El demócrata no ve hacia atrás y lloriquea

El demócrata no ve hacia atrás y lloriquea

Foto: Internet

El verdadero demócrata es aquel que no alharaquea, fanfarronea, exhibe su figura, presume sus “logros”. El auténtico demócrata es quien respeta la Constitución, el Estado de Derecho, da resultados, no culpa de todos sus males al pasado y a los gobiernos que lo antecedieron. Es quien honra su palabra y los compromisos que durante 18 años asumió cuando mendigó el voto y ya en el poder, su enfermiza soberbia lo desenmascara como mentiroso, embaucador, totalitario y tramposo.

Y no vayamos lejos, una verdadera demócrata puso en su lugar al Peje, quien durante los 7 primeros meses del sexenio morenista lloriquea, lamenta, culpa, moquea y muestra incapacidad para asumir el peso de una gestión y rehuir a su responsabilidad al frente del país de 126 millones de mexicanos que vemos a la nación perderse en la incompetencia, en la corrupción, en la negligencia que con el paso de los meses demuestra no estar capacitado para gobernar.

El Peje, fue un… buen… candidato, contestatario, agresivo, manipulador, convenenciero, tramposo, y sí, arrasador de masas. Pero ya en el poder demuestra ser pésimo, nulo, incapaz, convenenciero “presidente” (con minúscula) que lleva a la recesión, improductividad, caos y desesperanza a México. Un día sí y otro también.

Pero decía, la Canciller Alemana (la mujer más influyente y poderosa del mundo. Más que Trump) Ángela Merkel, dibuja la imagen de Andrés Manuel López Obrador al señalar (te lo digo Donald, para que lo escuches Andrés) “los presidentes NO heredar problemas. Se supone que los conoce de antemano, por eso se hace elegir para gobernar con el propósito de corregir esos problemas; culpar a los predecesores (léelo Andrés Manuel) es una salida fácil y mediocre”… ¿Lo entenderá?

López Obrador no es demócrata, es revanchista, enfermo del desquite, del odio y rencor a lo establecido. Navega con la bandera de la democracia (la de sus datos). Tiene animadversión contra la Constitución, las leyes y las reglas que ha  dado a nuestro país Patria, Libertad y Sociedad… No fue casual cuando en uno de sus periplos campañeros mandó al Diablo a las instituciones y sus leyes (porque los resultados no le favorecían)

Hoy en una escena de fanfarronería, de protagonismo barato, de inmadurez profesional firma un documento ante Notario Público para asegurar que no buscará la reelección al término del sexenio (2024). Fantochería de López. Primero porque no hay necesidad de exhibir ese panfleto, porque esta prohibición está plasmada en el Artículo 83 de la Carta Magna, que desde 1933 aprobaron los Diputados, que expresamente prohíbe la reelección presidencial.

Andrés, ya existe ese texto hace 86 años, firmado por el entonces Presidente Substituto Constitucional, Don Abelardo L Rodríguez, que, por si no lo sabes o no te lo dicen tus “asesores”, a la letra señala “el Presidente entrará a ejercer su cargo el 1º de diciembre y durará SEIS años. El ciudadano que haya desempeñado el cargo de Presidente de la República electo popularmente o con el carácter de interino provisional o substituto, en ningún caso y por ningún motivo podrá volver a desempeñar ese puesto”

Entonces, por qué la faramalla y fatuidad (presunción, engreimiento o soberbia del que es un fatuo. Necio)  de firmar un papel inservible. Acción, por cierto López, que atenta contra la inteligencia de los mexicanos.

Y porqué refiero la fatuidad. Por esto. Durante su campaña y ya como “presidente”, el 15 de marzo pasado alharaqueó, juró  que no le interesaba, ni pretendía la reelección. Incluso, en el evento firmó un mamotreto similar al de hoy. Pasados los meses y ante la vergüenza de la reforma constitucional local para permitir que tu huelepe… gobernador electo de Baja California, Jaime Bonilla, prolongue de 2 a 5 años el cargo, resaltó el maquiavélico plan de  repetir en Palacio Nacional, aunado a la pretendida Consulta Popular en 2021, año electoral, sobre la Revocación de Mandato, para correrlo y retomar el sueño presidencial en 2024.

Resulta, que entre el 15 de marzo y el enjuague político/electoral de Baja California “Ley Bonilla”, López Obrador perdió la memoria (senectud), días atrás cuando en una mañanera le recordaron que malévolamente buscaría la reelección, como evasiva dijo “no recordar” haber dicho tal señalamiento.

Pero le refrescamos la memoria: ese día anunció que el lunes siguiente firmaría un compromiso público de no reelección para el cargo.

“Con ello busco, dijo, acallar las críticas sobre la Consulta de revocación de mandato aprobada por la Cámara de Diputados” “Firmaré un compromiso de que no voy a reelegirme. Tengo palabra, y lo que estimo más importante en mi vida es mi honestidad” ¡Ajá¡

Sin embargo la percepción social, política, popular es que ambas embestidas contra la inteligencia nacional “consulta popular” y “Ley Bonilla” son pasos previos a una reelección  en 2024. Si no es así, así parece.

Las otras señales de totalitarismo y sojuzgamiento a los poderes Legislativo y Judicial son evidentes. La primera son las Cámaras de Diputados y Senadores en donde sus testaferros (Morena y rémoras) rebuznan cuando el amo levanta la mano (caso reciente, apoyo mayoriteado en San Lázaro y Reforma 135 a la “marranada” del Congreso de Baja California, para aprobar y confirma la Ley Bonilla.

Esta será llevada al Pleno de la SCJN, si los togados no la echan para atrás, será porque su amo, desde Palacio Nacional lo ordenó. La Corte está en el momento histórico de ignorar la “sugerencia” de Andrés, si cae en la tentación de rechazar las Controversias Constitucionales que partidos, autoridades y ciudadanía bajacaliforniana interpusieron, confirmaría el Tribual de Justicia más importante del país, que sólo responde a los intereses personales y politiqueros de López Obrador; serán cómplices de violación a las Constituciones Nacional y local.

Para eso Andrés Manuel tiene 4 títeres disfrazados de Ministros para aprobarle sus caprichos. Sujetos que obedecen ciegamente al Peje, que no representan o defienden la justicia, menos la Constitución.

Ahora resulta que las instituciones que el tabasqueño mandó al Diablo: la Corte, el TEPJF, Gobernación, INE, Fepade, etc. hoy son sus brazos operadores para pretender eternizarse en el poder y aplastar a la oposición. López ha roto todos los contrapesos del Poder Ejecutivo, síntoma de su tendencia totalitarista, que al final del camino ve una Dictadura estilo Chávez, Maduro, Ortega, Morales.

El show de la firma notariada para no reelegirse, es atole con el dedo, que sus botts, chairos, manipuladores, replican en Redes Sociales pero sólo engañan a sí mismos; el “pueblo bueno” no le cree, ha dejado de interesarse en las tonterías de López. Menos los medios fifís, que exhiben sus locuras y desatinos.

Para sus mentiras tiene ahora a la Agencia de Refritos del Gobierno Mexicano (Mentimex), Canal 11, desde luego sus afines Televisa, TV Azteca, Grupo Imagen, La Jornada, ADN 40, La Aristegui, Canal de Congreso, Justicia TV, Grupo Milenio, etc. quienes-por conveniencia- transmiten y dan trato preferencial a los shows presidenciales, que en difundir el interés y compromiso sociales que es el espíritu de la Concesión a los medios.

Nadie se traga ya, Andrés, tus engaños. México no avanza… ¡vamos!, ni permanece estancado, sino en alarmante retroceso por la nulidad de un gobierno de ocurrencias (Cartilla Moral), Guardia Nacional, traspatio de Estados Unidos, sumisión a los caprichos y designios del loco Donald Trump, odio y rencor a la sociedad mexicana  y un gabinete incapaz, improvisados y titereteado por un sujeto soberbio, inestable y reaccionario.

Mire que las cosas caen por su propio peso. Éste que impuso con su “consultitis populista” la cancelación del NAIM de consecuencias multimillonarias para México, que desconoce la Constitución, alienta la “mano alzada” para toma de decisiones. Que perdona a corruptos, tranzas, tramposos y rateros como Peña Nieto, Emilio Lozoya, Luis Videgaray, Gerardo Ruiz Estrada, Rosario Robles, Luis Miranda Nava, Miguel Ángel Mancera, Miguel Ángel Osorio Chong, etc. exhibe su incongruencia señalando en el inciso 2 del Compromiso para no reelegirse “me inspiran las convicciones, los ideales, no la ambición al poder” (Baja California, Puebla, Ministros a modo en la Corte: Yazmín Esquivel, José Luis Alcántara Carrancá, Arturo Zaldívar, Eduardo Medina Mora)

Se comparó, en el punto 1 a Francisco I Madero, cuando dice “soy maderista y partidario del sufragio efectivo, no reelección” ¡Sí, cómo no!

El éxito Andrés, se logra con acciones, resultados, cifras positivas, confianza, credibilidad, certeza. Distas mucho de poseer, al menos una cualidad. Estás muy lejos de estas virtudes cuando tu ideal es sólo el poder por el poder mismo, el revanchismo, las ocurrencias.

Está muy claro que tu ideal mira a Centro y Sudamérica, tus inspiradores sojuzgan a sus pueblos y se aferran al poder. Los apellidos ya los cité, pero los mexicanos no permitiremos la extensión del hemisferio hasta el Río Bravo.

Por tu odio a los mexicanos al regalar 105 millones de dólares a Guatemala, Honduras y el Salvador  para que busquen su desarrollo a través del empleo, la producción y el comercio, mientras en tu país no hay trabajo, la producción está contraída y el comercio en crisis, Esa es tu visión de la democracia.

No finjas más… Ese compromiso de no reelección es tan falso como tu idolatría por Juárez, y Madero.

La vida no es mentir ni engañar, Andrés. No mereces despachar en Palacio Nacional.

 

Notas Relacionadas

Luis Repper Jaramillo

Luis Repper Jaramillo