Cáncer Colorrectal, una neoplasia que crece “sin ser vista”

Cáncer Colorrectal, una neoplasia que crece “sin ser vista”

Foto: elhospital.com

31-03-2021

A diferencia del de mama o próstata, el colorrectal es un cáncer que en la última década ha venido creciendo en forma exponencial en todo el mundo; lo grave es que al estigmatizarlo como algo malo, sucio o de lo que no se debe hablar, hace que trascurra como un fantasma. Es decir, sabemos que existe, pero nadie quiere hablar de ello, mucho menos dar su testimonio, en consecuencia, no se hacen campañas de información y prevención para detectar y diagnosticar a tiempo este tipo de neoplasia, como sí sucede con el de mama o próstata; y no es que este mal, al contrario, pero sí se tiene que poner atención –en este caso las autoridades de salud- en la existencia de otro tipo de cánceres, cuya incidencia sigue en aumento, como es el caso del gastrointestinal (GI), de manera especial el colorrectal y de hígado, en personas cada día más jóvenes.

 

El cáncer gastrointestinal (GI) es la denominación de los cánceres que afectan al sistema digestivo (o el tracto gastrointestinal) y comprenden: esófago; estómago; intestino grueso (colorrectal) delgado y anal; vesícula biliar, hígado y páncreas.

Si en este momento se habla más de cáncer colorrectal (CCR) es porque a través de las redes sociales y los medios (de comunicación) se ventiló el deceso de figuras públicas a consecuencia de este padecimiento, como el español Pau Donés, compositor y vocalista del grupo musical “Jarabe de Palo”, (55 años); el también español Carlos Ruíz Zafán, autor de “La sombra del viento” (55 años) y Chadwick Boseman, protagonista de Pantera Negra (43 años), lo cual ha llamado la atención de la opinión pública, quien no pueden creer que cada vez gente más joven esté muriendo por este padecimiento. Hace casi 12 años Faratt Fowcett, protagonista de la famosa serie “Los Ángeles de Charlie”, murió de cáncer colorrectal, cuando hablar de cáncer, era casi un pecado, y de inmediato se le relacionaba con muerte.

De acuerdo con la Agencia Internacional para la Investigación sobre el Cáncer, perteneciente a la Organización Mundial de la Salud (OMS) durante el 2020 en México se registraron 14 mil 901 nuevos casos de cáncer colorrectal y más de 7 mil muertes; lo que coloca a este tumor maligno como el segundo más mortal, soló por detrás del de mama. 

En cuanto a la incidencia, –por desgracia- pasamos del cuarto al tercer lugar, según datos del Instituto Nacional de Salud Pública, por lo que al conmemorarse este 31 de marzo, el Día Mundial contra el Cáncer Colorrectal se busca hacer conciencia entre la población para poner atención sobre los signos y síntomas de la enfermedad, que por lo común suele confundirse con colitis.  

Este tipo de neoplasia procedente de las células del intestino grueso y del recto, puede desarrollarse a partir del crecimiento de protuberancias conocidas como pólipos (conocidos como tumores), que se originan en el recubrimiento del colon o recto. Por lo general se detecta en personas mayores de 50 años, sin embargo, cada vez son más los casos que se presentan en individuos más jóvenes, debido, entre otros factores,  a la occidentalización de la comida.

El acelerado incremento del CCR se relaciona básicamente con las modificaciones en cuanto a los hábitos dietéticos de la población (incremento en el consumo de azúcar, mayor consumo de carnes procesadas, bajo consumo de fibras) y cambios en el estilo de vida (sedentarismo, fumar y consumir alcohol y drogas). Independientemente de las causas asociadas a los hábitos higiénico-dietéticos, existen otras, como la predisposición genética (cáncer hereditario no polipoide, poliposis hereditaria y polimorfismos de otros sistemas enzimáticos), colitis ulcerosa, y otras enfermedades inflamatorias intestinales.

“A pesar de que no se sabe con exactitud qué es lo que origina el cáncer colorrectal, cuya tendencia a nivel mundial desde hace diez años, es cada vez se presenta más en personas jóvenes (medicamente se considera joven a los menores de 50 años). Lo que sí se sabe es que su evolución lenta, es decir, que tarda muchos años en desarrollarse, en promedio 10, por lo que si a un paciente se le diagnostica a los 30 años, la enfermedad inició  a los 20 años”, afirmó Érika Betzabé Ruiz, oncóloga del Instituto Nacional de Cancerología (INCan).

Refirió que a nivel mundial las campañas de concientización sobre la importancia de prevenir el cáncer colorrectal no han tenido éxito porqué existe un tabú hacia el colón, porque se le asocia con algo sucio y/o desagradable, algo de lo que no se debe hablar.

En entrevista con Hablemos de cáncer….sin miedo refirió que hace dos años en Bélgica se estaba trabajando en una campaña de concientización sobre el cáncer de colón, con Bratt Pitt –aprovechando su 50 aniversario- en la que se invitaba a la ciudanía a realizarse la prueba FIT (análisis de las heces para descubrir la existencia de sangre o moco) para detectar alguna anomalía, como los pólipos, que al ser detectados tempranamente, se evita el que deriven en un tumor canceroso. Finalmente no se hizo la campaña con dicho actor –dijo- pero sirvió para que los belgas se dieran cuenta de la importancia de hacerse la prueba.

Con subespecialidad en Tumores Gastrointestinales, la oncóloga argumentó que a nadie le gusta la materia fecal, menos tener que manipularla, pero que en este caso es de suma importancia para detectar a tiempo un CCR. La prueba es muy sencilla, ya que lo único que se tiene que hacer llevar una cantidad pequeña de excremento para ser analizado en el laboratorio, a fin de detectar cualquier anomalía.

De ser positiva la prueba FIT la persona se debe someter a una colonoscopia, por desgracia como país estamos muy atrasados en la cultura de la salud, porque “la gente no quiere participar; le tiene pavor al procedimiento, el cual además de ser muy sencillo no lo siente porque se duerme al paciente para revisar el colón y hacerle una biopsia, a fin de confirmar o descartar que se trate de un cáncer de colón. Quizá lo más complicado previo al estudio es que el paciente se tiene que purgar un día  antes en su casa”, agregó Ruiz.

Se recomienda hacer la colonoscopia cada 10 años a partir de los 50, o cada dos años a partir de los 45 si se tienen antecedentes de la enfermedad, indicó.

La apatía a la que se refiere la especialista me hizo recordar que en el 2018 el INCan con el apoyo de la Fundación Teresa de Jesús (Futeje) lanzó la primera campaña para la detección temprana de cáncer de colón, a través  de la prueba FIT (Fecal Inmunology Test) se ofreció gratuitamente a la población mayor de 50 años sin antecedentes de la enfermedad, no dio el resultado que se esperaba, luego de que la gente no participó; lo cual es triste, si se toma en cuenta que ni siendo gratis, ni por su propia salud la ciudadanía aprovecha el estudio, según los directivos de la Fundación.

No obstante Futeje no se rinde y  por primera vez organiza el 1er Colorrecton, que tiene como objetivo primordial el sensibilizar y educar a la población sobre la enfermedad, así como el que las personas apoyen económicamente para recabar recursos que permitan financiar el tratamiento de 14 pacientes con CCR.  

Ante este panorama, hoy más que nunca urge un cambio en el estilo de vida, empezando por comer de una manera más sana, haciendo alguna actividad física y evitando el consumo de alcohol y de sustancias tóxicas como tabaco y drogas.

Por otro lado, es importante la  responsabilidad que cada persona asuma para evitar la aparición de este padecimiento, mientras que las autoridades del sector salud de la mano con la iniciativa privada y las organizaciones civiles, deben trabajar en la creación de campañas de prevención realmente efectivas para revertir las tendencias que se tienen sobre la enfermedad.

Notas Relacionadas

Hablemos de Cáncer... sin miedo

Irene Licona