Obesidad, factor predisponente para el desarrollo de más de 12 tipos de cáncer

Obesidad, factor predisponente para el desarrollo de más de 12 tipos de cáncer

Foto: https://www.excelsior.com.mx/

17-01-2022

Sin lugar a dudas para mucha gente una vez superada las fiestas decembrinas y el Día de Reyes, el bajar de peso, es uno de los principales propósitos – sino es que es el primero- para el presente año, luego de haber disfrutado de la basta comida propia de esta temporada, la cual en la mayoría de los casos nos hizo ganar varios kilitos de más; lo que nos mantiene entre los primeros países a nivel mundial con sobrepeso y obesidad

 

Según datos de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos), México y Estados Unidos son los dos países del mundo con mayor prevalencia de obesidad en la población adulta.

La obesidad es una enfermedad crónica, multifactorial, costosa, asociada a múltiples factores de riesgo y enfermedades como las enfermedades cardiacas, diabetes, hipertensión, dislipidemia, apnea del sueño, varios tipos de cáncer y ahora también en COVID-19; de ahí la necesidad de modificar el rumbo de la enfermedad tratándola seriamente y en forma multidisciplinaria.

De acuerdo a cifras de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (ENSANUT) 2018-19 tres cuartas partes de los adultos mexicanos viven con obesidad y sobrepeso.

La obesidad y el sobrepeso causan más de 12 tipos de cáncer, cinco más de los que hasta ahora se relacionaban de forma directa con un índice de masa corporal elevado, según un nuevo informe del Fondo Mundial para la Investigación del Cáncer (WRCF, por sus siglas en inglés). Este organismo alerta, además, de que a medida que se extienda el estilo de vida occidental por el globo, la prevalencia del cáncer aumentará y se espera que para 2035 haya 24 millones de nuevos casos al año, un 58 por ciento más que en la actualidad.

El sobrepeso y la obesidad causan aproximadamente el 20 por ciento de todos los casos de cáncer. Los tipos de cáncer asociados comúnmente a la obesidad son: endometrio (en el tejido que reviste el útero), esófago, colorrectal, posmenopáusico de mama, próstata, renal, hígado, ovario, vesícula biliar, cervicouterino, estómago (parte superior), mieloma múltiple (se desarrolla en los glóbulos de la sangre), tiroides y meningioma (en el tejido que cubre el cerebro y la médula espinal) 

Tan sólo en el 2020 en México se registraron 195 mil 499 nuevos casos de tumores malignos, dentro de los cuales el de mama, próstata y colorrectal fueron los más frecuentes en ese orden.

Existen diferentes razones por las que posiblemente la obesidad está relacionada con el desarrollo de cáncer, por ejemplo: aumento de los niveles de insulina y factor de crecimiento de la insulina-1, inflamación crónica de bajo nivel y cantidades más altas de estrógeno producidas por el tejido graso. Además está comprobado que las células grasas pueden afectar los procesos que regulan el crecimiento de las células cancerosas.

“Entre un 50 y hasta un 70 por ciento de los tumores malignos, de alguna u otra  manera están asociados a un problema de exceso de peso, sobre todo a la obesidad”, afirmó Julio Morfín, gerente médico de Ifa Celtics, a Hablemos de cáncer….sin miedo, luego de la presentación de la campaña “Cambia la historia de la Obesidad”. 

El también ginecólogo explicó que cuando “hay obesidad existe un proceso inflamatorio crónico, que el organismo produzca proteínas inflamatorias, que cuando no están controladas y permanecen mucho tiempo en el cuerpo,  causan daño a la célula. Una célula dañada tiene más riesgo al momento de estarse reproduciendo de cambiar su estructura de DNA  y volverse una célula maligna”.

“El cuerpo –dijo- siempre lucha contra esas células con un proceso de autocontrol. Cuando hay un problema de obesidad, este autocontrol también se pierde y, específicamente en mujeres, el exceso de grasa corporal hace que se produzcan más hormonas. Y el exceso de hormonas se asocia con algunos tipos de cáncer, como el de mama, endometrio o vesícula, por mencionar algunos. Ese es el mecanismo por el cual el exceso de peso se asocia a varios tipos de cáncer, añadió.

El especialista refirió que cuando la persona con cáncer tiene sobrepeso u obesidad, la respuesta a los tratamientos de quimio o radioterapia se ha visto disminuida en algunos tipos de neoplasias, porque si el proceso patológico persiste, el daño en la salud o el factor de riesgo va a persistir. Mientras el paciente  no baje de peso, va a seguir con el riesgo de desarrollar, o un nuevo tumor o que el tumor que tiene no se controle adecuadamente”.

En México, 74.2 por ciento de los adultos viven con sobrepeso u obesidad  y 81.6 por ciento tienen obesidad abdominal. Por edad, las prevalencias más altas se encuentran en la cuarta y quinta década de la vida, en la cual 83.6 por ciento de la población presentó sobrepeso u obesidad, lo que es 4.3 veces más la posibilidad de tener obesidad en este grupo de edad que en la segunda década de la vida, según datos de la ENSANUT 2018-19.

Ante este panorama “el gran reto que tenemos como sociedad es reconocer que la obesidad no es una enfermedad estética, que se tiene no por no tener ganas o “fuerza de voluntad para bajar de peso, sino que es un padecimiento multifactorial. La pérdida de peso no es solo responsabilidad de las personas que la viven; es una enfermedad compleja que requiere de un equipo multidisciplinario que les proporcione herramientas y tratamiento integral adaptado a sus necesidades, empático y sin estigma”, puntualizó el represente de la farmacéutica.

Y en mucho tiene razón el especialista, pero el primer paso lo debemos dar nosotros si tenemos problemas de sobrepeso u obesidad; porqué nunca como hoy –que estamos inmersos en una pandemia que se ha prolongado por más de dos años y que sigue cobrando la vida de miles de personas en todo el mundo- se hace indispensable hacernos cargo de nuestra salud. Si queremos estar vivos, necesitamos estar sanos; y una manera de estar sanos y sin comorbilidades es estando en nuestro peso ideal.

 

Notas Relacionadas

Hablemos de Cáncer... sin miedo

Irene Licona