Novedoso tratamiento para cáncer de hueso evita amputación

Novedoso tratamiento para cáncer de hueso evita amputación

Foto: Cortesía|MNE

05-09-2019

No en pocas ocasiones hemos escuchado que cuando a un niño o adolescente se queja de dolor en los huesos o las articulaciones, inmediatamente se le atribuye la molestia al crecimiento propio de la edad; pero ¡cuídado! porque si ese dolor no cesa con algún analgésico de uso común y se mantiene por semanas, puede tratarse de cáncer en los huesos; siendo la rodilla el lugar donde se presenta el 50 por ciento de este tipo de neoplasias músculo-esqueléticas.

El cáncer de hueso es una de las neoplasias menos frecuentes, pero igual de mortal que el resto de los tumores malignos. Según datos de la Sociedad Americana contra el Cáncer (ACS por sus siglas en inglés), representa el 0.2 por ciento de todos los tumores sólidos con 3,500 nuevos casos cada año y una mortalidad de 1,660 decesos en Estados Unidos.

En México, datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), destacan que el cáncer de hueso y de cartílagos articulares tuvo una prevalencia de 0.33 por ciento en la población de 0 a 17 años en el 2016.  En adultos, no está catalogado dentro de los 20 principales que afecta a la población mexicana.

El osteosarcoma es el cáncer de hueso que se presenta con más frecuencia en niños, adolescentes y adultos jóvenes. Este tumor sucede normalmente en el brazo cerca del hombro y en la pierna, cerca de la rodilla en niños, adolescentes y adultos jóvenes, pero puede ocurrir en cualquier hueso, especialmente en adultos mayores. A menudo crece rápidamente y se disemina a otras partes del cuerpo, principalmente en los pulmones.

El riesgo de osteosarcoma es mayor entre los niños y adolescentes de 10 a 19 años. Los hombres tienen más probabilidad que las mujeres de presentar osteosarcoma.

Debido a su rareza, poco se conoce de esta neoplasia y, por lo tanto, hay pocas opciones terapéuticas que puedan tener los pacientes, sin embargo Genaro Rico, jefe del Servicio de Tumores Óseos del Instituto Nacional de Rehabilitación (INRe), inició un protocolo de investigación con ácido acexámico granulado, un coadyuvante en la formación de hueso que se ha utilizado para acelerar la formación de callo óseo en fracturas y el cual ha tenido grandes resultados. Preservar la vida del paciente, erradicar el tumor y evitar la amputación la extremidad inferior, son los principales beneficios de tan innovadora terapia.

El especialista explicó que este tipo de cáncer aparece en los tejidos óseos, donde se forma un bulto de tejido, que es conocido como tumor. Cuando es benigno (el tumor) las células que lo forman no se extienden ni invaden a otros órganos; sin embargo, cuando se disemina y crece de forma acelerada se cataloga como maligno. Para clasificarlo se determina como primario -si se origina en los huesos-, o secundario (metástasico), cuando las células malignas provienen de órganos como pulmón, mama o próstata, entre otros.

El origen de esta neoplasia, como de otros tipos de cáncer se desconoce, pero estudios recientes han demostrado que la genética juega un papel importante. Entre los signos y síntomas que presenta un paciente están dolor inusual o persistente en la articulación, dificultad para caminar, cambios en la coloración y aumento de tamaño de venas y arterias, los cuales se pueden confundir con otros padecimientos; por lo que si las molestias se mantienen habrá que recurrir a una radiografía para determinar el diagnóstico preciso.

Una historia real. En el año 2016 Alejandro, de 27 años, sufrió una caída en el baño de su casa; dos meses posterior a este accidente, la parte inferior de su pierna derecha comenzó a presentar un abultamiento que le causaba dolor e imposibilitaba el movimiento, por lo que inició una serie de revisiones médicas en Ciudad Cuauhtémoc, Chihuahua, creyendo que el dolor era causa de la caída, hasta que el 9 de diciembre de ese año le diagnosticaron un osteosarcoma (cáncer de hueso).

Tras este diagnóstico Alex, quien se dedica a manejar un camión de carga, es sometido al tratamiento contra el cáncer con quimioterapias, cirugía para retirar el tumor y nuevamente quimioterapias; empero, la recomendación médica era la amputación desde la rodilla para evitar más complicaciones con la enfermedad, la cual rechaza y busca otra alternativa.

Después de varios meses de búsqueda exhaustiva, llegó con el doctor Rico, quien después de analizar su caso decide limpiar el hueso de su tibia y comenzar un tratamiento con ácido acexámico granulado para regenerar el hueso. Este tratamiento se utiliza actualmente para acelerar la formación de hueso en fracturas.

El ácido acexámico granulado actúa en el hueso estimulando los mediadores inflamatorios y de reparación de la colágena y las interlucinas, así como el aumento del aporte sanguíneo a la zona de reparación ósea. Favorece el microambiente y la migración de células al sitio de la lesión y acelera su reparación.

A un año de la utilización de este tratamiento, Alejandro ya dejó las muletas y ha recuperado en gran medida el hueso de la tibia de su pierna, lo que le ha permitido regresar a su trabajo y vida cotidiana.

Investigadores del IPN logran erradicar el Virus del Papiloma Humano

Y para seguir con las buenas nuevas, un grupo de investigadores del Instituto Politécnico Nacional (IPN) lograron erradicar el Virus de Papiloma Humano (VPH) a través de una técnica denominada Terapia Fotodimámica; lo cual representa una excelente noticias si se toma en cuenta que este agente patógeno es el principal causante del cáncer cervicouterino.

A través de esta terapia es posible eliminar también lesiones precancerosas de cáncer de cérvix en etapa inicial, tal como comprobó en un estudio piloto, en la cual se trataron en fase clínica a 420 pacientes de Oaxaca y Veracruz, además de 29 de la Ciudad de México; infectadas con el VPH y con lesiones premalignas en el cérvix o con ambas afectaciones.

Los científicos de la Escuela Nacional de Ciencias Biológicas del IPN, encabezados Eva Ramón Gallegos realizaron el tratamiento en dos etapas, bajo dos esquemas distintos de aplicación.

En la primera participaron las mujeres de Oaxaca y Veracruz, donde se aplicó el tratamiento en tres ocasiones en intervalos de 48 horas cada una, con un tiempo de radiación acorde a cada caso y tipo de lesión, obteniendo resultados alentadores. En las personas que sólo tenían el virus sin lesiones, se eliminó el VPH en un 85 por ciento; en las pacientes que tenían VPH con lesiones se tuvo una eficacia de 85 por ciento, y en quienes tenían lesiones sin VPH se tuvo éxito en 42 por ciento.

Mientras que  a las mujeres de la Ciudad de México –las de la segunda etapa-  se les aplicó el doble de la concentración de ácido delta aminolevulínico. El tratamiento se realizó dos ocasiones con intervalo de 48 horas, gracias a lo cual se logró eliminar el VPH en el 100 por ciento de las  pacientes que lo portaban sin tener lesiones; 64.3 por ciento en las mujeres con VPH y lesiones, y el 57.2 por ciento en quienes presentaban lesiones sin VPH.

Con el esquema aplicado a las capitalinas, también se obtuvo efecto positivo en la eliminación de cepas bacterianas patógenas.

La especialista detalló que un porcentaje de las mujeres tenían infecciones por Chlamydia trachomatis (de transmisión sexual) y/o Candida albicans, las cuales se eliminaron con el tratamiento en 81 y 80 por ciento, respectivamente. Mientras que la flora bacteriana que contribuye a la salud del aparato genital se mantuvo prácticamente intacta.

Bien por este logró que contribuirá de manera significativa a reducir el cáncer cervicouterino, que anualmente causa la muerte de miles de mujeres mexicanas, luego del Virus del Papiloma Humano (VPH) –del tipo 16 y 18, de los más agresivos- es el precursor de este tipo de tumor maligno.

Ojalá que la nueva administración que encabeza el Presidente López Obrador apoye en serio el desarrollo de la ciencia y la tecnología que hace en México, no sólo en el campo de la medicina, sino también en otras áreas; porque sólo así se logrará un verdadero crecimiento en el país en todos los sentidos.                                                                  

Notas Relacionadas

Hablemos de Cáncer... sin miedo

Irene Licona