Prevenir y erradicar el Cáncer Cervicouterino traería un impacto positivo a la economía mundial

 Prevenir y erradicar el Cáncer Cervicouterino traería un impacto positivo a la economía mundial

Foto: prosalud.org

25-03-2021

 

Durante 2020 se colocó como el segundo tipo de cáncer femenino más frecuente con más de 9 mil 439 nuevos casos registrados y más de 4mil 300 muertes, de acuerdo a datos de Globocan; siendo además una neoplasia que afecta exclusivamente a mujeres en edad productiva y reproductiva.

Cualquiera se preguntará del porqué tanto énfasis en las cifras; por la simple y sencilla razón que son las mujeres quienes tienen una mayor participación en la actividad económica del país. De acuerdo con el Censo de Población del INEGI realizado en 2020, la tasa de participación de las mujeres creció 15.7 puntos durante los últimos 10 años.

Es importante destacar que en México las mujeres representan el 51 por ciento de la población y que, de este total, aproximadamente el 63 por ciento se encuentra en etapa productiva y reproductiva, y es precisamente en este periodo cuando se presenta este tipo de neoplasia.

Mientras la Organización Mundial de la Salud (OMS) informa que por cada dólar invertido en la estrategia de erradicación del CaCu se podrían regresar hasta 26 dólares a la economía.

Recientemente (febrero 2021) la OMS anunció la estrategia Mundial para Acelerar la Eliminación del Cáncer Cervicouterino (CaCu), con el objetivo de reducir en más de 40 por ciento los nuevos casos de esta neoplasia para 2050. De acuerdo con datos de este organismo internacional –dependiente de la ONU- por cada dólar que se invierta a esta estrategia, volverán a la economía 3.20 dólares, gracias al aumento de la participación de la mujer en la fuerza de trabajo. Cifra podría ascender incluso a 26 dólares, si se consideran los beneficios que trae la mejora de la salud de las mujeres a sus familias, comunidades y sociedades, agrega.

El Instituto Nacional de Cancerología (INCan) a través del programa MICAELA se une en apoyo a la Estrategia Mundial para Acelerar la Eliminación del Cáncer Cervicouterino (CaCu) de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Durante 2020, se registraron 9,439 nuevos casos en México, según datos de Globocan.

El CaCu cada día es más frecuente en mujeres en edad productiva y reproductiva, es por esto que MICAELA (Modelo Integral para la Atención del Cáncer Cervicouterino Localmente Avanzado y Avanzado) invita a las mujeres mexicanas a sumarse a esta iniciativa mundial acudiendo a sus revisiones ginecológicas de manera puntual y oportuna y llevando a cabo acciones preventivas como las siguientes: no fumar; evitar relaciones sexuales sin preservativo y con múltiples parejas sexuales de riesgo; vacunarse contra el Virus de Papiloma Humano (VPH), preferentemente a niñas y niños antes de comenzar la vida sexual, de 9 a 14 años que es cando es más efectiva la inmunización –en México se aplica de forma pública y gratuita a niñas de quinto grado de primaria y niñas de 11 años de edad no escolarizadas-; realizarse pruebas de detección oportuna como Papanicolaou y prueba de VPH a partir de los 21 años o al iniciar la vida sexual.

Las células anormales del cuello uterino podrían tardar incluso décadas en convertirse en cáncer. Por ello, si se detectan a tiempo, es posible tratarlas antes de que esto suceda, luego de que siempre resultará mucho más fácil y económico prevenir el Cáncer Cervicouterino, que tratarlo una vez que éste se haya desarrollado. Este tipo de tumor maligno es prevenible en un 97 por ciento y curable hasta en un 90 por ciento en etapas tempranas, mientras que en estadio tardío la se limita hasta el 30 por ciento.

No hay que olvidar que el diagnóstico oportuno, acceso a los servicios de salud y tratamiento de enfermedades como el CaCu son derechos que se deben garantizar para brindar la salud de las mujeres sin importar su edad o condición socioeconómica.

La erradicación del Cáncer Cervicouterino es una tarea a la que todos podemos contribuir con acciones cotidianas, que incluyen llevar un estilo de vida saludable, evitar múltiples compañeros sexuales, aplicar la vacuna contra VPH en hombres y mujeres, además de acudir a revisiones médicas periódicas en las que se realicen estudios como el Papanicolau y la prueba de VPH para detectar cualquier anomalía en el útero.

Nunca como hoy el tema de la salud cobra tanta relevancia –al encontrarnos inmersos en una emergencia sanitaria originada por la COVID-19, que tantas muertes está cobrando en todo el mundo- por ello no hay que “echar en saco roto” los chequeos de rutina; en este caso la visita al ginecólogo para realizarse pruebas de detección temprana, porque ello permitirá tener un buen diagnóstico de la enfermedad o no, en caso de presentarla.

El programa MICAELA del Instituto Nacional de Cancerología, invita a través de sus redes sociales a personal médico y público en general a sumarse a la campaña #YoLuchoContraElCaCu, subiendo una foto con este hashtag, contando qué acciones realizan en su vida diaria para sumar a la prevención y erradicación del cáncer cervicouterino, durante todo este mes, pero muy en especial el 26 de marzo, Día Mundial de la Prevención del Cáncer de Cuello Uterino o Cérvix, con el objetivo de concienciar a todas las mujeres del mundo de la importancia de prevenir la aparición de esta enfermedad, teniendo en cuenta que, con un diagnóstico oportuno, se podrían revertir las cifras, que cada vez cobran más vidas.

Además de medicamento, ahora falta equipo para atender a los niños con cáncer

Por enésima vez los padres de niños con cáncer salieron a tomar las calles, ahora frente a las instalaciones del Hospital Infantil Federico Gómez –de la Secretaría de Salud- ahora por la falta de equipo para realizar resonancias magnéticas a los niños y adolescentes que cursan con la enfermedad; además de seguir demando a las autoridades sanitarias el medicamento oncológico que sus hijos requieren para su tratamiento.

La mañana de este lunes, agrupados en el Movimiento Nacional por la Salud,  mantuvieron cerrada la circulación de la avenida Baja California al cruce con avenida Cuauhtémoc, frente al Centro Médico Nacional Siglo XXI, para luego trasladarse al Hospital Infantil de México “Federico Gómez” donde protestaron por la falta de un resonador que desde noviembre no sirve.

En conferencia de prensa, a las afueras de dicho nosocomio, Omar Enrique Hernández, padre de un niño con cáncer, refirió que desde que se descompuso el resonador se llegó a un acuerdo con el director del Hospital Jaime Nieto, a fin de que los pacientes que requirieran el estudio serían enviados a otros hospitales, pero este no se cumplió.

“Estamos presentes en el Hospital “Federico Gómez” con el tema de la resonancia magnética, este aparato desde el año pasado, desde el mes de noviembre esta sin funcionar, estamos hablando que miles de niños están sin sus tomografías, estamos hablando que van pacientes que llevan ocho o hasta un año que no les han hecho estas resonancias”, argumentó.

Mientras que Álvaro Márquez, padre de otro menor afectado dijo “la resonancia de mi hijo está retrasada desde el mes de enero, lamentablemente la página no funciona y hasta el momento no me han canalizado a otro hospital para estar más tranquilo para que no haya residuos de cáncer. Es un estudio que necesitamos para ver si hay todavía tumores, en este caso cancerígenos”.

Uno a uno de los padres expusieron el desabasto que se registran en los nosocomios desde hace más de dos años; situación que ha cobrado la vida de cientos, sino es que de miles de pacientes pediátricos oncológicos, como es el caso del hijo de la señora Angélica Castro, quien explicó que falleció el 11 de febrero por “falta de medicamentos y por recibir quimioterapias incompletas”.

Asimismo advirtieron que no se van a quedar callados “viendo como sus hijos se mueren en sus casas por lo que van a continuar con sus protestas”, a la vez que precisaron que la falta de quimioterapias ocurre en varias entidades del país, entre ellos en el Hospital del Niño Oaxaqueño, el Pediátrico Moctezuma, y en los de Puebla y Chiapas, entre otros.

No es posible que siendo el hospital (“Federico Gómez”) el más grande de Latinoamérica, no tenga un resonador –aparato que realiza las resonancias magnéticas nucleares-, lo cual es muy delicado porque dicho estudio permite vigilar el estado de salud del paciente, argumentó Israel Rivas, vocero del Movimiento Nacional por la Salud.

Finalmente dejó en claro que ellos al único interés que responden es al de sus hijos, en respuesta a la declaraciones del Presidente López Obrador que en días pasados declaró que su actuación obedece a intereses político, a la vez que adelantó que seguirán insistiendo en entrevistarse con él, porque no hay mayor motivación que los lleve a las calles que ver como la vida de sus hijos se consume por el cáncer.

Mientras tanto, las autoridades siguen sin dar una respuesta concreta e integral a esta problemática, luego de que en antaño han reconocido públicamente la situación del desabasto y cómo van a solucionarlo, tampoco han aclarado nada del supuesto robo del medicamento oncológico

Notas Relacionadas

Hablemos de Cáncer... sin miedo

Irene Licona