizada.

Esta no es la calidad de vida que merecemos y que prometió como “cachavotos”. ¿Qué hacer?, seguir exhibiendo su incapacidad, mentiras, engaños. Exijamos que, sin Consulta, pida licencia al cargo, que por dignidad y moral acepte dimitir y nos deje recomponer el país.

 

Notas Relacionadas

Luis Repper Jaramillo

Luis Repper Jaramillo