El nuevo Plan Bracero y el Bat

El nuevo Plan Bracero y el Bat

Foto: Reuters

La Cumbre de los presidentes de Estados Unidos, México y primer ministro de Canadá que se realiza esta semana servirá para revisar los alcances y cumplimiento del T-MEC por parte de los gobiernos firmantes, sobre todo en el aspecto energético, democracia sindical, inversiones e intercambio comercial.  

De acuerdo con el Carlos Arango, líder del Frente Nacional de Inmigrantes, que aglutina a millones de mexicanos que viven y trabajan en Estados Unidos, además de esos temas  a los presidentes Joe Biden y Andrés Manuel López Obrador les interesa la migración por la crisis que se vive en ambos países y en donde México ha sido el más eficaz guardián o policía migratorio de la Casa Blanca.

El presidente López Obrador, a diferencia de la visita que le hizo a Donald Trump en Washington en julio del 2020, para respaldar su frustrada reelección, no lleva esta vez un bat de beisbol de regalo al mandatario estadunidense como símbolo de amistad, pero si un récord impresionante de migrantes centroamericanos y caribeños detenidos, muchos con lujo de violencia y deportados en lo que va del año.

Asimismo, está semana se informó que la administración de Joe Biden prevé reinstalar en los próximos días el programa Protocolos de Protección al Migrante (MPP),  conocido como “Quédate en México”, que obliga a los solicitantes de asilo en Estados Unidos a esperar el desarrollo de sus solicitudes en territorio mexicano. Seguramente será uno de los acuerdos de los cuales no se informará después de la Cumbre.

Es una papa caliente este tema a la ya de por sí errática política migratoria mexicana, que ha pasado en el actual sexenio del discurso humanista a la represión e incluso muertes de migrantes centroamericanos y haitianos a manos de la Guardia Nacional.

Hay  mucha demagogia y verdades a medias. El presidente mexicano  ya amenazó con exhibir a los congresistas de Estados Unidos que nos respalden la legalización de 11 millones de migrantes. Como si eso preocupará a senadores y representantes estadunidenses.

Lo que desconoce o quiere ignorar el presidente López Obrador es que por más que Joe Biden quiera aprobar esta reforma migratoria, no depende de él, sino de las negociaciones y los contrapesos en el Congreso. Allá no es mayoría Morena, ni tampoco los legisladores son sumisos a ningún presidente, ni mucho menos le cantan las mañanitas desde la tribuna legislativa o van a rendirle cuentas a Palacio Nacional.

Carlos Arango, líder mexicano avecindado en Chicago desde hace décadas, expuso que el as bajo la manga de López Obrador es seguir siendo la Border Patrol de Estados Unidos en Chiapas y en todo México e impulsar un nuevo “plan bracero” en ambos lados de la frontera.

En México para que los centroamericanos, previo apoyo millonario de Estados Unidos, se dediquen a sembrar arbolitos o sean contratados como trabajadores temporales, sin ningún tipo de prestación social o sindical.

Y en Estados Unidos, seguir ofreciendo mano de obra barata de los mexicanos que siguen cruzando la frontera huyendo del desempleo postpandemia y la inseguridad en casi todo el país, todo ello bajo un programa similar al de los braceros. Eso se traducirá en más miles de millones a las remesas que son presumidas como logro de la 4T.

“Es un nuevo plan bracero”, asegura Arango para ofrecer mano de obra barata de México y Centroamérica ante la escasez de trabajadores y que México llenaría con trabajadores temporales, sin sindicatos, con condiciones laborales inaceptables. 

Lo que nos debe de preocupar es que México no sea el perdedor en esta Cumbre. Que Estados Unidos no vaya a macanear no a López Obrador, sino a la economía mexicana, que no se afecten las inversiones extranjeras por culpa de la Reforma Eléctrica, pero sobre todo que los derechos de los migrantes y trabajadores mexicanos no sean vulnerados. Tal Cual.

De este lado de la Frontera. Un faro de luz para que las mujeres alcen la voz y así erradicar la violencia femenina, es uno de los trabajos legislativos que apoya el Coordinador de la bancada del PRD, Omar Ortega Álvarez. Esto durante la Firma del memorando de entendimiento entre la Entidad de  las Naciones Unidas para la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres y la LXI Legislatura del Estado de México.

www.theexodo.com