Tamizaje, excelente opción para detectar a tiempo cáncer de pulmón y de otro tipo

Tamizaje, excelente opción para detectar a tiempo cáncer de pulmón y de otro tipo

Foto: redacción médica

08-04-2021

Si bien todas las enfermedades oncológicas son importantes, hoy la principal preocupación está en el cáncer de pulmón (CP) pues, a diferencia de otros tumores, es el más agresivo y mortal. En México, por ejemplo, este tipo de cáncer es la segunda causa de muerte en hombres y la cuarta en mujeres; cada año cobra la vida de más de 8 mil personas (22 individuos al día) y se presentan alrededor de 9 nuevos mil casos.

Además, ante la triste realidad de que hoy en día en México sólo el 1 por ciento de los casos de cáncer de pulmón (CP) son detectados a tiempo, se hace más que indispensable aterrizar una estrategia multidisciplinaria a nivel nacional que permita detectar y diagnosticar a tiempo este tipo de neoplasia que ocupa el sexto lugar en incidencia y el cuarto en mortandad, al detectarse en etapas tardías (cuando en muchos de los casos ya hizo metástasis) en un 99 por ciento.

De ahí el CP representa un reto importante para la salud pública al ser reconocido como una de las principales causas de muerte por cáncer en México y en el orbe.

De acuerdo a cifras de Globocan –organismo dependiente de la Organización Mundial de la Salud- en 2020 se registraron más de dos millones de casos nuevos de cáncer de pulmón en todo el mundo y alrededor de 1.8 millones de muertes; mientras que en México se reportaron 7 mil 588 nuevos casos y 7 mil 100 decesos.

En entrevista con Hablemos de cáncer…sin miedo, con motivo del Día Nacional del Cáncer de Pulmón, que se conmemora el 5 de abril, Oscar Arrieta Rodríguez, coordinador de la Clínica de Cáncer de Pulmón y Tumores Torácicos del Instituto Nacional de Cancerología (INCan) argumentó que existe un subregistro en el cáncer pulmón, debido a que la enfermedad se llega a diagnosticar como neumonía o tuberculosis; siendo en apariencia esa la causa de los decesos, cuando en realidad se trata de una neoplasia; por lo que las cifras de incidencia y muerte son mucho mayores a las oficiales.

“De todo los casos que se diagnostican en México, menos del uno por ciento se encuentran en etapa temprana, por lo que la oportunidad de curación es muy baja”; de ahí que la relación incidencia-muerte es 95 por ciento más alta como resultado de los problemas que se presentan para tener un diagnóstico temprano, en comparación con otros países como en Japón que es de 40 por ciento, Reino Unido 26 por ciento, Estados Unidos 22 por ciento y Brasil 15 por ciento. De igual manera influyen aspectos como el costo, donde tratar a un paciente en etapa temprana es diez veces más barato, que si el padecimiento se encuentra en una etapa cuatro y con metástasis”.

Ante este panorama el especialista hizo énfasis en la imperiosa necesidad de implementar una estrategia de prevención, cuyos resultados a nivel internacional han comprobado su efectividad en cuanto a la reducción de fallecimientos como es el screening (tamizaje).

Las pruebas de tamizaje, además de detectar el cáncer en etapas tempranas, tienen como objetivo general identificar pacientes con distintos diagnósticos de manera oportuna con el fin de otorgar un tratamiento con intención curativa y reducir la tasa de decesos por la enfermedad. En el cáncer de pulmón, la Tomografía Helicoidal de Dosis Baja (THDB) ayuda a identificar diferentes tipos de lesiones pulmonares que pudieran tener un origen maligno o no. El uso de la THDB ha demostrado ser una herramienta efectiva en un programa de detección temprana al lograr reducir la mortalidad entre un 20 a 60 por ciento.

El también jefe del Laboratorio de Oncología Experimental del INCan, informó que inicialmente el Programa de Tamizaje está siendo apoyado por AztraZeneca  con 1,000 tomas, como parte de un programa piloto de screening, con el propósito de demostrar el beneficio frente al alto riesgo que representa no detectar la morbilidad a tiempo.   

Ante este panorama el Instituto creó la Clínica de Diagnóstico Temprano, una estrategia que busca contrarrestar la mortandad detectando a tiempo este tumor maligno y ofreciendo tratamiento oportunamente, para este padecimiento que tiene una supervivencia a 5 años para sólo el 19 por ciento; es decir, por cada 100 personas diagnosticadas viven 19.

Hoy se sabe que el principal factor de riesgo para desarrollar cáncer de pulmón es el tabaquismo en el 85 por ciento de los casos, seguido por la exposición al humo de leña y contaminantes ambientales.

Sin embargo en Latinoamérica no existe ningún programa para diagnóstico temprano en cáncer de pulmón, a pesar de que en pacientes con antecedentes de tabaquismo sólo se requiere de 320 tomografías para salvarle la vida a alguien. Para ponerlo en contexto –dijo- detectar un cáncer de mama  requiere más de 1,500 mastografías, lo que demuestra que un programa de tamizaje para cáncer de pulmón es mucho más eficaz que las mismas mastografías.

De ahí que uno de los objetivos del programa piloto es demostrar su efectividad para poder aplicarlo en la detección de otro tipo de cánceres y lograr, que en un futuro estas pruebas puedan estar disponibles en el sector público, agregó Arrieta Rodríguez.

Estudios realizados en otros países, las mujeres que se realizan una Tomografía Helicoidal de Dosis Baja (THDB) han demostrado una mayor sobrevida con respecto a los pacientes hombres que se realizaron este estudio, las mujeres llegaron a presentar sobrevida hasta de 61 por ciento versus los hombres con un 26 por ciento.

El oncólogo señala que el principal problema de que no existan programas en este sentido puede obedecer al estigma del tabaquismo; luego de que mucha gente incluso se atreve a decir “se lo merece”, no obstante, subrayó, todos los pacientes tienen derecho a la atención sin ser discriminados. Otra complicación podría ser que biopsiar es muy complicado, “de ahí que se requiere con urgencia opciones para el diagnóstico de cáncer de pulmón”, insistió.

Una premisa es que el programa de detección debe ser enfocado en la población de mayor riesgo para que sea efectivo y cumpla con su objetivo. De esta manera, los criterios para participar en el reciente programa son: tener entre 55 y 74 años, ser fumador o haber dejado de fumar en los últimos 15 años, haber fumado al menos una cajetilla diaria por 20 años o su equivalente, haber respirado el humo de la leña constante por más de 5 años, o tener diagnóstico de EPOC y no contar con el apoyo de ningún sistema de salud para poder recibir la atención del equipo multidisciplinario de la Unidad Funcional de Oncología Torácica (UFOT) del INCan.

Con la implementación de un programa como este se busca ayudar a mejorar la situación actual de diagnóstico en nuestro país, lograr diagnósticos más tempranos e incrementar las oportunidades de tratamiento, logrando así aumento en la sobrevida hasta en un 80 por ciento.

Se requieren datos poblacionales, “los datos específicos para México son extremadamente importantes para poder implementar mejores políticas públicas para el país, incluso para Latinoamérica, hoy no hay mucho”, acotó el directivo del Incan.

En este sentido habrá que indagar qué ha pasado con el Registro Nacional de Cáncer con base poblacional, en el que trabajaron por muchos años un grupo de destacados oncólogos, encabezados por Alejandro Mohar y Abelardo Meneses, ex director y director del INCan, respectivamente, para hacerlo una realidad en México; actualmente al frente de Alejandra Palafox, como coordinadora de los Registros de Cáncer en el Instituto.

                    

 

Notas Relacionadas

Hablemos de Cáncer... sin miedo

Irene Licona