Aprueba Senado Cuidados Paliativos para enfermos terminales. I Parte

Aprueba Senado Cuidados Paliativos para enfermos terminales. I Parte

Foto: Internet

05-07-2019

 

Por lo regular cuando sabemos o escuchamos que una persona se encuentra en una etapa avanzada o fase terminal de cualquier tipo de enfermedad, por lo regular damos por hecho que con ese enfermo ya nada se puede hacer, más que esperar su desenlace.

Sin embargo no es así, porque aunque ese paciente cursa con una enfermedad crónica o terminal, como es el caso del cáncer, tiene derecho a llevar su padecimiento en forma digna con cuidados paliativos, que contemplen medicamentos de última generación y apoyo psicológico.

De ahí que la aprobación por unanimidad –el pasado 1º  de julio- de la figura de Cuidados Paliativos multidisciplinarios, por parte del Senado, para hacer frente a enfermedades en situación terminal, limitantes o amenazantes de su vida, así como la utilización de medicamentos controlados (como la morfina y la marihuana) como parte del Derecho a la Salud que todo ser humano tiene, y que se encuentra consagrado en nuestra Constitución, representan un logro sin precedentes para los enfermos de cáncer, sus familiares y cuidadores; así como para las asociaciones civiles que apoyan la lucha contra el cáncer desde varias trincheras.

De esa manera, se modificó el párrafo cuarto del Artículo 4º de la Constitución, para establecer que toda persona tiene derecho a la protección de su salud en condiciones de dignidad, mediante Cuidados Paliativos Multidisciplinarios eficientes y oportunos. La minuta como corresponde al proceso legislativo será remitida a la Cámara de Diputados para que sea revisada y eventualmente avalarla, tras lo cual el Ejecutivo podrá promulgarla para que entre en vigor lo antes posible.

Los cuidados paliativos pueden aliviar los problemas físicos, psicosociales y espirituales de más del 90 por ciento de los enfermos con cáncer avanzado. Su finalidad no es curar el cáncer, sino aliviar los síntomas que causa y mejorar la calidad de vida de los pacientes y de sus familias.

En México, actualmente el acceso a los servicios de cuidados paliativos y de medicamentos esenciales para el tratamiento del dolor es muy limitado. Según un estudio de Human Rights Watch, la mayoría del personal sanitario en el país, no ha recibido capacitación en la disciplina y pocos médicos tienen licencia para prescribir analgésicos fuertes que son esenciales en los cuidados paliativos.

Desde su creación –hace dos años- el Movimiento Juntos Contra el Cáncer, con representatividad en todo el país, ha venido pugnando por la implementación de una política de salud que promocione y asegure la formación adecuada de los profesionales de la salud y garantice el acceso a los medicamentos esenciales, incluidos los analgésicos opioides, recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Ya en el documento entregado al nuevo Gobierno desde el año pasado, el organismo –que agrupa a pacientes y familiares de enfermos de cáncer, de más de 50 organizaciones civiles a nivel nacional- denominado “Por un México sin Cáncer” Propuestas 2018-2024, argumentan la necesidad de eliminar las barreras burocráticas para que los pacientes puedan acceder a los programas de cuidados paliativos.

Los cuidados paliativos –argumentan- deben ser garantizados para todas y todos los pacientes sin importar la institución de salud en que se atiendan, por lo que sus costos deben ser previstos por todos los seguros médicos privados, públicos y los financiados por los empleados.

Con la aprobación de la figura de Cuidados Paliativos Multidisciplinarios, se da un paso adelante en el tema de los derechos humanos, al buscar  que las personas con una enfermedad en etapa terminal como puede ser el cáncer o la esclerosis múltiple puedan tener el menor sufrimiento posible; sin embargo habrá que conocer a detalle se cristalizará este aspecto y con qué recursos. Por lo pronto en la Ciudad de México se logró que los enfermos terminales puedan tener acceso a la morfina en su domicilio, garantizando que el momento de la agonía se lleve con dignidad.

 

 

 

 

 

 

Notas Relacionadas

Hablemos de Cáncer... sin miedo

Irene Licona