Mientras otros países buscan salvar vidas asegurando el tratamiento en niños con cáncer, en México el desabasto de medicamento oncológico se los interrumpe

Mientras otros países buscan salvar vidas asegurando el tratamiento en niños con cáncer, en México el desabasto de medicamento oncológico se los interrumpe

Foto: Internet

21-09-2020

Mientras en varios países del mundo el mes de septiembre se dedica a hacer concientización sobre el cáncer infantil y la importancia de seguir los tratamientos al pie de la letra para salvar vidas, en nuestro país todo parece indicar que el tema de salud, y en especial el cáncer no es un tema relevante dentro de la agenda de la presente administración. Prueba de ello es que a dos años de haber asumido las riendas del país, el gobierno de la 4T no ha logrado resolver la problemática del desabasto de medicamento oncológico, indispensable para las quimioterapias de los niños que cursan con este padecimiento, progresivo y mortal sino se atiende a tiempo.

A través del programa CONCORD se analiza si la eficacia de los sistemas de salud y las políticas de control del cáncer están dando resultados, en el que se concluye que en las naciones más desarrollados las cifras son mejores, particularmente en el cáncer infantil –que incluye a niños y adolescentes de 0 a 18 años-, donde por ejemplo en Europa la tasa de supervivencia a los cinco años ronda el 90 por ciento, mientras en México, China o Brasil no alcanza el 60 por ciento.

El informe detalla que en niños diagnosticados entre 2010 y 2014, la supervivencia a 5 años de Leucemia Linfoblástica Aguda (LLA) varía desde 49.8 por ciento en Ecuador hasta 95.2 por ciento en Finlandia. La supervivencia a 5 años para cánceres cerebrales en niños es más alta que en adultos, sin embargo, el rango global es bastante amplio (desde 28.9 por ciento en Brasil hasta cerca de 80 por ciento en Suecia y Dinamarca).

Dichas cifras, asegura CONCORD dicen mucho  sobre la calidad de los tratamientos para los niños que están siendo afectados por algún tipo de tumor maligno.

Empero en nuestro país el escenario es muy distinto, luego de que la vida de los miles de niños con cáncer está en riesgo, porque no están recibiendo su tratamiento de quimioterapia desde hace 688 días (hasta el día de hoy) ante el desabasto de medicamento oncológico; desabasto que aparentemente se está resolviendo a medias, luego de que el acuerdo suscrito entre el titular del IMSS, Zoé Robledo y padres de familia, en el que la autoridad se comprometió a resolver el problema, sólo beneficiará a quienes son atendidos en dicha institución.

Lo cierto es que ante el incumplimiento y falta de sensibilidad de las autoridades del sector Salud, encabezadas por la Secretaría de Salud por resolver el desabasto de medicamento oncológico en todos aquellos hospitales que atienden a infantes con este padecimiento, los padres han vuelto a las calles como en el caso de Tabasco donde una madre salió a vender botanas para juntar para la quimioterapia, acción consignada en los medios de comunicación, y que incluso se trasmitió por televisión a nivel nacional, pero que al paso de los días, la nota fue bajada de los medios, a petición de esta madre, (que por cierto es desempleada), por supuesto, luego de haber sido intimidada.

En tanto que el Tuxtla Gutiérrez (Chiapas) en días pasados los padres salieron a las calles a demandar a las autoridades responsables de la compra y distribución de medicamentos que solucionen de manera inmediata la falta de quimioterapias; problema que se vive en todo el país dese hace 688 días, tiempo en que muchos niños desgraciadamente han perdido la batalla contra el cáncer, luego de haber interrumpido su tratamiento. Otros han sufrido severas recaídas y los recién diagnosticados, que además carecen de seguridad social están peor, porqué ni siquiera están siendo atendido en el INSABI (Instituto Nacional para la Salud y el Bienestar –que vino a sustituir al Seguro Popular- ya que en lo que va del año de estar operando, no existe reglas para su operación.

Así  mientras las autoridades de salud de Chiapas ilusionan a los padres diciendo que se dispondrá de medicamento, representantes de (la Secretaría) Hacienda aseguran que no se contará con el medicamento hasta octubre. Por lo pronto, los padres de estos pequeños esperan recibir para este mes medicamentos pediátrico-oncológicos como parte de la campaña “Yo contigo”, mismos que fueron entregados al Hospital de Especialidades Pediátricas de Tuxtla Gutiérrez, lo cual agradecieron, pero reconocieron que dicho esfuerzo es insuficiente porqué los tratamientos son muy costosos.

En otra reunión que tuvo lugar hace una semana, entre directivos del ISSSTE, encabezados por su director general, Luis Antonio Ramírez Pineda, con padres de niños que cursan que son atendidos en esta institución, que tuvo lugar la semana pasada, también un representante de Hacienda les hizo ver a los funcionarios del Instituto que no estén prometiendo la disposición de dichos fármacos, porqué en realidad en este momento no hay quien le venda a México, debido a que tanto en Estados Unidos como en Suiza los están vendiendo caro, mientras que en la India, los fármacos son de baja calidad; en suma: los exhortó a no estar prometiendo lo que no pueden cumplir en este momento.  

Al cierre de esta entrega los papás de niños con cáncer de diversos hospitales del país agrupados en el Movimiento Nacional por la Salud, informaron que este lunes acompañarán al mediodía a varios padres de familia procedentes Nuevo León a interponer una denuncia ante la Fiscalía General de la República contra diversas autoridades federales y sus titulares (IMSS, Insabi y la Secretaría de Salud,  por lo omisión ante la falta de medicamentos y los graves daños a la salud provocados a estos menores. Denuncia que se presentará ante las oficinas del Centro de Denuncia y Atención Ciudadana de la Fiscalía General de la República, ubicada en Avenida Insurgentes Sur 20.

Linfoma, enfermedad silenciosa

En repetidas ocasiones en este espacio he se ha expuesto la importancia de fomentar la cultura de la prevención, acudiendo al médico cuando menos una vez al año para un chequeo de rutina, luego de que existen padecimientos que no presentan sintomatología sino hasta que está avanzada la enfermedad, como es el caso del Linfoma, donde el diagnóstico suele ser un desafío, ya que los síntomas pueden ser imprecisos, como fatiga, fiebres, sudores nocturnos e inflamación de los ganglios linfáticos, misma que se puede observar en otro tipo de padecimiento.

De los 60 a 100 tipos de linfoma que existen, sólo el 50 por ciento son curables. De ellos el cáncer del sistema linfático es la tercera neoplasia más común en hombres y el sexto en mujeres en México.

“El linfoma es un tipo de cáncer que no se puede prevenir, pero se puede detectar en una etapa temprana en algunos casos si se presta atención a cualquier bulto indoloro en el cuello, las axilas o la ingle”, informó Sai Pingali, oncólogo hematológico del Hospital Houston Methodist.

Argumentó que la mayoría de los pacientes que desarrollan linfoma, no necesariamente tienen una condición preexistente; empero existen algunos factores de riesgo que contribuyen como: el haber recibido previamente terapia  inmunosupresora, ser pacientes VIH o tener infecciones crónicas como la hepatitis C.

Luego de aclarar que la mayoría de los pacientes que desarrollan linfoma no necesariamente tienen una condición preexistente, explicó que existe “una amplia variedad de linfomas. Se han identificado previamente casi 100 tipos, algunos de ellos tienen un pronóstico excelente mientras que otros tienen un pronóstico sombrío”, ´por lo que realmente la tasa de supervivencia dependerá del tipo de linfoma que tenga el paciente”.

De ahí que en el marco del Día del Linfoma -15 de septiembre- Pingali refirió que “hay dos tipos comunes de linfoma: Hodgkin y no Hodgkin. El primero tiene un buen pronóstico, ya que más del 85 por ciento de los pacientes entran en remisión con el tratamiento adecuado, aunque existen efectos secundarios a largo plazo. También existen diferentes subtipos de linfoma no Hodgkin. Algunos de ellos, como los linfomas de células B, tienen un buen pronóstico, mientras que otros, como el linfoma de células T, pueden provocar la muerte del paciente en unos meses; por lo tanto, es muy difícil proporcionar datos exactos sobre la tasa de supervivencia”.

El especialista del Hospital Houston Methodist afirmó que en lo que respecta al tratamiento, “en los últimos años se han producido grandes avances en el de linfoma de células B. Actualmente existen terapias con células del receptor de antígeno quimérico T (CAR-T) aprobadas por la FDA que se administran específicamente en pacientes que no han respondido a la quimioterapia. Este tratamiento da esperanza de remisión y mejora de la calidad de vida”.

De ahí que a pesar de que en algún momento a cualquiera se le pueda diagnosticar un linfoma, no hay que entrar en pánico, porque no todos los tipos tienen un pronóstico reservado o sombrío, y porque además la medicina de precisión avanza a pasos agigantados para ofrecer una opción terapéutica. 

Notas Relacionadas

Hablemos de Cáncer... sin miedo

Irene Licona