“Mexico is one big cemetery”

“Mexico is one big cemetery”

Foto: Internet

03-10-2016

“Mexico is one big cemetery”. Es el título del reportaje principal del pasado fin de semana del diario Los Angeles Times donde se expone la tragedia que viven familiares de desaparecidos que buscan con palas, picos y sus propias manos los restos de miles de desaparecidos en Veracruz. Sólo en los últimos dos meses se han encontrado 80 fosas clandestinas.

 

El reportaje narra la última década en México, desde el inicio de la Guerra contra el Narco emprendida por Felipe Calderón hasta la actualidad, donde siguen desapareciendo hombres, mujeres, jóvenes y hasta menores de edad en zonas donde el narcotráfico tiene presencia, pero también donde cuentan con el apoyo de policías y funcionarios para “desaparecer” personas.

Se señala en el reportaje que el catalizador para que miles de familiares y organizaciones empezarán esta campaña para encontrar a sus seres queridos fue lo ocurrido con los 43 estudiantes de Ayotiznapa, hace dos años, cuando fueron secuestrados y desaparecidos en Iguala, Guerrero.

Miles de mexicanos se han convertido en “antropólogos  forenses aficionados” ante la inacción del gobierno mexicano, a nivel federal, estatal y municipal, para ayudarlos a encontrar a sus familiares. Siempre existe incredulidad de las autoridades cuando se tienen indicios de un sitio que puede albergar una fosa clandestina, narran los familiares en el texto diario estadunidense.

El reportaje narra una veintena de casos de desaparecidos en los últimos 10 años. Desde adolescentes de  hasta amas de casa que no tenían ningún nexo con el crimen pero que estuvieron en el lugar y en el momento equivocado. O como decía Felipe Calderón “daños colaterales” de su guerra.

Pero no sólo es Veracruz. Es Morelos y las fosas clandestinas de Tetelcingo que aún con cientos de cadáveres era negadas por Graco Ramirez. O las  de Guerrero que empezaron a ser públicas luego del caso Iguala y que se extienden por varios municipios. También las de Tamaulipas con cientos de migrantes centroamericanos y mexicanos. Y muchas otras en estados como Coahuila, Durango, Michoacán, Jalisco o Estado de México.

El reclamo del cantante Roger Waters a Enrique Peña Nieto en el Zócalo  donde señala ““Señor presidente, ¿dónde están? ¿Qué les pasó a los 28 mil desaparecidos? Toda vida es sagrada, no sólo la de sus amigos”, no es nada nuevo, aunque sí la valentía para decirlo ante más de 100 mil personas, en la principal plaza pública de México y con una cobertura internacional.

Las palabras del roquero inglés y lo que narra Los Angeles Times es la voz de estos padres de familia, esposas, hermanos e hijos de desaparecidos en México. Todos en el país lo sabemos, vivimos con ello en las noticias diarias, en el Facebook con fotos de víctimas. Pero estamos inmersos en la impunidad, la corrupción y valemadrismo nacional. 

Notas Relacionadas