En riesgo la vida de pacientes con cáncer de mama ante la interrupción de tratamiento

En riesgo la vida de pacientes con cáncer de mama ante la interrupción de tratamiento

Foto: Internet

27-10-2020

Aunque parezca increíble, nunca como hoy –cuando nos enfrentamos a una pandemia a nivel mundial por COVID 19  (ocasionada por el  SarCov2) la vida y la salud se han convertido en el tesoro más preciado para quien está sano; pero si la persona padece una o varias enfermedades  como es el caso del cáncer, el asunto de la salud se convierte en un asunto de vida o muerte, sin que suene exagerado.

De ahí que la llegada de la pandemia, con todas las disposiciones sanitarias, como el aislamiento ha venido a provocar nuevos desafíos en enfermedades muy específicas, y cuya atención no puede esperar, como es el cáncer, y muy en especial el cáncer de mama, enfermedad progresiva  y mortal, sino se atiende en tiempo y forma.

Tal es el caso de las mujeres con cáncer de mama, que a casi ocho meses de que inició la pandemia en nuestro país,  se ha detectado que la interrupción de tratamientos, la cancelación o postergación de citas tanto de detección, seguimiento, infusión de quimioterapias o cirugías para operar el tumor; aunado a los cambios en el Sector Salud con la llegada del INSABI (Instituto para la Salud y el Bienestar) y la incertidumbre frente a la posible desaparición del Fondo de Salud para el Bienestar (antes Fondo de Gastos Catastróficos).

En México el cáncer de mama todavía enfrenta muchos desafíos, la realidad de las pacientes es todavía muy dura, afirmó Isabelle Aloi, presidenta de Salvati, A.C., prueba de ello son los resultados de la Encuesta #EstamosAquí; realizada a pacientes provenientes de Nuevo León, Jalisco, Yucatán, Quintana Roo y Ciudad de México, entre los que destacan:

El 58 por ciento de las pacientes que se atienden en una institución pública no han recibido atención ni tratamiento; el 60 por ciento señalaron que la desaparición del Seguro Popular y la entrada en vigor del Insabi, ha sido clave en la interrupción de su tratamiento; el 67 por ciento de las pacientes encuestadas nos han señalado que han tenido que comprar el medicamento por su cuenta y el 33 por ciento no pueden adquirir su medicamento debido a la falta de recursos.

Al participar en la conferencia virtual “Desafíos actuales en el cáncer de mamá” –convocada por las fundaciones Médicos e Investigadores contra la Lucha del Cáncer (MILC) y Salvati-, enfatizó que los resultados de dicha encuesta evidencian que “se está poniendo en riesgo la vida de las pacientes con cáncer de mama, ya que la falta o retraso del tratamiento va en contra de la NOM-041-SSA2-2011, para la prevención, diagnóstico, tratamiento, control y vigilancia del cáncer de mama, que establece los tiempos específicos de atención de acuerdo a la situación de cada paciente. Por ejemplo el inicio de tratamiento no deberá exceder 15 días hábiles en más de 90 por ciento de los casos, contados a partir de la decisión del tipo de tratamiento a proporcionar o para la evaluación diagnóstica no más de 10 días hábiles”. Lo cual, por supuesto, no se está cumpliendo, como tampoco se está cumpliendo que muchas pacientes que estaban siendo atendidas a través del entonces Seguro Popular, hoy se encuentran a la deriva, es decir, sin atención ni medicamento, descuidar otro tipo de morbilidades, como es el caso del cáncer, refirió. 

Ante este panorama, a través del Movimiento #EstamosAquí, encabezado por las organizaciones de la sociedad civil-MILC y Salvati y MILC hicieron un llamado a las autoridades y a la sociedad civil, a que juntos encuentren el mejor camino para no desatender a las pacientes con cáncer de mama, por lo que presentaron el Manifiesto #EstamosAquí, así como los resultados de la encuesta realizada a pacientes de diferentes estados para conocer su situación de atención durante enero a junio del presente año.

Alejandra Platas, presidenta de la fundación Médicos e Investigadores en la Lucha contra el Cáncer (MILC) manifestó que como organizaciones de la sociedad civil que conformamos el movimiento #EstamosAquí, “tenemos el compromiso de trabajar con las autoridades y legisladores, ya que ellos tienen en sus manos la posibilidad de transformar la realidad de las mujeres con cáncer de mama, sin sesgos políticos ni posiciones ideológicas”.

Reconoció que si bien están conscientes de “que estamos atravesando una crisis sanitaria, pero el cáncer de mama es una enfermedad que avanza y que no se detiene, por lo que queremos hacer el siguiente llamado a través del Manifiesto #EstamosAquí, ya que necesitamos que se escuchen nuestras voces para hacer valer nuestro derecho a la salud”.

Manifiesto #EstamosAquí:

1) Tratamiento inmediato, integral y gratuito: abasto permanente de medicamentos.

2) Atención especializada y multidisciplinaria, garantizada y gratuita, en las instituciones públicas de salud (INSABI, IMSS, ISSSTE, PEMEX, SEDENA Y SEMAR).

3) Que la transición del Seguro Popular al INSABI no deje sin atención a ninguna paciente.

4) Presupuesto específico y suficiente para cubrir las necesidades de las pacientes de cáncer de mama en todo el país.

Tanto Aloi como Platas lamentaron los resultados que arrojó la encuesta “Estamos aquí” donde ocho de cada diez mujeres que padecen cáncer de mama en México ha visto interrumpido su tratamiento en el último año debido a la desaparición del Seguro Popular, al desabasto de medicamentos y a la pandemia, según reveló una encuesta, presentada este viernes y realizada por organizaciones civiles entre junio y julio de este año, el 86 por ciento de mujeres con este padecimiento suspendieron su tratamiento.

Según el documento, el 61 por ciento de ellas consideraron que la causa fue la desaparición del Seguro Popular, el 38 por ciento culpó a la pandemia por covid-19 y el 23 por ciento lo asoció al desabasto de medicamentos. Mientras que el 66 por ciento de las pacientes que han interrumpido el tratamiento han tenido que comprar el medicamento, teniendo que gastar en promedio 5 mil pesos mensuales, equivalente a 239 dólares.

"Nuestro objetivo era documentar las barreras y retos que vivían las pacientes, principalmente las relacionadas al acceso a tratamiento y a los tratamientos complementarios de sobrevida", informó Platas; a la vez que aseguró que la pandemia por coronavirus ha complicado el panorama para las pacientes pues el miedo a salir reduce el acceso a los tratamientos, largos procesos y tiempos de espera en hospitales, falta de atención y saturación de los servicios y el desconocimiento.

Del mismo modo, el 72 por ciento de personas no ha presentado quejas porque no saben cómo hacerlas y solo el 28 por ciento de las pacientes las han presentado a través de oficios, directamente con las autoridades, en redes sociales o han promovido amparos.

En tanto que representantes de mujeres con cáncer de mama denunciaron que desde marzo pasado han sufrido desabasto de medicamentos en varios estados del país.

"Ha habido desabasto de medicamentos desde el 3 de marzo y las citas han sido pospuestas", señaló Silvia Bustos, directora de Vida Plena y Araceli Tapia, representante de un grupo de mujeres de pacientes que se atienden en el Hospital San José en Monterrey, dijo que esta institución dejó a sus pacientes sin tratamiento desde junio.

Este era uno de los nosocomios que tenía convenio con el extinto Seguro Popular y, con la transición al Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi), el apoyo a las pacientes es incierto.

De acuerdo con Tapia, de junio a septiembre ocho mujeres han muerto a causa de la falta de tratamiento "debido a esa incompetencia de que no llegaron a plasmar las reglas de operación del Insabi".

Tanto pacientes como representantes de las asociaciones alzaron la voz para denunciar la falta de medicamentos en pacientes oncológicos "ya que no solo son niños, sino mujeres, y todos los pacientes con cáncer", aseguraron.

Hicieron un llamado a las autoridades a dar solución a los problemas que las mujeres viven todos los días en los hospitales públicos del país.

Pidieron tener tratamiento inmediato integral y gratuito y tener atención especializada multidisciplinaria garantizada y gratuita en instituciones públicas de salud.

Además de que con la transición del Seguro Popular al Insabi no se deje sin atención a ninguna paciente y que haya un presupuesto específico y suficiente para cubrir las necesidades de las pacientes con cáncer en todo el país.

"Queremos que esta situación sea una oportunidad para tomar rol activo y encontrar soluciones juntos", finalizó Alejandra Platas

Notas Relacionadas

Hablemos de Cáncer... sin miedo

Irene Licona