Otorgan expediente clínico a menores supervivientes de cáncer atendidos en el ISSSTE

Otorgan expediente clínico a menores supervivientes de cáncer atendidos en el ISSSTE

Foto: Cortesía|MNE

11-06-2021

 

 

Cuando las personas son diagnosticadas con cáncer, en muchas de las veces se opta por mantenerlo en secreto o que se sepa lo menos posible –inclusive dentro de la propia familia- quizá en la lógica de no querer ser señalados, etiquetados o sujetos de lástima o/y  bullying, en el caso de los niños. Sin embargo cuando se logra superar la enfermedad y la noticia debiera ventilarse a los cuatro vientos por todo lo que ello implica (recuperar la salud; dejar de tomar medicamentos y gastar en ellos, al igual que en estudios; volver a retomar su vida lo más normal que se pueda, y regresar al trabajo o a la escuela), la dinámica casi es la misma, es decir, salvo en núcleo familiar, casi nadie se entera, cuando de entrada la noticia debiera ser motivo de felicidad.

Es por ello que en el marco del mes dedicado al Superviviente de Cáncer  (junio) Hablemos de cáncer sin miedo…. los felicita por haber hecho el mejor de sus esfuerzos para superar la enfermedad apoyados en sus familiares y/o cuidadores, de quien en gran medida depende dicho logro, al estar al pendiente de sus tratamientos, llevarlos al hospital o a consulta, traerlos a consulta o terapia, acompañarlos y hasta sufrir con ellos la enfermedad; máxime en el caso de los niños y adolescentes, sobre todo estos últimos, que no en pocas ocasiones se deprimen, abandonan el tratamiento e incluso, llegan a atentar contra su propia vida.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS) la incidencia en población pediátrica oscila entre 50 y 200 personas por millón en todo el mundo. En México, el cáncer infantil es la principal causa de muerte por enfermedad en el grupo de uno a 19 años; siendo después de la leucemia, los linfomas y los tumores abdominales y cerebrales los más frecuentes.

Y es precisamente en la población superviviente de cáncer infantil –de 0 hasta 19 años- que hace apenas unos días, que el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) y  la Clínica de Supervivientes de Cáncer Infantil  entregó a los pacientes pediátricos que superaron algún padecimiento oncológico, un expediente en el que se resume su historial médico, para que en  caso de presentar una recaída futura cuenten con toda la información necesaria y reciban tratamientos específicos.

En el marco del Día Mundial de los Sobrevivientes de Cáncer, que se celebra el 4 de junio, la Jefa del Servicio de Oncología Pediátrica del Centro Médico Nacional (CMN) “20 de Noviembre”, Farina Arreguín González, detalló que este archivo es un innovador esquema que incluye la historia clínica, los tratamientos empleados, las secuelas, intervenciones brindadas por los diferentes especialistas y recomendaciones para su seguimiento.

La también responsable de la Clínica (de Supervivientes de Cáncer Infantil) explicó que algunos pacientes graduados de esta unidad, por su edad, dejan de ser derechohabientes, por lo que este expediente les es útil para futuros tratamientos médicos.

La Clínica de Supervivientes de Cáncer Infantil es líder en Latinoamérica por su amplitud, experiencia, desarrollo y con cinco años de evolución, provee a las y los supervivientes herramientas para su reintegración digna y saludable a la sociedad.

Hasta el momento, la Clínica (que abrió sus puerta el 2 de  marzo de 2016 como estrategia nacional) en la que se atiende a 220 pacientes de todo el país, de los cuales en 2019, se graduaron 12 y egresaron 20 más durante la pandemia; todos recibieron una medalla en reconocimiento al valor de haber superado el cáncer infantil.

Al destacar que el reto, después de vencer el cáncer infantil, es lograr la rehabilitación y reintegración digna a la sociedad de los pacientes, la especialista explicó que la Clínica de Supervivientes de Cáncer Infantil cuenta con un grupo multidisciplinario de expertos en 20 especialidades y subespecialidades médicas, quienes brindan una atención integral.

Las especialidades de mayor interconsulta que colaboran en limitar los efectos colaterales de padecimientos oncológicos en infantes y adolescentes son: endocrinología, cardiología, neuropsicología, neurología, audiología, nefrología, medicina de la reproducción, neumología y nutrición.

En la unidad médica los pacientes reciben diagnóstico y tratamiento oportuno de secuelas propias de la enfermedad y de las terapias que ameritaron para su curación, como amputaciones quirúrgicas y tiempo de exposición a radioterapia y quimioterapia.

“Al tratar las complicaciones inherentes al tratamiento, el paciente tiene menor comorbilidad y mayor posibilidad de retomar su vida escolar y/o laboral después de vencer la enfermedad, además de que se ha detectado un gran número de secuelas neuropsicológicas por lo que la reintegración a la vida escolar es un objetivo primordial en nuestra clínica, especialmente evitar y prevenir el bullying y lograr supervivientes de cáncer funcionales psicosocialmente y económicamente activos”, argumentó la oncopediatra.

Los daños colaterales secundarios a tratamiento de cáncer pediátrico principalmente son: metabólicas, endocrinológicas, ortopédicas, oftalmológicas, de conducta y aprendizaje, precisó Arreguín.

Los chicos curados de cáncer ingresan a la clínica de supervivientes después de haber cursado al menos dos años de vigilancia y se les lleva un seguimiento de acuerdo a guías internacionales y de acuerdo al tipo de tratamiento oncológico que recibieron.

Después de 8 a 10 años de seguimiento en la clínica de supervivientes y de una preparación para que realicen su seguimiento y sepan llevar estilos de vida saludable,  los pacientes son graduados de la clínica, donde además de su reconocimiento, se les otorgar una medalla grabada con el árbol de la vida y su carpeta personal (que es un documento que contiene la información específica del padecimiento que tuvo, el tratamiento que recibió, y los cuidados que requiere continuar por toda su vida).

Una vez que concluye la ceremonia de graduación, los supervivientes dejan su foto en el árbol de la vida –que se localiza en el 5º piso del CMN “20 de noviembre” para inspirar a otros niños y adolescentes que aún se encuentran en tratamiento, a fin de que puedan llegar a la etapa de supervivientes. En esta ocasión por motivo de la pandemia no se realizó la ceremonia de graduación de manera colectiva, pero sí en forma individual en un consultorio de la Clínica de Supervivientes.

En la supervivencia, más que hablar de recaídas, el seguimiento es cuidar los efectos a largo plazo del tratamiento de la enfermedad, ya sea cirugías, quimioterapia y/o radioterapia. Uno de los efectos secundarios es la aparición de segundas neoplasias, o sea, la aparición de un nuevo cáncer, relacionado con el tratamiento que llevó el paciente. Hasta el momento –por desgracia- se han presentado dos segundas entre la población de supervivientes; se trata de leucemias.     

 “Hombre es el que hace lo que tiene que hacer”, lanzan campaña para concientizar sobre la importancia de prevenir el Cáncer de Próstata

En el marco del Día Mundial del Cáncer de Próstata, la Asociación Mexicana de Lucha Contra el Cáncer (AMLCC) presentó la campaña “Hombre es el que hace lo que tiene que hacer”, con la cual busca crear conciencia entre la población masculina sobre la importancia de un diagnóstico oportuno para que existan más oportunidades terapéuticas y mejores perspectivas para enfrentar al padecimiento.

En México, el cáncer de próstata es la primera causa de muerte por cáncer en hombres y se estima que uno de cada siete será diagnosticado con el padecimiento en algún momento de su vida. En un país en el que mueren alrededor de siete mil hombres al año, la Asociación comprende la urgencia de que la enfermedad ocupe la conversación de los mexicanos y se une a la misión de romper los tabúes y la desinformación que impide que más personas acudan oportunamente con los especialistas.

“Desafortunadamente en México la mayoría de los hombres no se hacen los estudios para la detección oportuna de este cáncer, ya sea por miedo, desconocimiento, por no tener acceso a las pruebas de laboratorio e incluso por actitudes de macho y de que “no pasa nada”; por lo que la enfermedad suele detectarse ya en etapa avanzada, limitando los tratamientos y las posibilidades de curarse”, destacó Mayra Galindo, directora de la AMLCC y afirmó, “hoy queremos derribar estos mitos, destacar qué significa ser hombre: hombre no es el que arriesga su vida por prejuicios, dejando a su familia sin su protección, sino el que toma las medidas necesarias para poder detectar a tiempo un cáncer de próstata y poder salvarse para seguir cuidando a su familia por muchos años más”.

En este contexto, “Hombre es el que hace lo que tiene que hacer” es un esfuerzo que apela a la responsabilidad que cada uno de los padres, hijos, hermanos o esposos tiene de cuidarse y de no dejarse llevar por el miedo o las inseguridades.

De acuerdo con Hugo Manzanilla García, especialista en Urología, la detección temprana del cáncer de próstata mejora las posibilidades para enfrentarlo. Por ello, es de suma importancia que todo hombre mayor de 40 años acuda a un profesional de la salud para que los oriente y les realice una revisión de la próstata. “El cáncer de próstata puede ser detectado gracias a la prueba de antígeno prostático, pero el examen que permite confirmar un diagnóstico es el tacto rectal ya que el 80 por ciento de la próstata, donde crecen los tumores, está al alcance del dedo del médico tratante. No hay motivos para tenerle miedo al tacto rectal, ya que es un procedimiento que dura tan sólo 15 segundos, pero puede cambiar la vida de los hombres y sus familias para siempre”, enfatizó.

Lamentablemente, la idiosincrasia mexicana ha perpetuado la creencia de que el tacto rectal afecta la virilidad del hombre, motivo por el cual muchos hombres se niegan a realizarse el estudio: algunos expertos estiman que, de cada 100 mexicanos, solo cuatro aceptan hacerse esta exploración.

Durante el evento de lanzamiento, Leticia Aguiar Green, Representante del Movimiento Latinoamericano contra el Cáncer de Próstata (MOLACAP) invitó a los medios de comunicación y a los asistentes en general a firmar el Pacto Contra el Cáncer de Próstata, que busca eliminar las barreras que enfrentan los pacientes con cáncer de próstata para recibir atención de calidad.

Antonio de Valdés, reconocido cronista deportivo y embajador de “Hombre es el que hace lo que tiene que hacer”, invitó a todos los mexicanos, sin importar edad o género, a unirse y participar en esta campaña para combatir una enfermedad que, si es detectada a tiempo, puede ser curable: “Hay muchas cosas que nos definen como hombres, pero solo un verdadero hombre hace lo que le corresponde para poder vivir más años protegiendo a su familia”, declaró de Valdés, quien además de formar parte de esta iniciativa, ya firmó el Pacto Contra el Cáncer de Próstata, refrendando su compromiso con la causa.

                                                      

 

                           

 

 

 

Notas Relacionadas

Hablemos de Cáncer... sin miedo

Irene Licona