Cáncer de mama y COVID

Cáncer de mama y COVID

Foto: Internet

20-10-2020

Existen enfermedades que a pesar de la pandemia puede tratarse a través de la telemedicina  porque no comprometen la vida del paciente; lo cual no sucede con el cáncer, ya que se trata de un padecimiento progresivo y mortal por dos motivos: si no se detecta y atiende a tiempo, o si se suspende o abandona el tratamiento. Dicho de otra manera, el cáncer no espera, ni se puede quedar en casa, menos si se trata de una emergencia oncológica.

Si bien la pandemia ha puesto el foco rojo en otras prioridades, es importante nunca bajar la guardia ante el cáncer de mamá, el más común entre las mujeres en todo el mundo, representando el 16 por ciento de todos los cánceres femeninos.

En México, el cáncer de mama representa la primera causa de incidencia y muerte por neoplasias malignas en las mujeres. En los últimos años, el número de muertes causadas por esta enfermedad ha aumentado de forma alarmante, principalmente, por el retraso en el inicio del tratamiento, ya sea por la tardanza en la búsqueda de atención médica o por la demora en el sistema de salud, particularmente al dar el diagnóstico definitivo; de ahí que en octubre mes dedicado a la Sensibilización sobre el cáncer de Mamá –el cual se conmemora en todo el mundo el día 19- se hace un llamado a la población mexicana al enfatizar que la única forma de ganarle a este padecimiento es actuando a tiempo.

El diagnóstico temprano y el tratamiento oportuno, son la mejor arma para mejorar la esperanza y la calidad de vida de las pacientes con cáncer de mama, se destacó en el marco del encuentro “Retos y oportunidades en la atención de cáncer de mama: una mirada hacia el futuro” organizado por Roche México.

Los especialistas enfatizaron en que si el cáncer de mama se detecta en una etapa temprana, la tasa de supervivencia a 5 años puede ser del 99 por ciento; pero si se ha diseminado hacia los ganglios linfáticos regionales, o sea, si ya se encuentra en etapa tardía, la tasa de sobrevivencia a 5 años será de 85 por ciento.

En México la probabilidad de desarrollar cáncer de mama oscila en 1 de cada 8 mujeres, y una de vez diagnosticadas con la enfermedad, y 1 de cada 3 mujeres puede desarrollar cáncer de mama metastástico, cuya mediana de sobrevivencia para estas últimas es de tres años. “Un periodo de tiempo y años que hace pensar que todavía hay mucho camino por recorrer, mucho trabajo que hacer para educar a la población en general sobre la importancia de acelerar el diagnóstico en las  pacientes con este tipo de cáncer, informó Yéssika Moreno, directora médico de Pfizer, al participar con la en el Taller de Periodismo Científico: “Salud global y comunicación”,  organizado por el Instituto Global de Comunicación y Expresión Pública y la Facultad de Medicina de la UNAM, con la conferencia magistral “Cada minuto cuenta en cáncer metastásico”.

Manifestó que si bien es cierto el grupo donde más se sigue presentando este tipo de tumor es de 60 a 64 años, también se tiene una incidencia importante en el grupo de 45 a 59 años, incluso más alto que en las pacientes de 60 a 64 años.

Desgraciadamente ya empiezan a verse casos de casos de cáncer de mama en el grupo de pacientes de 20 a 24 años y de 25 a 44 años –es decir, en etapas productivas- por lo que en la actualidad  ya no puede decirse que el cáncer de mama es una enfermedad de mayores de 65 años, porque que cada vez más se está presentando en grupos etarios más jóvenes.

Refirió que el 39 por ciento de los casos de cáncer de mama que se presentaron en México de 2007 al 2018 fue en mujeres menores de 50 años, y al igual que el 27 por ciento de las muertes.

En cuanto al  impacto negativo que ha tenido la pandemia de COVID 19 el manejo de diferentes patologías, incluido el cáncer,  y en este caso el cáncer de mama, hizo un llamado a no dejar de asistir a sus centros de salud para continuar con su tratamiento o ante la sospecha de una enfermedad grave.

En realidad en cancerología a un paciente nunca se le da de alta en forma definitiva, por lo que las mujeres que han tenido cáncer de mama en el pasado y han completado su tratamiento “deben continuar haciéndose autoexámenes mensuales de los senos, lo que significa que se autoexploren todos los meses en busca de bultos o protuberancias o cambios en la piel como enrojecimiento, engrosamiento, incluyendo debajo de la axila, en busca de algo consideren anormal”, recomendó Polly Niravath, hematóloga y oncóloga clínica del Hospital Houston Methodist, en Texas, Estados Unidos.

Las mujeres que han padecido cáncer de mama una vez, tienen cierta probabilidad de que la enfermedad regrese o de presentar un nuevo tumor maligno en la mama donde se originó la neoplasia o en la opuesta; de ahí la importancia de la revisión. Revisión que se deben practicar todas las mujeres, inclusive las adolescentes, y muy en especial las que tienen herencia familiar en cuanto a la enfermedad, que representa el 10 por ciento de los casos.

Las condiciones actuales de pandemia no permiten que muchas personas acudan a los hospitales o simplemente a su consulta médica habitual, por ello siempre es recomendable buscar algún tipo de telemedicina que permita estar en contacto con tu médico. “Si bien tener una consulta por video no resulta tan personal, como médicos nos permite hablar con el paciente, ver cómo está y hacerles preguntas, además de responder sus dudas, así puedo asegurarme de que estén bien y que tengan control, sin exponerlos”, añadió la especialista.

En que en caso de que una mujer detecte una anomalía en alguno de sus senos, lo mejor que puede hacer es llamar a su médico de inmediato, ya sea su oncólogo o su médico familiar, antes de acudir a una sala de urgencias donde podría estar expuesta al nuevo coronavirus. Es posible que el médico ordene una mamografía o una ecografía y la paciente puede ir a hacerse eso en lugar de ir a un hospital, por su seguridad, insistió.

Lo cierto es que en México ya se han presentado decesos en pacientes con cáncer, sobre todo las que tenían cáncer de mama metastático, ya sea por haber interrumpido su tratamiento por miedo al contagio en el marco de la pandemia o porque dejaron de ser atendidas con la desaparición del Seguro Popular, transformado en el Instituto para la Salud y el Bienestar (Insabi)  y no contaban  con los recursos para atenderse en el sector privado.

Por su parte, Antonio Nateras, médico cirujano se pronunció a favor de las campañas de prevención, en este caso en el mes de la Lucha contra el cáncer de mama, haciendo énfasis en aumentar en México la conciencia sobre la importancia de la autoexploración, así como el que las mujeres no tenga pena de acudir a que las atiendan en caso de encontrarse algún bulto o presentar alguna anormalidad en sus senos, a fin de poder diagnosticarlas y tratarlas a tiempo. Y con ello tener un mejor pronóstico sobre la enfermedad.

El también director  asociado de Medical Affairs de Oncología en MSD, declaro a Hablemos de cáncer….sin miedo que por desgracia sigue siendo el miedo a ser diagnosticadas con cáncer de mama, lo que atrasa su asistencia el médico; lo cual es un error, porque mientras más pronto se tenga un diagnóstico, mejores posibilidades tiene la paciente ser tratada.    

                                           

Notas Relacionadas

Hablemos de Cáncer... sin miedo

Irene Licona