Pese a su ineptitud, legisladores de la 64a L pretenden reelegirse

Pese a su ineptitud, legisladores de la 64a L pretenden reelegirse

Foto: Internet

 

Sólo esto pasa en México… y no pasa nada.

Nuestro país, sumido como todo el mundo, en la pandemia de Coronavirus o COVID 19, un apocalipsis de sanidad que provoca (cálculos conservadores a la 4a semana de marzo) la muerte de 10 mil  personas y un cuarto de millón contagiadas, cuyas cifras aumentan en cuestión de horas, el gobierno de la Transformación de 4a no sabe, no puede, es indiferente al problema.

Aprovecha la histeria colectiva, para que sus diputados federales de Morena, junto con sus rémoras del Trabajo (PT), Encuentro Social (PES) y Verde Ecologista de México (PVEM), den albazo a la oposición (PAN, PRD, PRI, MC) y  aprueben –en malaleche, a la mala- una serie de reformas que reglamentan la reelección de legisladores (diputados y senadores) hasta por 4 periodos, en el caso de los diputados para eternizarse hasta 12 años. De los senadores por un periodo más y alcanzar doce años de manera consecutiva.

El lamebotas del Peje, diputadete Mario Delgado Carrillo, Coordinador del Grupo Parlamentario de Morena y Presidente de la Junta de Coordinación Política (JUCOPO) de la Cámara Baja, presentó el proyecto para reformar y adicionar diversas disposiciones de la Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales y de la Ley General de Partidos Políticos en Materia de Elección Consecutiva de Legisladores Federales, cuyo objetivo es institucionalizar la reelección de zánganos… perdón, de diputados y senadores, sin pedir a los votantes (que los llevamos al cargo) opinión, aceptación o aprobación, sino se fueron por la libre, ignorándonos, haciéndonos a un lado. No buscaron el aval popular  consultando si estamos de acuerdo, como en 2018  al mendigar nuestro voto para llevarlos a San Lázaro y Reforma 135.

A casi dos años de esa campaña les valimos madres. Motu propio, estos vividores de Morena, PT, PES y PVEM, nos dieron una patada en el trasero y se auto aprueban su reelección, pese a evidenciar que su trabajo ha sido nulo, traicionero, inmoral, incapaz, incompetente, submarino… Basura.

¿Qué, estos diputadetes TODOS, los 500, no son nuestros “representantes populares”  votados, avalados por nosotros? Ahora que detentan poder, sin preguntarnos si apoyamos su reelección, se aprueban ley antidemocrática, sin elección ciudadana.  Por sus cataplines se autoproclaman nuevamente diputados “por dedazo”, no por voto. Además, como miserables que son, pisotean la máxima del expresidente Francisco I Madero, “sufragio efectivo, no reelección” una expresión y postura revolucionaria que costó miles de vidas, cuando, Madero inició un movimiento popular para derrocar al dictador (como AMLO) Porfirio Díaz, que permitió iniciar un periodo progresista al establecer elecciones libres y democráticas tras 33 años de opresión y tiranía porfirista.

Desde luego que la recua de morenistas, petistas, pesista y ecologista en San Lázaro, ni idea tienen de lo que significó “tumbar” a un opresor.  Hoy pretenden erigirse en ello, al buscar una reelección que no merecen, no se han ganado, que sólo obedece a la orden del inquilino de Palacio Nacional que busca con los Poderes Legislativo y Judicial  “a modo” llegar a los comicios de 2021 y 2024 como masa amorfa para no perder el control político y establecer su dictadura.

El Plan perverso López Obrador/Delgado Carrillo dio el primer paso. Ahora PAN, PRD, PRI, MC unidos deben demostrar querer a México, representar dignamente a quienes votamos por ellos, anteponer ética, moral, democracia y dignidad para impedir que el clan y plan perverso de López Obrador cristalice.

Tienen que debatir, razonar con argumentos sólidos… no aprobar el albazo de la Transformación de 4a que atenta contra la democracia. Obstruir la vileza de Morena que acompañe al tabasqueño a violentar el poder del pueblo, su dignidad, su tranquilidad. Urde la tiranía destruir la nación republicana, institucional, soberana que nos hemos dado, en donde el pueblo pone y quita a las malas autoridades  y legisladores.

Rechazamos otro porfiriato disfrazado como Transformación de 4ª.

El núcleo de la insensatez de Mario Delgado (Morena) PT, PES, PVEM de subir a tribuna su proyecto reelectoral legislativo, no tuvo dignidad, pues aprovechó que la sociedad está inmiscuida en la prevención sanitaria que minimice o impida que el COVID 19 nos infecte, aprobando un tema político carente de ética. Es inmoral.

Pensar siquiera en legislar para su futuro político, en vez de coordinar acciones para blindar, socorrer, aportar, combatir al “enemigo de la humanidad” fue vil, de enfermo mental, de poder por el poder mismo, ignorando que están en San Lázaro por el voto de quien, tal vez, esté sufriendo los estragos del virus (que por el momento no tiene cura e irremediablemente causa la muerte) de un elector (quien quizá dio su voto a Delgado Carrillo, para convertirlo en diputado). Pero eso no le importó al lamebotas del Peje.

Buscando una definición de lo que es un diputado federal, encontré la siguiente, que leyendo lo deseable, se contrapone a lo real, al menos en México, en donde mantenemos, con dinero digno (que ellos prostituyen) a 500 parásitos en San Lázaro y 128 haraganes en Paseo de la Reforma 135… en fin.

Según el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) el diputado debe ser una persona digna (jajajaja) honorable (uuufff), proba (¿en serio?), honrada (no, pos sí) que ¿representa? a la ciudadanía ante el Congreso de la Unión, elegido (sólo 300, de los 500 flojos) de manera popular. Su objetivo es ¡¡defender!! (yaaaa)  los intereses de la gente que los votó, durante sus actividades en la Cámara Baja.

Bueeeeno,  esa es la definición colegiada de los burócratas del Tribunal Electoral, pero en la vida real esta escoria son aplaudidores, levanta brazos y defensores (no del pueblo), del presidente de México en turno (así fue durante 76 años del PRI, 12 del PAN y 1 año 3 meses infernales de Morena), que sólo respaldan, cuidan, aprueban iniciativas enviadas por el inquilino de Palacio Nacional, aunque atenten contra la tranquilidad, el bolsillo, la salud, la economía de 126 millones de mexicanos que padecemos la Transformación de 4ª fallida, incapaz, inútil, tendenciosa, paralizada, miedosa, inmoral.

Sigo con la definición, El diputado federal tiene que vigilar que el gobierno en turno (T4a) trabaje para el bien de los ciudadanos… ajá. ¿Cómo no? ¿Bien, cómo la inseguridad, desempleo, pobreza, marginación, desinterés por la salud de los mexicanos; por las decisiones torpes del Poder Ejecutivo, la violación a la Constitución, Leyes, Reglamentos?

Si esta es la visión de los diputados de la 64ª Legislatura del Congreso de la Unión, estamos “jodidos” pues el país está colapsado, en recesión, cocido por las balas de la delincuencia organizada, mientras los diputadetes, con mayoría de Morena,  no le sirven a México.

¿Y así buscan reelegirse? Sólo en la mente perversa, malsana, desquiciada de un “iluminado”, que adora el fetichismo puede atravesarle la idea de reelección.

Es un enfermo metal como Hitler, Hugo Chávez, Nicolás Maduro, Daniel Ortega, Evo, etc.

En el más puro sentido común,  de eficiencia, dignidad, profesionalismo, ética, capacidad, virtudes que envuelven a una persona proba, una reelección se gana por resultados, por evidencias tangibles, que no es el caso de los diputadetes de la Transformación de 4ª, que desde el inicio de la LXIV Legislatura el 1 de septiembre de 2018 (tres meses antes de iniciado el sexenio fallido de López Obrador), no han aportado nada en favor de sus “representados” –usted, yo-, sólo miserias y leyes remitidas desde Palacio Nacional (ésta de la reelección) o acomodaticias como la desaparición de la Policía Federal para imponer su Guardia Nacional; apoltronar en la Presidencia de la CNDH a una inepta, incapaz, nula, Rosario Piedra Ibarra, por ser hija de su compinche en andanzas politiqueras (Rosario Ibarra de Piedra) O los casos de la “ministras” de la corte (así en minúsculas) Jazmín Esquivel, Margara Ríos Farjat. La conveniencia para la T4a, de tener un “aliado” en el Consejo de la Judicatura Federal, su amigo, consejero y palero Bernardo Bátiz… Así podría seguir mencionando “colocaciones a modo” en sitios clave para aplastar al país.

De estas acciones los diputadetes de la T4a ni pío dicen, sólo oyen, acatan y consuman actos de imposición llegados del Mesías tabasqueño.

Y ante tanto entreguismo, ¿todavía buscan la reelección legislativa?

Sólo esto pasa en México… y no pasa nada.

Las acciones, presencia, decisiones, propuestas de los diputadetes de la T4a ante la pandemia del COVID 19, ¿cuáles son? ¿Alguien los ha visto?

¿Y todavía buscan la reelección?... Qué poca ma…e

En 2021 y 2024, nosotros tenemos la última palabra… y la decisión.

Dejen darles un garbanzo de a libra: al llegar la Ley aprobada por Morena y rémoras, a su colegisladora y Cámara Revisora, al Senado, su líder, también de Morena, Ricardo Monrreal, la rechazó. Sí, le aplicó “fuchi, caca”. La considera “precipitada” “inconveniente”.

“En el Senado, fue contundente, no vamos a avalar las decisiones que ellos tomaron”

El único “detalle” no convincente de la postura de Monrreal, es “por lo pronto” no se va a aprobar dicha propuesta… A ver, Ricardo, ¿o no se aprueba o esperarán un tiempo engañoso  para decir SÍ?

Eso se llama indefinición, verdad a medias, mentira convenenciera o complicidad. El NO, es NO. Nada de medios chiles, Monrreal.    

 

Notas Relacionadas

Luis Repper Jaramillo

Luis Repper Jaramillo