Arturo Escobar y Vega, escupe para arriba

Arturo Escobar y Vega, escupe para arriba

Foto: Internet

¡Qué ironía de la vida! ¡Qué burla a la sociedad! ¡Qué impunidad! En el día mundial contra la corrupción, los integrantes del  Partido Verde Ecologista de México (PVEM), celebran, ¡festinan!, aplauden la decisión de la “jueza” Décimo Primero de Procesos Penales Federales, Rosa María Cervantes Mejía, de negar la orden de arresto contra su compinche, Arturo Escobar y Vega, según ella “por falta de elementos de prueba”, con lo que el ex Subsecretario de Prevención y Participación Ciudadana de la Secretaría de Gobernación, quedaría como “blanca paloma” y... hasta los mexicanos deberemos ofrecerle disculpas, por haber dañado su “imagen, prestigio y dignidad”, ¡vaya cinismo!

Si para la tal Cervantes Mejía, no hubo elementos suficientes para obsequiar una orden de captura, por actos anticipados de campaña, presunción de uso indebido de recursos y otros,  entonces la sociedad, los beneficiarios de las becas, mochilas; los medios de comunicación, autobuses, cajas de tráileres, etc. que de manera adelantada exhibieron la campaña electoral del Verde para ganar  candidaturas en 2015, ¿fueron ficticias, fantasmas, mentiras, simulación?, no “seño, impartidora de justicia”, no atente contra nuestra inteligencia. No somos tontos, cándidos, ciegos o sordos.

Todos fuimos testigo involuntarios, forzados de soportar cápsulas, spots, videos, imágenes estáticas, móviles, etc. de toda una mercadotecnia electoral, en las que dirigentes, candidatos, artistas, deportistas, etc. ponderaban las virtudes, regalos y ofertas –antes de tiempo oficial de campañas-  para convencer y votar por los aspirantes del Partido Verde; incluso, regalaron bolsas verdes de tela con la imagen del Tucán, a cambio del voto (insistió no eran tiempos oficiales para campañar). Hoy se desdicen.

Es más… ustedes recordarán, señora jueza y amigos, que en ese mismo periodo anticipado, los Verdes presumieron en todos los medios de comunicación, en parabuses, autobuses, en los remolques de carga pesada, en diarios, revistas, cineminutos, etc. la aprobación de su Ley sobre “cárcel a los violadores”, que era acompañada de una imagen en fondo negro, con un sujeto dentro de una cárcel asido a las rejas de la misma.

Con voz en off, presumían los Verdes, haber alcanzado su máxima propuesta en el Congreso, meter a la cárcel a los violadores.

Bueno… para mayores señas y que en la mente de la ínclita jueza quede cargo de conciencia ético, profesional, moral y social, le recuerdo que en esa violación al Código Federal de Instituciones y Procedimientos Electorales (COFIPE) el vocero y promotor de las campañas adelantadas del PVEM, era, justamente, Arturo Escobar y Vega, quien salía ante la prensa a presumir las habilidades y acciones de su partido, “mendigando” el voto, ¡porque habían logrado que los violadores se fueran tras las rejas!

Y el propio indiciado, porque aún no concluye el proceso de culpa, ha olvidado que era el titular de Comunicación Social en esos meses felices, previos al 7 de junio de 2015. De verdad inundaron la ciudad y el país, con campañas e imágenes, con obsequios como becas escolares, mochilas, bolsas, etc. azuzando y engañando a la gente para que les regalaran los votos necesarios, no para ganar posiciones, sino para conservar el registro ante el INE y por ende las prerrogativas multimillonarias.

Con el permiso de Don Francisco Cárdenas Cruz, uno de los grandes columnistas de este país, retomo parte de su colaboración “Pulso Político”, subida a su portal del mismo nombre www.pulsopolitico.com.mx, que aborda el mismo tema que yo. Con su venia Don Pancho: “la intimidación que los gemelos electorales PRI-PVEM orquestaron para descalificar al fiscal electoral Santiago Nieto Castillo y evitar no sólo que se girara orden de aprehensión contra Arturo Escobar, sino dejar abierto el paso a la delincuencia electoral en 2016 y 2018, funcionó como aceitada máquina y el dirigente y ex vocero verde podrá estar tranquilo y si quiere, hasta regresar a su cargo de Subsecretario de Prevención y Participación Ciudadana de la Secretaría de Gobernación, al fin que en “el país de no pasa nada”, no hay de qué preocuparse”.

Contra lo que se esperaba, el convertir al titular de la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales de acusador en acusado para descalificar su actuación al haber solicitado que Escobar fuera arrestado por haber incurrido en ellos en las pasadas campañas electorales, logró que la jueza Décimo Primero de Procesos Penales Federales, Rosa María Cervantes Mejía, se negara a concederla “al faltar elementos de prueba”. Hasta aquí dejo la visión de Don Pancho.

Qué barbaridad, la impunidad en todo se esplendor. Los políticos haciendo sus “marranadas”, los impartidores de justicia, como Poncio Pilatos, “lavándose las manos”, la autoridad electoral INE, indiferente; el PVEM, solapando la inmoralidad del indiciado, cómplice y los mexicanos sólo mirando el modo de vida de los “representantes populares” y/o funcionarios públicos, sin que nada les pase.

Y todavía, el tal Escobar y Vega, se llama herido de su dignidad; cínico. Acusa a los medios de comunicación –no afines- de establecer una masacre en su contra, cuando los medios, y él lo sabe al ser vocero del Verde, que sólo transmiten lo que ven, escuchan, pregunta, graban y filman; los periodistas no participamos en las corruptelas de los políticos, las captamos, investigamos y difundimos.

Así que, señorcito Escobar y Vega, no reparta culpas, y asuma como hombre, que supongo es, su responsabilidad y enfrente con dignidad –si la conoce- las consecuencias de sus actos.

Le recuerdo que su desaseada actuación como vocero del Verde Ecologista en el proceso comicial de 2015 estuvo acompañada de  presuntos delitos relacionados con el desvío o mal manejo de recursos, publicidad adelantada; entonces con qué calidad moral se atreve a salir a los medios a decir que  el titular de la Fepade, Santiago Nieto (no lo defiendo, él sabrá como enfrentarlo), le infringe una persecución política, y se atreve a lloriquear que  afectó su honra, su decoro y su reputación (Escobar, ¿conoce estas virtudes?) así como la de su familia.

Más aún, aprovechando las redes sociales Arturo Escobar y Vega, fanfarronea y manda a la Internet dos twitters  “presentaré una denuncia en contra del Fiscal Nieto por su “presunta responsabilidad en el delito contra administración de justicia”.

Segundo, “demandaré a @SNietoCastillo por daño moral y perjuicios por revelar ilegalmente que había solicitado acción penal en mi contra” O sea, lo denunciará ante la PGR, por revelar que solicitó la acción penal. Entiendo, ¿si se hubiese quedado callado el Fiscal aceptaría que sí es corrupto y violador del Cofipe, señor Escobar, y se entregaría motu proprio ante la autoridad judicial, por esos delitos?

Y aun se atreve a decir, a través de una entrevista  en la radio, que buscará a su ex jefe, el titular de Gobernación, para ver la posibilidad de regresar a la Subsecretaría de la que le pidieron dimitiera, para enfrentar este indigno proceso judicial.

Sería un despropósito de su parte y en grave error de la dependencia permitirle regresar. El sólo hecho de saber que sí violó el Cofipe, adelantándose a procesos legales, lo imposibilita, por dignidad -aah, olvidé que no tiene, menos conoce esta virtud-, siquiera a pisar una dependencia pública.

En todo este pleito político/personal entre usted y Nieto Castillo, ha dejado en el suelo  la credibilidad de su persona, profesión y representatividad pública. Sea hombre y retírese de la vida política y háganos un favor a los mexicanos, ya no toleramos a tipos como usted… vaya esto con todo respeto.

 

 

Notas Relacionadas

Luis Repper Jaramillo

Luis Repper Jaramillo