Obesidad y cáncer ¿Cuál es su relación?

Obesidad y cáncer ¿Cuál es su relación?

Foto: Internet

17-03-2021

Cuántas y cuántas veces no hemos escuchado a lo largo de nuestra vida a personas que dicen no tener ningún problema con su peso y que “así son felices” –aparentemente-, aunque este sea superior hasta un 50 por ciento, en relación con su estatura.

 

México tiene una de las tasas más altas de sobrepeso y obesidad de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) con el 73 por ciento de la población mexicana en riesgo. Además de que el 34 por ciento de las personas con esta condición sufren obesidad mórbida, es decir, el mayor grado de obesidad.

“De acuerdo con nuestras proyecciones, las enfermedades relacionadas con el sobrepeso reducirán la esperanza de vida en México en más de 4 años durante los próximos 30 años. Se trata de la mayor reducción proyectada entre los países de la OCDE, aseguró hace apenas unos días en conferencia de prensa virtual Donna Ryan, ex presidenta de la World Obesity Federation, en conferencia de prensa (remota) en el marco del Día Mundial de la Obesidad, que se celebró el 4 de marzo.

Lo cierto es que hoy en día la obesidad en nuestro país  está considerada como un grave problema de salud pública, al ser un factor de riesgo en más de 20 padecimientos crónico-degenerativos como: afectaciones cardiacas, hipertensión arterial, diabetes, dislipidemia, apnea del sueño, ahora COVID-19,  y en más de 19 tipos de cáncer de cáncer en la mujer y 16 en el hombre. 

Si bien la pandemia ocasionada por el virus del SARSCoV2 ya ha cobrado la vida de varios millones de personas en el mundo, lo cierto que el cáncer ya también es considerado como una pandemia, por el número de decesos que provoca anualmente en todo el orbe.

El cáncer es una de las enfermedades más comunes y devastadoras para la humanidad. Según la Agencia Internacional de Investigación en Cáncer (IARC) dependiente de  la Organización Mundial de la Salud, el cáncer fue el responsable de cerca de 10 millones de muertes en 2020 en todo el orbe, y calcula que para el presente año se diagnosticarán 19.3 nuevos millones de casos.

De mantenerse la tendencia actual, la organización sanitaria (con sede en la ciudad francesa de Lyon) calcula que para el 2040 habrá 28.4 millones de nuevos casos de todo tipo de cáncer, un aumento del 47 por ciento, respecto a los 19.3 millones que se esperan para este 2021.

Entre los factores de riesgo para la aparición y desarrollo de diferentes tipos de cáncer destaca el sobrepeso y la obesidad; que no es otra cosa que la acumulación anormal o excesiva de grasa que es perjudicial para la salud, que se mide a través del Índice de Masa Corporal (IMC), método que estima la cantidad de grasa que tiene una persona en proporción a su altura. Un IMC normal oscila entre 18.5 y 24.9; cuando se rebasa esta cifra ya se habla de sobrepeso. De ahí que entre mayor sea el IMC de un individuo, más grande la probabilidad que tiene de desarrollar enfermedades como diabetes, hipertensión y cáncer. 

El sobrepeso y la obesidad  son considerados como factores de riesgo para desarrollar cáncer, debido a que estos se traducen en mayores niveles de estrés oxidativo que puede producir inflamación crónica subclínica, así como alteraciones en el funcionamiento del sistema inmune. 

Mientras algunos expertos que afirman que la dieta es el mayor factor de riesgo asociado al cáncer con un 35 por ciento, otros elevan esta cifra hasta un 70 por ciento; en tanto que según la OMS el 41 por ciento de algunos cánceres están relacionados con la obesidad y sus alteraciones neuroendocrinas.

Existen estudios que indican que hombres con sobrepeso tienen 2.5 veces más probabilidad de morir de cáncer prostático, que aumenta a 3.6 si la dieta está asociada al consumo de grasas de origen animal. Y que a su vez, las mujeres con obesidad mórbida –con un IMC mayor a 40– pueden presentar cáncer de mama a una edad temprana, alrededor de los 32 años. 

De acuerdo a la IARC el cáncer de pecho femenino o cáncer de mama 11.7 por ciento) ha sobrepasado al de pulmón (11.4 por ciento) como tipo de cáncer más diagnosticado. Los 2.3 millones de nuevos casos estimados apuntan que uno de cada ocho neoplasias detectadas en 2020  fueron de seno (mama). Entre los factores de riesgo precisados figuran el aplazamiento de la maternidad, menos hijos o  sin hijos, mayores niveles de grasa corporal y la falta de actividad física.

Varios estudios han explorado por qué el sobrepeso o la obesidad pueden aumentar el riesgo y desarrollo del cáncer. Los posibles motivos por los que la obesidad está relacionada con el cáncer incluyen los siguientes:

*Aumento de los niveles de insulina y del factor de crecimiento insulínico tipo 1 (Insulin Growth Factor-1, IGF-1), lo que puede contribuir para que algunos tipos de cáncer se produzcan,

*Inflamación crónica de nivel bajo, la cual es más frecuente en las personas con obesidad y la cual se encuentra relacionada con un aumento en el riesgo de cáncer.

*Cantidades más elevadas de estrógenos producidas por el tejido graso, lo que puede desencadenar el crecimiento de algunos tipos de cáncer, como el cáncer de mama o de endometrio.

*Las células grasas pueden afectar los procesos que regulan el crecimiento de las células cancerosas.

De acuerdo a información avalad por la American Society of Clinic  Oncology (ASCO por sus siglas en inglés) la manera en que su peso cambia durante toda su vida también puede afectar el riesgo de cáncer. Algunos estudios han demostrado que los siguientes factores pueden afectar el riesgo de cáncer: Alto peso al nacer, aumento de peso durante la adultez, pérdida y recuperación de peso de forma repetida.

Las investigaciones sugieren que mantener un peso saludable está asociado con un menor riesgo de cáncer y de reaparición del cáncer en los sobrevivientes.

Los tipos de cáncer relacionados con el sobrepeso y la obesidad son: mama, colorrectal, cervicouterino, riñón, cabeza y cuello, esófago, páncreas, tiroides, vesícula, mieloma múltiple, ovario, endometrio y próstata.

Por lo que si actualmente tiene sobrepeso u obesidad, lo mejor es comenzar a tomar medidas para bajar de peso a través de la nutrición y la actividad física, concentrándose en bajar de un 5 a un 10 por  ciento de su peso corporal como primer objetivo. Tal vez la cantidad puede parecer insignificante, no obstante las investigaciones muestran que incluso bajar ese porcentaje es benéfico. Para lograrlo se puede apoyar en profesionales como el nutriólogo, dietista, bariatra, endocrinólogo y psicólogo, quienes le pueden brindar tratamiento y asesoramiento para el control de pesos en forma segura.

Se debe tomar en cuenta que el consumir “productos milagro” para bajar de peso, automedicarse, hacer un sinnúmero de dietas que carecen de sustento científico más allá de ayudarle a bajar de peso, pondrán en riesgo su vida e incluso pueden causarle la muerte; por lo que la insistencia es a tratar el sobrepeso y la obesidad en forma multifactorial.

“La obesidad debe ser vista como una enfermedad seria, crónica y de largo plazo; las personas que viven con esta enfermedad tienen el doble de probabilidades de ser hospitalizadas si la prueba es positiva para COVID”, argumentó el presidente de la Sociedad Mexicana de Obesidad (SMO), Ricardo Luna, en el marco del Día Mundial de la Obesidad, cuyo objetivo para el 2021 es romper estigmas, promover y apoyar enérgicamente el seguimiento, la vigilancia de la obesidad y el tratamiento farmacológico, así como la investigación innovadora sobre las causas y las estrategias óptimas para prevenir y tratar la obesidad seriamente. “La obesidad requiere de un tratamiento farmacológico eficaz, seguro y accesible para el paciente como cualquier otra enfermedad crónica”, enfatizó.

Las estrategias de prevención de la obesidad deben desarrollarse, probarse y aplicarse a lo largo de toda la vida, desde antes de la concepción, durante la infancia y hasta la edad avanzada, coinciden los expertos.  

Notas Relacionadas

Hablemos de Cáncer... sin miedo

Irene Licona